domingo, 16 de junio de 2019

DECÁLOGO, EN MEDIO DE LA PASIÓN POR LA SERIEFILIA, UNA ALTERNATIVA PROFUNDA Y DE CALIDAD

Que la seriefilia está de moda es un hecho palpable, esta semana en un Telediario se reveló un estudio en el que se mostraba esta tendencia entre la población española, que probablemente es el pico más alto de audiencia, el de seguir una serie, de toda la historia. Tiene su lógica, no solo por las que se emiten en abierto, sino porque con las plataformas televisivas tan de moda en estos últimos tres años (HBO, Netflix, Amazon…), uno puede ver una serie a su gusto, varios capítulos a la vez a modo de maratón, sin anuncios, cortar para dormir o para tomar un piscolabis..., todo ventajas.

No obstante, hay que decir que más allá de series tan adictivas como Breaking Bad, Juego de tronos o The walking dead, hay vida. Ni que decir tiene que estas series acuñan lo mejor y les es relativamente fácil llegar a ser apetecibles para los telespectadores, tienen mucho presupuesto, buenos guiones y fantásticos guionistas, los mejores equipos técnicos y humanos, y una difusión agresiva que llega prácticamente a cualquier punto del planeta. Con estos ingredientes no es fácil fallar, pero si desvistiéramos esas series de presupuesto y nos quedáramos solo con el guion y sustituyéramos los medios por imaginación, es muy posible que alguna de estas grandes series no pasara la prueba del algodón con solvencia.

Y sí, más allá de lo mediático, tenemos obras maestras de la televisión que no tienen grandes titulares, pero los que saben de esto, y yo me fijo en ellos, nos recomiendan que no nos las perdamos bajo ningún concepto. Y esto es lo que ocurre con «Decálogo», una serie polaca de finales de los 80, que se inspira en los Diez mandamientos para mostrarnos dramas humanos cotidianos, con una profundidad tal que no nos deja indiferentes.

Han sido unas pocas décadas las que esta serie ha venido acompañando muchas aulas universitarias, cinefórums o tertulias de aficionados; no es para menos, en esta serie escrita y dirigida por Krzysztof Kieslowski y Krzysztof Piesiewicz, con medios muy limitados, no hay absolutamente ni una escena, ni un diálogo que sobren, todo tiene su sentido, todo es un mensaje y cualquier detalle es merecedor de una análisis.

Por si fuera poco que la serie provenga de Polonia, se nos puede antojar una rareza, pero más rareza es aun si analizamos el contexto social que se vivía en aquella época en el país centroeuropeo. Un país lleno de contradicciones, en el que el comunismo daba sus últimos estertores y que convivía en un equilibrio delicadísimo con un pueblo que era, y es, profundamente católico; esa paradoja en la que ambos poderes se permitían sus parcelas correspondientes, llegó a su fin precisamente a finales de los 80 y prendiéndose la mecha en Danzig, donde el sindicato de los astilleros Solidaridad fue el desencadenante de la caída del régimen comunista, con el célebre Lech Walesa a la cabeza que, como es de imaginar, también era católico practicante, y que a la postre llegaría a ser presidente del país.

Era esa Polonia de finales de los 80 con una amplia clase media trabajadora, pero aún muy en desventaja con la Europa occidental; se percibía cierto retraso, no se vivía mal pero sin grandes alardes. En este entramado los directores nos sitúan en una urbanización de bloques de apartamentos, en los que sus personajes, en el interior de sus viviendas, destilan grandes dramas sociales anónimos y que ponen de relieve la fragilidad del ser humano.

Se ha considerado serie de televisión, pero tiene ciertas peculiaridades, no son cortometrajes ni largometrajes, son peliculitas de una hora de duración, algunas algo más, que son independientes todas, con lo que se puede ver cualquier entrega sin necesidad de haber visto las anteriores. Todo lo más, los bloques de apartamentos son el punto cohesionador, y algún personaje que es principal en algún episodio y que hace cameos en otro.

El esquema cronológico sigue el orden de los diez mandamientos y merece la pena comentar, aunque sea brevemente de lo que van cada uno: 1. Soy el señor tu Dios; un niño comienza a mirar al futuro y emprende junto con su padre la búsqueda de Dios, pero morirá trágicamente. 2. No tomarás el nombre de Dios en vano; una mujer está embarazada de otro hombre, mientras su marido yace en el hospital gravemente enfermo y atendido por un médico que es vecino de la mujer. 3. Santificarás las fiestas; una mujer en Nochebuena pide a su examante que le acompañe a buscar a su marido desaparecido, una excusa para no pasar sola una fecha tan señalada. 4. Honrarás a tu padre y a tu madre; tras la muerte de su madre, una joven se queda sola con su padre y se entera de que, en realidad, él no es su padre natural. 5. No matarás; la más larga y probablemente más dura; un joven asocial se ve abocado a matar con saña, por placer o por aburrimiento, en una sociedad que no le ofrece alternativas. 6. No cometerás adulterio; un joven vigila con un telescopio a su vecina de enfrente, se enamora platónicamente, pero dar el salto a la realidad le cuesta casi la misma vida. 7. No robarás; una chica vive con sus padres y con su hermanita, pero en realidad no es tal hermana sino su propia hija, y la secuestrará como un modo de romper con una vida que le diseñaron desde que dio a luz muy joven. 8. No mentirás; una profesora universitaria conoce a la traductora en inglés de sus obras, esta le cuenta una historia dramática de la Polonia ocupada por los nazis en la que la primera fue protagonista y no quedó en buen lugar. 9. No amarás a la mujer del prójimo; un médico impotente invita a su mujer a que tenga un amante, no obstante, esta ya lo tiene y él se entera, y ya no le parece una sugerencia tan interesante. 10. No codiciarás los bienes ajenos; un par de hermanos reciben de herencia de su padre una valiosísima colección de sellos, y les costará entender qué tienen entre manos.

