martes, 22 de noviembre de 2011

WAVESTAR, UN EFÍMERO PROYECTO MUSICAL CÓSMICO

Mi acercamiento a las Nuevas Músicas sería allá por los 18 años, cuando entré a la Universidad y le puse cara y nombre a unas melodías que me gustaban mucho. Seguro que lo había escuchado alguna vez, era Jean Michel Jarre, quizás en la película australiana “Gallipoli”, donde una parte de su disco Oxygene se utilizaba en unas escenas míticas, o tal vez en la sintonía de una radio o en la megafonía de un coche que anunciaba una oferta de muebles. Fue en 1986 cuando me compré Equinoxe y me hice un silencioso fan de Jarre.

Pero no trata esta entrada de Jarre, él tiene suficiente fama, gloria y billetaje. Él me sirvió de partida para conocer una tipo de música que me encantaba, sin letra, pero que me evocaba múltiples sensaciones, más que cualquier otra música comercial. Él fue, en cierto sentido, un minarete a la hora de dar a conocer la utilización de sintetizadores, secuenciadores y computadoras en la música.

Por eso, la primera vez que escuché al grupo que hoy traigo a colación, Wavestar, me sonó mucho a Jarre y luego cuando he leído acerca de este grupo, ellos asumían que tenían cierta influencia del artista francés.

No creo que la producción de música New Age en este siglo XXI haya menguado con respecto a la década de los 80 del siglo pasado, que fue cuando sucedió el auténtico boom de esta música, pero sí que la presencia de un menor número de grupos y compositores los hacía un poco más conocidos que ahora, y tal vez la calidad era superior, o había menos paja, porque entraban de lleno en un terreno inexplorado, estaba todo por inventar.

Wavestar irrumpió en la década de los 80, para ser franco, nació, creció y murió en esa década, aunque luego tendría una secuela, que después comentaré. Este grupo inglés es un anónimo heredero, o mejor un anónimo discípulo de Jean Michel.

E insisto en la similitud inicial de ambas músicas, aunque Wavestar consiguió un sello propio, pues era mucho más melódico que Jarre. En Jarre la percusión es muy importante y en Wavestar es un elemento más que secundario. Ese sello propio de Wavestar me lleva a considerar su estilo en una variante de las Nuevas Músicas, en concreto, la Música Cósmica, de la que este grupo es un genuino precursor. La traducción libre del nombre del grupo le va que ni pintada “Ola estelar”.

Y a todo esto, ¿quiénes eran Wavestar? Se trata de un dúo inglés oriúndo de Sheffield, compuesto por John Dyson y David Ward-Hunt. Dyson tocaba la guitarra eléctrica desde bien joven y hacía sus pinitos en la composición con grabadoras de diversas pistas, un procedimiento que hoy día lo calificaríamos de rudimentario. Poco a poco fue indagando en los apoyos técnicos, y esa curiosidad fue la que le llevó a entrar en contacto con Ward-Hunt de una forma curiosa, pero que no fue ni la primera ni la última vez que ocurra en la historia de la música y de las relaciones humanas. Ward-Hunt puso un anuncio en una publicación musical, en el que buscaba gente a la que le interesara el binomio música – tecnología para crear un proyecto, y ahí partió esta iniciativa, que como buen matrimonio luego tendría desavenencias, pero no adelantemos acontecimientos.

Las virtudes de uno y otro y su puesta en común potenciaron y sublimaron sus composiciones y tras unos años trabajando en su estudio doméstico, por fin, en 1984 vería la luz su primer trabajo, Mind journey (Viaje mental), el cual tuvo bastante éxito dentro de lo clasista de la New Age, lo que les ayudó a hacerse un nombre y a seguir trabajando.

Al poco tiempo, en 1985, editarían su segundo disco, Zenith. Este ya supuso un punto de inflexión, pues les abrió las puertas del paraíso de la música New Age, Estados Unidos, mientras ya andaban liados con giras y conciertos (estuvieron a punto de venir a España pero al final no). Su halo de discos bien producidos y elaborados, así como con unas melodías que enganchaban llegó hasta una prestigiosa compañía discográfica estadounidense, Jem Records, que rápidamente le haría un hueco para lanzar su tercer disco, Moonwind (Viento lunar), que germinó en 1987.

Lo curioso es que seguían haciendo sus experimentos en su estudio doméstico, cada vez con más medios, algo que para ellos era una obsesión, pues compraban aparatos que se volvían obsoletos con gran rapidez, ya que al poco tiempo salía un nuevo ingenio con mayor capacidad y prestaciones, e incluso más barato que su antecesor. De alguna manera, mantuvieron casi como el secreto mejor guardado el hecho de que su estudio de grabación no fuera un gran estudio en la urbe londinense, donde tenían su centro de operaciones, pero a Jem Records le pareció un buenísimo trabajo y supuso una nueva dimensión para Wavestar, pues Moonwind se editó en todos los formatos posibles en ese momento (CD y vinilo de alta calidad entre otros). Esto les permitió ahondar en ese interesante y entendido mercado norteamericano.

No se sabe muy bien la causa, y aún hoy muchos músicos se preguntan esto, el caso es que Jem Records quebró y a Wavestar le dejaron no poco dinero a deber, esto precipitó la muerte de este proyecto musical, pues a ello hay que unir que Dyson y Ward-Hunt ya estaban empezando a cansarse mutuamente, corría el año 1989.

Ese fue el año de disolución aunque por suerte, se dio la insólita circunstancia de que Dyson recopilaría varios años después, en 1997, varios temas grabados por el dúo entre 1986 y 1988, es decir, años de indudable efervescencia de Wavestar. El disco se llamó apropiadamente “Out of time” (Fuera de tiempo), e imagino que contaría con la aprobación de Ward-Hunt, que lamentablemente fallecería en 1999.

John Dyson sigue en activo aunque es ya un veterano compositor, pero está en la brecha con su producción musical y discográfica propia, muy fiel al estilo tan particular e inconfundible de Wavestar.

Lo mejor de todo es escuchar a Wavestar, es meterte en una nave espacial y abrir las escotillas (si se pudiera) para apreciar los sonidos livianos, sugerentes, sensuales que la inmensidad interestelar nos ofrece; es una ensoñación, pero merece la pena experimentarla.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hola tengo todo los cd de jean michel jarre
aber si para 2012 saca otra obra maestra que
falta nos hace valla el ultimo que saco
y de wavestar los tengo todos en cd y
del musico en solitario
son unos montruos
jasa49@hotmail.es