La serie es de mucha profundidad y me ha recordado, aunque está dirigida en un tono más duro, más introspectivo, en cierta forma, a las películas de Almodóvar, que sacan de quicio realidades humanas llevándolas casi hasta el absurdo, aunque siempre nos damos cuenta de que verdaderamente la realidad supera a la ficción.

Todas las entregas tienen el denominador común del drama personal, menos la última que tiene un detalle sumamente interesante, y es que para este capítulo final los directores quisieron cambiar el paso y hacer una especie de fuegos artificiales de fin de fiesta y cierre, pues la narraron en tono de comedia negra, y realmente llega a ser muy graciosa, y además, tratándose de un capítulo en el que extrañamente se habla de filatelia, algo poco común en la cinematografía y en la televisión, pues me ha llamado más la atención si cabe.

También observamos que los directores están muy conmovidos por la juventud, son personajes recurrentes en cada entrega, probablemente augurando un futuro que no veían nada claro en un país que se estaba sometiendo a cambios radicales.

Y la música, la banda sonora que se repite en todas las historias, es tétrica y críptica, y goza de un papel capital en el entramado argumental; esta fue encargada Zbigniew Preisner.

Como digo, cada una de las diez historias tiene mucha miga, mucho por sacar, y no lo digo yo, si se mira a clasificaciones, que esto también está muy en boga, de las mejores series de la historia, en muchas de ellas aparece Decálogo, invito a ver algún capítulo, la experiencia es diferente.

domingo, 9 de junio de 2019

EL HOCKEY SOBRE HIELO EN ESPAÑA CRECE (X)

Finalizada ya la temporada en el hockey sobre hielo nacional e internacional es el momento realizar mi habitual repaso anual de un deporte que me apasiona y que me convierte en un poco friqui, viniendo de una persona, muy amante del deporte eso sí, pero que habita en medio de un mar de olivos, donde la experiencia más cercana al hielo la tengo cuando abro el congelador.

El fin de la temporada lo marca el Campeonato Mundial absoluto masculino que apenas terminó hace unas semanas en Eslovaquia; ha estado muy movido en esta ocasión, además Teledeporte está apostando por el hockey internacional (curiosamente no sabe nada del nacional) y nos ha permitido ver partidos de la fase final, este año la resolución del torneo ha sido relativamente sorpresiva pues el oro le correspondió a Finlandia, y es que pese a ser una nación con una inmensa tradición en este deporte, esta era solo la tercera vez que subía a lo más alto del podio en su historia. A la par, sorprenden las escasas prestaciones de Estados Unidos, que fueron cuartos, y claro, se empeñan en no llevar a los mejores porque coincide con la mitad de la temporada de la NHL (Liga profesional de Estados Unidos y la más importante del mundo) y los equipos profesionales son reacios a prestar sus jugadores, pero es que tampoco se plantean interrumpir la temporada tres semanas, como se hace con otros mundiales y otros deportes, como por ejemplo el balonmano.

Muy agradable noticia fue en esta edición que la selección de Gran Bretaña, que llevaba veinte años sin estar en la máxima categoría, la salvara en detrimento de Francia. También es muy meritoria la participación de los italianos que también mantenían la máxima categoría.

En cuanto a la participación de las selecciones españolas en sus respectivas categorías, este año se presentaba muy interesante, tras los cuatro ascensos de cinco posibles de la temporada anterior. Particularmente complicados se presentaban los torneos de los combinados sub 20 y sub 18 masculinos, porque habían accedido a categorías que estaban y están por encima del nivel competitivo de nuestro país, y ahora veremos qué resultados han obtenido. Salvo el año pasado que fue excepcional, el resumen de las temporadas anteriores fue un aprobado raspando cuando no el suspenso, no obstante, este año podemos concluir con un notable, que refleja cierta progresión de nuestra base.

La Superliga española 2018/19 ha contado con los cinco habituales de las últimas temporadas, es decir, Jaca, Txuri Urdin, FC Barcelona, Puigcerdà y Majadahonda. Con una liga tan corta, basta con que un equipo se refuerce en serio, o al contrario, que cualquiera reduzca su presupuesto y fichajes, para que las clasificaciones den un vuelco. En este sentido, los donostiarras del Txuri Urdin volvían a ganar la liga, y ya van tres años seguidos. El Puigcerdà fue subcampeón y eso que la temporada anterior fue horrenda para ellos. El FC Barcelona está creciendo y CH Jaca ha tenido una notable desaceleración, precisamente por la reducción de su presupuesto.

Ya llevamos dos años sin liga de 2ª división, que se ha sustituido por una Liga junior y el campeón sí fue Jaca que se impuso al Txuri Urdin.

En la Copa del Rey ya se apreció el potencial que está cogiendo el FC Barcelona, y lo vamos a ver y ratificar en las próximas temporadas, imponiéndose en la final que se disputó en Jaca a Puigcerdà por un inapelable 5 a 1.

Es deseable que estas ligas sigan creciendo en número de clubes, pero por ahora la densidad la vemos en categorías inferiores, las cuales cuentan con una nómina de clubes más amplia: Sub 17 con nueve equipos, venció FC Barcelona a Jaca; sub 14 con diez equipos, también venció FC Barcelona. Más abajo ya hay festivales (concentraciones) donde ya se juntan más de diez equipos, incluido el conjunto del C.H. Granada.

En cuanto a las competiciones europeas de clubes, esta campaña nuestro representante volvió a ser Txuri Urdin que acudió a Riga (Letonia) y perdió sus tres partidos, ante los anfitriones letones, ante el representante ucraniano HC Donbass y finalmente ante los islandeses del Skautafelag Akureyrar, contra el que sucumbió por la mínima. Estoy convencido de que este año próximo gozarán de mejores prestaciones, un poco al hilo de la progresión de su base y su estructura tanto de club como presupuestaria.

Por lo que respecta a las competiciones de selecciones nacionales masculinas en las diversas categorías, la absoluta venía de un ascenso el año pasado (que yo presencié en Granada en directo con mi hijo, algo memorable, porque era un sueño cumplido) de una categoría inferior, y aterrizaba en la que por nivel le corresponde. El objetivo siempre lo he dicho es estar en esta División IIA constantemente, bajar es un pecado y subir una opción para seguir creciendo. Con esa idea acudía nuestro combinado a la cita de Belgrado, y empezábamos de manera inmejorable cosechando una victoria previsible contra China por 5 a 3 y después superando a una Bélgica que en otros torneos nos dio para el pelo, en esta ocasión, nos imponíamos por 4 a 2. Esto hacía despertar las esperanzas de un inopinado ascenso, pero en la tercera jornada perdíamos sorprendentemente contra Australia por un claro 4 a 0, y eso tal vez minó la moral de los nuestros que después perdían ante Croacia y Serbia por 4-3 y 3-2, ambos en el tiempo añadido. De todas maneras se percibe que este equipo va en alza y albergo esperanzas de que en el próximo lustro pillemos algún ascenso, con las generaciones que vienen por detrás. Se acabó este torneo en cuarta posición manteniendo el objetivo previsto aunque con cierto regustillo agridulce.

La próxima temporada el Mundial de la categoría se disputará en Croacia, y jugaremos contra los anfitriones más China, Australia, Holanda que es el descendido de la categoría superior e Israel que es el ascendido de la categoría inferior.

Sin duda, la mejor noticia de la temporada la protagonizaron los sub 20 que tenían un duro examen en la División IIA disputada en Estonia, sí, una que teóricamente no nos corresponde, porque hay rivales de enjundia y cuyas selecciones senior, algunas juegan el Mundial absoluto. El objetivo era aprender; a este respecto, ganar un partido en tiempo ordinario, amén de ser algo complicado, casi garantizaba la categoría, y esto fue absolutamente increíble, porque nuestros chavales lo lograron. Se empezaba perdiendo 2-1 ante Estonia (los bálticos serían a la postre los ganadores del torneo), el equipo de casa y esto ya era significativo de que nuestros chavales iban a dar guerra. Después se perdía también por la mínima ante Rumanía, 3 a 2. Y en el tercer partido llegó la buena nueva, los nuestros se imponía a Corea del Sur por 3 a 2 en los sesenta minutos, con lo que el objetivo prácticamente estaba hecho de mantener la categoría, bastaba con que los surcoreanos perdieran el resto de sus compromisos y así fue. Los nuestros completaban una fantástica actuación cayendo derrotados ante Lituania por 4 a 0 y Gran Bretaña por 7 a 2, la Gran Bretaña que en senior ha disputado y mantenido la categoría en la máxima división absoluta. Aunque parezca una paradoja cuatro partidos perdidos, dos por la mínima, y uno ganado, es un éxito mayúsculo.

La próxima campaña disputaremos el Mundial, que volverá a ser complicado, más aun porque la generación que sigue está un punto por debajo, se celebrará en Lituania, junto a los locales estarán rumanos, británicos, los descendidos japoneses y los ascendidos serbios; y veo alguna posibilidad, sobre todo en el cara a cara con Serbia, de que podamos mantener la división un año más.

Menos brillante fue la participación de los sub 18 en la División IIA, también por encima de nuestras fuerzas, y en una categoría donde las plantillas se renuevan y es el primer compromiso internacional serio a estas edades. El Mundial era en Lituania y perdíamos 10 a 0 ante Corea del Sur, 5-1 contra Estonia, 4-1 frente a Lituania, 5 a 4 aunque en tiempo añadido contra Rumanía, y finalmente se cerraba la pérdida de categoría sufriendo ante la potente escuadra polaca por 13 a 0.

El año que viene volvemos a la categoría que nos corresponde en el Mundial que tendrá lugar en China, y tendremos como rivales a los anfitriones, ojo que los asiáticos está invirtiendo mucho en hockey y elevan su nivel año tras año, Holanda, Croacia, Australia y Bulgaria que es el equipo ascendido de la categoría inmediatamente inferior. El objetivo primordial será mantener la categoría, lo que más o menos puede estar a nuestro alcance y volver a besar un ascenso sería un deseable anhelo al que hay que concurrir cuantas más temporadas mejor para pulsar el barómetro de nuestro crecimiento.

Pasando a visionar lo acontecido con el hockey hielo femenino, hay que decir que la liga tiene ocho equipos, entre ellas las Granada Grizzlies, y eso está muy bien, porque vamos a ir viendo la progresión de nuestras selecciones, al tiempo. La hegemonía sigue siendo de las madrileñas del Majadahonda (salvo algunas incursiones años atrás del ASME Barcelona) que se imponían en la serie final a Txuri Urdin. Las majariegas también se impondrían en la Copa del Rey superando a las vitorianas del CD Sumendi.

La selección absoluta llevaba muchos años intentando el ascenso a la categoría IIA y el año pasado se consiguió y todo parecía indicar que no sería complicado mantener esta división, y yo creo que en los próximos años pueden optar a más. En este debut en el torneo que se disputaba en Gran Bretaña comenzábamos ganando por 4 a 3 a Eslovenia, después cosechábamos otro triunfo frente a México por 2 a 0, se fallaría con cierta sorpresa ante Corea del Norte, para perder contra Gran Bretaña por 4 a 1 y ganando el choque final a Australia por 3 a 2. Las españolas fueron las únicas que derrotaron a las eslovenas que fueron las ganadoras finales y que subieron de categoría, haciéndonos con una trabajada medalla de bronce, fantástico para haber inaugurado una categoría inédita.

Ya el próximo año con la experiencia de este, debemos seguir creciendo y atención que el Mundial se jugará en España en lugar aún por determinar, ojalá sea Granada porque garantizo que estaré. En dicha cita nos veremos las caras con británicas, norcoreanas, mexicanas, las descendidas letonas y las ascendidas taiwanesas. El equipo de Letonia será claramente el rival a batir, pero el resto de selecciones han de ser accesibles para las nuestras.

Las sub 18 estaban en su tercera cita mundialista y el torneo se disputó en Jaca. Hubo siete equipos, por lo que se hicieron dos grupos. En el nuestro a nuestras jóvenes les faltó suerte perdiendo 1 a 0 ante Corea del Sur (que finalmente ascenderían) y por 4 a 3 en tiempo añadido ante Taiwan, luego se vencería por 3 a 0 a México, y en el partido para dirimir el quinto puesto se daría buena cuenta de Turquía por 7 a 0.

El próximo Mundial se disputará en México, con selecciones aún por definir aunque no distarán mucho de las citadas anteriormente, y esperemos que las nuestras vayan recogiendo los frutos de la buena labor que se está haciendo en la base nacional.

En resumen, una temporada bastante buena donde ha habido un descenso previsible, mantenimientos de categorías y especialmente el de la sub 20 masculina que codeándose con selecciones mucho mejores dio el do de pecho y mantuvo el tipo y la división, algo que casi es histórico.

sábado, 1 de junio de 2019

EL PROFESOR FRANZ DE COPENHAGUE Y LOS GRANDES INVENTOS DE TBO

Creo que lo he comentado en alguna ocasión en esta bitácora, que añoraba aquellas ferias de ciudad, y de pueblo de mi niñez y juventud, en las que había tenderetes de venta de tebeos y libros, también montones en el suelo de esos que tirabas un duro para llevarte uno. No perdía la oportunidad de adquirir algún cómic antiguo, como de veinte o cuarenta años atrás, tenía cierto gusto lo de antaño, y siendo honesto, leer un tebeo con treinta años de antigüedad tampoco suponía un salto en el tiempo tan grande como hoy, hoy pasa una década y todo ha cambiado radicalmente, lo de hace diez años nos parece carroza, pero antes el tiempo se percibía que corría mucho más lento.

Era aquella época de la década de los 70 en la que nada sabíamos del manga, y los cómic de Mortadelo y Filemón, o Zipi y Zape eran los personajes más buscados y queridos, pero como señalaba antes, a mí me daba cierto gusto leer aquello que se leía una o incluso dos generaciones atrás. A este respecto, en los 40 y 50 el cómic dominante en España era TBO. Si la piedra angular de la mercadotecnia es que una marca se convierta en nombre común, los de TBO acertaron en la diana de lleno, porque tebeo es una palabra perfectamente aceptada por la RAE y sinónimo de publicación infantil o juvenil con sucesión de dibujos e historietas. Al parecer el nombre viene de una zarzuela donde se nombra y ya se sabe que hay una distorsión en el español entre el lenguaje hablado y escrito, podemos decir «te veo», pero si queremos recrear unas siglas no lo podemos hacer con la uve, porque no significaría nada, en definitiva, se trata de un gráfico juego de palabras.

Aquel TBO tenía innumerables personajes de los que sinceramente me acuerdo muy poco, casi nada, aunque con una excepción, con lo que teniendo que hacer un esfuerzo simple, la única sección que tengo en mente es la de «Los grandes inventos de TBO», una serie de ingenios curiosos para dar soluciones a problemillas de la vida cotidiana.

Fue prácticamente uno de los emblemas de TBO, creado durante la posguerra y pretendía ser un contrapunto gracioso a la pléyade de personajes que habitaban la publicación. Y es que propiamente, estos grandes inventos, que ocupaban una página entera, no eran un cómic ni una historieta, eran un dibujo de un invento, con pátina jocosa, por aquello de solucionar un enredo casero, y no era tanto la redacción del texto, que había mucho texto y hasta serio y con enjundia, sino el ingenio de los autores de esta sección que tras devanarse los sesos eran capaces de diseñar todo tipo de artefactos simpáticos, que terminaban por sacarte la sonrisa.

Y es que los autores de la sección fueron varios hasta llegar al que mantuvo el tipo durante muchísimos años, el dibujante Ramón Sabatés, que aunque no fuera el padre de la sección, sí que fue su auténtico mentor, su verdadero valedor durante décadas. Y es que el bueno de Sabatés, aparte de ser un hacha con la pluma y el pincel, tenía formación técnica, había estudiado perito mecánico, y le venía como anillo al dedo esta sección para dar rienda suelta tal vez a una vocación frustrada. Basta con darse una vuelta por esos inventos para percibir que su autor no era un mindundi, y aunque se trataba de inventos un tanto histriónicos, está claro que había un fondo de veracidad y de lógica.

A decir verdad, cuando he querido recordar esta sección, no tenía asumido que se titulara «Los grandes inventos de TBO», puesto que de lo que me acordaba era del personaje inventado que supuestamente era el creador de los ingenios, el profesor Franz de Copenhague, un taimado hombrecito calvete y con gafas que le proporcionaba al invento un marchamo de impostada seriedad.

Ya anticipó Sabatés hace muchos años que una de las cosas que no puede hacer una mujer sin ayuda de otra persona, es subirse la cremallera del vestido, problema capital según la circunstancia. Así que Sabatés puso en manos de Franz de Copenhague los planos del invento que podría revolucionar el mundo de las subidas y bajadas de cremalleras, el molestar se va a acabar, así que con una serie de hilos y poleas, y con la inestimable colaboración de un perrito al que se le mostraba un suculento filete, se daba solución, quizá muy sofisticada, a este eterno problema de la raza humana.

Y es que en todos estos inventos había mucha polea, mucho hilo y cable, mucho brazo articulado, y también alguna que otra colaboración animal. Huelga indicar que la preparación de estos rocambolescos inventos no era más que una licencia editorial juguetona destinada al divertimento de los lectores, o al menos ese era el propósito.

Ese era el propósito o ¿qué había de científico? Pues todo y nada, es difícil conocer si a alguien se le ocurrió poner en práctica alguno de esos rocambolescos modelos de utilidad (o patente), que dudo que realmente se registrara en la oficina oficial correspondiente, pero el propio Sabatés nos contradice y señala que alguien sí que se ayudó de planos para hacer una máquina o artefacto tal cual él lo había diseñado, y es más, el dibujante afirma rotundamente que el cerca de millar de inventos, tenía una base sólida y afirma que todos funcionaban perfectamente, y que cualquiera podía ponerlo en práctica y funcionaría.

En todo caso, el invento en sí cumplía su papel fundamental, y es que nos riéramos, eso lo conseguía a la perfección, y la puesta en práctica queda para algún alma estrafalaria. Aunque las malas lenguas, o buenas, afirman que entre tanto invento, entre tanto ensayo y error, partiendo de la base de que todo se inspiraba en una genialidad, quizás alguno se coló de lo curioso o anecdótico a lo real; tal vez algún invento, incluso con ligeras modificaciones, ha llegado a nuestros días con la inspiración de aquellos planos con los que nos obsequiaba el profesor Franz de Copenhague.

¿Y se coló alguna? Pues todo parece indicar que sí, que una vez el profesor ideó un artilugio para sacar melones o sandías cuadrados, o más exactamente cúbicos, con una especie de caja que limitaba el afán imperialista del fruto, constriñéndolo a una forma concreta; lástima que no he podido encontrar el TBO donde aparecía el invento. Y bueno, esto sí que se puede ver en Internet, los japoneses crearon unas cajas metálicas en las que se meten las referidas frutas para ir adquiriendo la forma deseada.

Y con estos divertimentos y otros más, pasábamos buenos ratos antaño, aunque no hace tanto, pero eso sí, apartados de las nuevas tecnologías que no necesariamente son sinónimo de buenas en toda su extensión.

domingo, 26 de mayo de 2019

LAS SECTAS QUE VUELVEN, PORQUE LOS MALOS NUNCA DESCANSAN

Es probable que ya haya comentado en este blog lo siguiente, pero como el pensamiento sigue latente permítanme que insista, cuando hace unos años se destapó lo de «El monstruo de Amstetten» (una bestia humana que había mantenido durante casi un cuarto de siglo oculta en un zulo de su vivienda en un pueblo austríaco a su propia hija y con la que había llegado a tener siete criaturas, las cuales también estaban aisladas del mundo), aquello me inquietó sobremanera y me dije que si en tantos años nadie había conseguido descubrir semejante atrocidad, solo resuelto por un golpe de fortuna, cuántas cosas no seguirá ocurriendo en cada instante, ahora mismo, cuánto sufrimiento y dolor están experimentando esas personas que no sabemos que existen y obviamente nada podemos hacer.

Siempre he pensado, negativamente, que este mundo es como un gran iceberg, del que solo vemos una mínima parte; el mal, lo delictivo, ocupan una parte enorme que de vez en cuando aflora a la superficie, gracias a la intervención policial, a otros ciudadanos anónimos, o como en el caso citado, a una afortunada carambola.

Pero al final pasa eso, y ojalá me equivocara, en este preciso momento, da igual cuándo leas esto, alguien sufre o alguien muere y el que comete el crimen jamás será descubierto, es más, tal vez te lo cruces por la calle, lo veas comprando en el supermercado, o acompañando a su familia en un evento social y será para todos un ciudadano modélico.

¿Dónde estará el niño pintor de Málaga? ¿Existe? En caso afirmativo, ¿estará sufriendo un inhumano cautiverio obligado a pintar sin descanso? Y como este, tantos y tantos casos que no tienen respuesta actual y que probablemente en el futuro tampoco.

Sé que es un poco deprimente afirmar esto, pero los malos siempre van por delante de los buenos, los que nos defienden de la delincuencia en España o en cualquier país del mundo, están mayoritariamente privados de los suficientes medios humanos, técnicos y financieros para poder combatir a todo ese mal. Dedican más tiempo a ser reactivos que preventivos, es normal porque la labor de prevención suele ser muy ingrata y no muy bien vista en según qué parcelas.

Hace unos años, casi al poco de aterrizar la democracia en España, corrían finales de los 80, aquello de más libertad de todo, de prensa, de opinión, de culto, fue un inopinado cebadero para que surgieran en nuestro país innumerables sectas, más o menos vestidas de legalidad, como asociaciones culturales, medioambientales, etc. Y además se aprovechaban de que vivíamos años convulsos con la lacra del terrorismo, por lo que los esfuerzos policiales dedicados a destapar sectas estarían muy mermados.

Varios periodistas y el interés del Congreso de los Diputados propiciarían que se pusiera el dedo en la llaga acerca de un problema que comenzaba a tener proporciones insospechadas, se cifraba a finales de aquellos años 80 que funcionaban en España entre doscientas y trescientas sectas, aglutinando a no menos de cien mil personas. Se publicaron libros, estudios, hubo una comisión especial en el referido Congreso de los Diputados, y muchos líderes de aquellas sectas fueron detenidos y juzgados y muchas de aquellas organizaciones disueltas.

Los tentáculos de aquellas sectas, ya digo, maquilladas de normalidad, llegaban a cualquier confín. Aún recuerdo en aquellos años cómo una organización de estas raras, como Nueva Acrópolis, inundaba de carteles mi ciudad natal, invitando a charlas con unos contenidos muy extraños (el Superhombre recuerdo que era uno de sus títulos). A Nueva Acrópolis le metieron mano en esos años complicados, aunque hoy sigue funcionando, y sospecho que con una expansión mucho más limitada que décadas atrás.

La cuestión es que hoy, a lo mejor siempre, se desvía la atención de las fuerzas policiales, por imperativo superior obviamente, hacia asuntos más vinculados a lo mediático, a lo políticamente correcto, que tal vez a lo que es operativamente más adecuado; mucho procés, mucha violencia de género, muchas manadas, mucho barriobajismo político y es posible que aspectos que merecen más atención se estén dejando a un lado. Y todo ello es un río revuelto con ganancia para pescadores de oportunidades que, además, gozan de herramientas más sofisticadas que antaño, esto es, Internet, las redes sociales y la globalización que ofrece. Así que los malos de las sectas ya no tienen como diana a los de su entorno, sino que con un ordenador pueden contactar con cualquier persona del mundo para desarrollar su plan delictivo.

Hace unos meses presenciamos cómo una niña valenciana era captada por un gurú sudamericano, imagino que con argumentos grandilocuentes aunque vacíos de contenido, estos bocachanclas suelen ser bastante inteligentes, y captan a gente que suele ser pobre de espíritu. Nos enteramos de la existencia del caso prácticamente en su resolución.

Ahora en estos días, hemos visto a una especie de asociación, que todo apunta a que es marcadamente sectaria, Infancia Libre, también ofrece una hoja de ruta a sus asociadas que tiene siempre el mismo estribillo, y que coincide en desescolarizar a menores e impedir que puedan ser vistos por sus otros progenitores, en este caso, padres, hombres que previamente habían sido acusados de abusos contra esos menores.

Seguimos viendo noticias de captaciones de este tipo, de personas que desaparecen voluntariamente y dejan un rastro intrigante en el sentido de no me busquéis, estoy bien donde estoy y no quiero volver a veros. Y sí, también, para colmo de males aquellos pasquines de finales de los 80, vuelven a verse pegados en farolas, nuevos anuncios de asociaciones raritas que mezclan lo esotérico con los astros y demás parafernalia para abducir a gente desordenada.

Y es que, y también es cierto que no es la primera vez que lo comento en esta bitácora, las crisis económicas suelen ser crisis también de valores, de la primera hemos salido o casi, pero la onda expansiva de la segunda dura mucho más, y está llegando hasta nuestros días.

Pues eso, percibo que hay un repunte de las sectas, y aunque huelga señalar lo destructivas que son y que generalmente enmascaran actividades delictivas, el hecho de restar libertades o de anular la voluntad de las personas las convierte en entes potencialmente peligrosos, y la historia nos ha ido ilustrando cómo han terminado algunas de esas sectas, con la muerte de sus integrantes y como males menores con execrables episodios de violaciones, alienaciones, violencia...

¿Cuánta gente está ahora mismo captada por sectas, privada de sus derechos, sufriendo, sin que nosotros sepamos nada? No podemos dormirnos en los laureles porque los malos nunca duermen.

domingo, 19 de mayo de 2019

¿PARA CUÁNDO EL FÚTBOL SALA DEPORTE OLÍMPICO?

Estamos ya en pleno período preolímpico, Tokio está a la vuelta de la esquina, y nos adentramos en unos meses críticos donde muchísimos deportistas de todo el mundo darán el máximo para intentar estar en la cita nipona del verano de 2020, no obstante, no le demos vueltas, el fútbol sala no estará.

Y probablemente da igual cuando leas esto, porque existe una especie de leyenda negra con este deporte, que le impide ser olímpico, evento tras evento.

Y es que puestos a pensar, a mí los Juegos Olímpicos me encantan, ya me he planteado en más de una ocasión cuál es el deporte más practicado del mundo que no tiene presencia en el catálogo de deportes aceptados por el COI para formar parte del programa olímpico. Si no es el fútbol sala poco le falta.

No obstante, vayamos por partes, el fútbol sala da la impresión de ser un deporte de tal entidad como para formar parte de dicho programa y, sin embargo, resulta sorprendente no solo que no esté sino que ese programa sigue engordando con disciplinas más llamadas al espectáculo que a otra cosa; especialidades que son relativamente populares o no, pero sobre las que sospecho que el COI está intentado promocionarlas desde su innegable proyección global para que se difundan más, en una suerte de inyección de popularidad.

En este sentido, ya llevamos varios juegos en los que la gimnasia en trampolín (nombre oficial para los saltos en cama elástica), ha sido oficial, y lo seguirá siendo, un deporte más cercano a lo circense que a lo estrictamente deportivo, y marcadamente diseñado para el espectáculo, pero realmente ¿se practica tanto en el mundo entero? Es el caso del ciclismo en BMX, también lleva varias ediciones y a lo mejor ni habíamos caído en ello.

No solo tenemos esos deportes, para Tokio veremos por primera vez la escalada, casi la descubriremos, porque la observaremos en tres modalidades: escalada en bloque, dificultad y velocidad; no tengo criterio en la actualidad para saber cómo se comportará este deporte, si será más esto o será más espectáculo. Pero el COI no se queda aquí, ya tiene en nómina para futuras citas esos deportes espectáculo que parecen estar sacados de los X Games, una especie de juegos deportivos extremos abanderados por el grupo mediático estadounidense ESPN, entre ellos el más sonado es el skate.

Y mientras tanto, mientras el COI convierte en una criatura obesogénica a los Juegos como si no hubiera un mañana, del fútbol sala mejor si eso lo hablamos otro día.

A todo esto, y retomando con lo que señalaba al principio, ¿es el fútbol sala el deporte más practicado del mundo sin presencia en los Juegos Olímpicos? Pues no me atrevería sin datos en la mano a certificarlo, pero sí que seguro que está entre los cinco primeros. Probablemente el fútbol americano sea de los más practicados en número de personas, aunque su práctica está muy localizada, lo mismo que a buen seguro ocurre con ciertos deportes nacionales que se practican en países asiáticos muy populosos, basta con que un deporte local (como ocurre con el fútbol americano en Estados Unidos) se practique en masa en China, India, Pakistán o Bangladés, para que en realidad ya haya muchos millones de personas practicándolo.

No obstante, no es una cuestión de cantidad de practicantes lo que pretende el COI en principio, sino de calidad, esto es, el Comité marca una serie de requisitos para poder considerar en su programa oficial a un nuevo deporte y, en su esencia, son criterios básicamente cualitativos, esto es, ser practicado en un mínimo de 75 países y 4 continentes en categoría masculina y en categoría femenina en 40 países y 3 continentes. Muy probablemente el fútbol sala cumpla estos parámetros de sobra y si no los cumple, desde luego cumple más que muchos otros que llevan décadas en el programa olímpico y no llegan ni de lejos a cumplir esos estándares: el pentatlón moderno, el

béisbol, el hockey hierba, el waterpolo, o la propia gimnasia en cama elástica.

Entonces cuál es el problema, he leído muchas cosas en Internet, incluso argumentos muy kafkianos, pero nadie da con la tecla. Habiendo tanta disensión en cuanto a las causas para que el fútbol sala no esté en unos Juegos, es evidente y esta es una hipótesis mía, que la culpa viene más del fútbol que del movimiento olímpico.

Para empezar habría que hacer un pelín de historia, el fútbol sala es el hermano pobre del fútbol 11, o más exactamente el hermano desprestigiado. La promoción que se hace es tan escasa que su preocupación por esta variante que se juega en pabellones y polideportivos apenas data de un par de décadas. De hecho, en sus inicios el fútbol sala tenía su propia federación internacional, y en España también contaba con su propia federación nacional, con el tiempo la FIFA entendió, aun con cierto disgusto, que más valía tener en su seno todo lo que llevara el nombre de fútbol aunque no le gustara, fútbol sala, fútbol 7, fútbol playa o fútbol femenino. De hecho, todavía convive hoy la Asociación Mundial de Futsal, que celebra sus mundiales alternativos, y en la que curiosamente está asociada Cataluña, estos catalanes no dan puntada sin hilo y donde ven un resquicio, ahí que se meten ellos. Desde luego dividir esfuerzos por medio de federaciones postizas no le hace ningún bien al fútbol sala en sus pretensiones, me temo que no muy grandes, de ser olímpico en algún cuatrienio de estos.

Si las instituciones del fútbol hubieran querido que el fútbol sala estuviera en unos Juegos ya lo habrían conseguido, ¿o no? Hoy por hoy el fútbol es el deporte que más dinero mueve en todo el mundo, es el deporte que más se practica en todo el mundo, y no queda país, por pequeño que sea, donde no se juegue con cierta estructura seria, es decir, que con que la FIFA se hubiera interesado de lleno en facilitar la incorporación del fútbol sala, esto se habría conseguido desde hace ya mucho tiempo. Pero es que precisamente el fútbol es el único deporte de los Juegos donde no van los mejores, la FIFA limita la participación, como un modo un tanto absurdo de no desprestigiar sus competiciones mundiales y continentales, y solo permite equipos compuestos en categoría masculina por menores de 21 años y con tres fichas de mayores. El baloncesto profesional ya superó esto, y para muchos jugadores de la NBA, incluso los mejores, es un orgullo participar en unos Juegos y optar a ganar un oro, como ocurre con las estrellas estadounidenses más mediáticas.

Pero mire Vd., el fútbol es el fútbol, y un Messi, un Cristiano o un Griezmann están privados de disputar unos Juegos cuando están en su cénit deportivo, ¿y les gustaría?, me imagino que sí. Pero el fútbol es así, tiene esa capacidad de fagocitar todo lo que tiene a su alrededor, en una estrategia poco entendible de no perder su esencia, de ser diferente. Una fagocitosis que no permite que el fútbol sala crezca más. Hoy por hoy, los mejores deportistas y más famosos del mundo están en los Juegos, están Federer y Nadal, está o estará Tiger Woods, ha estado Lebron James, pero los mejores futbolistas (y los deportistas del motor, aunque esta es otra historia) ni están ni se les espera.

¿Y el fútbol femenino? Pues llevo varias semanas en este blog analizando puntualmente el machismo que impera en nuestra sociedad, y el fútbol es uno de los más claros ejemplos; las instituciones de la FIFA están dominadas mayoritariamente por hombres y la promoción es más bien escasa, ni siquiera se preocupan de ir compensando el desequilibrio tan grande que existe, aunque sea propiciando que los medios de comunicación se hagan más eco de las competiciones femeninas. Cualquiera que se reconoce aficionado al fútbol probablemente tenga una visión sesgada de este deporte y al final no podrá ser visto objetivamente como un buen aficionado al fútbol, toda vez que únicamente sabe de fútbol masculino, es muy posible que sepa alineaciones completas de equipos españoles de 1ª división, pero será incapaz de decir más de tres nombres de jugadoras de la selección española. Seguro que es capaz de decir dónde se celebra el próximo Mundial masculino de 2022 y le costará más trabajo, o desconocerá por completo, dónde será el Mundial femenino que empieza en unas pocas semanas y en el que España tiene interesantes posibilidades de hacer algo grande.

El fútbol fagocita al resto de deportes, pero también a sus hijos e hijas, es así, incluso al propio fútbol masculino, porque quitando la 1ª división y un poquito la 2ª, las restantes son no profesionales con apariencia de serlo, donde los municipios a través de sus ayuntamientos aportan generosas cantidades económicas que en muchos casos no tienen, y hay una cultura de club tan acentuada que construye estrellitas, jóvenes ilusionados que no van a llegar a nada, y que dedican los mejores años de sus vidas a patear campos de regional y que cuando concluye su ciclo deportivo no tienen oficio ni beneficio.

En fin, el fútbol sala podría ser un buen resorte para unos Juegos, el fútbol tendrá todo lo que queramos, o no, pero el fútbol sala es garantía de más goles y de más espectáculo, como ocurre con todos los deportes colectivos de sala. El tiempo nos dirá.

domingo, 12 de mayo de 2019

SUSANA SEIVANE, TRADICIÓN Y MODERNIDAD EN UN ALMA QUE ACARICIA LA GAITA

Escribía hace unas semanas sobre la corriente feminista acérrima que asedia en determinados sectores de nuestra sociedad y que llega al absurdo en muchos casos, es una corriente sesgada, partidista y que, sinceramente, no mira a todas las mujeres sino solo a aquellas que son de su signo. Y dicho esto, en aquella entrada tal vez me faltó afinar la solución a una sociedad española marcadamente patriarcal y machista, porque esto sin duda lo es.

El intentar equilibrar la balanza no puede venir del lado de chorradas como el lenguaje inclusivo, o que sea ofensivo piropear, o la paridad por ley (con independencia de la cualificación); no, ese equilibrio tiene que venir a través de pequeños gestos sin matices políticos, y que la sociedad por medio de sus individuos y también en su conjunto pueden ir implementando.

Cuando estaba pensando en la entrada del blog para esta semana me centré en gaiteros modernos que se hacen hueco en el panorama musical de nuestro país, lo cual no se antoja tarea fácil, dado que la música que escuchamos la mayoría es un porcentaje ínfimo de lo que se produce. Por cierto yo también me incluyo en esa mayoría porque sufro el embate de Los 40 principales por culpa de mi hijo o gracias a él, porque en lo comercial también hay productos interesantes. Y claro, puestos a pensar, gaiteros que suenen en la actualidad aunque no salgan en Los 40, pues nadie. Habría que remontarse al menos un par de décadas atrás con dos gaiteros que franquearon la frontera de lo tradicional para adentrarse en lo comercial, y todo ello gracias a que fusionaron la música de sus gaitas con mucho ritmo de discoteca y una gran postproducción de sintetizadores y arreglos diversos, me estoy refiriendo a Carlos Núñez y a Hevia, este último ha sido hasta hace poco presidente de la SGAE.

¿Más gaiteros? Los hay, varios, pero ya no son tan conocidos, y eso que su música merece la pena, pero es más, también han intentado posicionarse en un escalón más comercial y no han tenido éxito, ¿por qué? Este es el caso de Susana Seivane, lo tiene todo para haber sido una estrella pero no ha llegado, no descarto que algún día pudiera ser algo más conocida, dar el pelotazo con algo que interesara a las discográficas, que es el impuesto necesario para que interese al gran público.

Y este es el problema, que Susana es una mujer, ¿por qué no ha interesado más que Carlos Núñez o Hevia? También podríamos hacer algo, aunque fuera pequeñito, ponerla más, hablar de ella, solicitarla en festivales, invitarla a algún programa de televisión, que apareciera en algún anuncio, que compusiera la banda sonora de una película...

Susana Seivane es una gaitera excepcional, es más, si buscas en Google quién es la mejor gaitera de España, aparecerán tres o cuatro nombres en las primeras páginas y una de ellas, con bastante prevalencia es Susana. Pero esto no es suficiente, se dedica profesionalmente a esto, pero seguro que se la podría impulsar más.

Esta fantástica gaitera ha completado el círculo perfecto, porque hablar de Seivane en Galicia es hablar de gaitas. Su familia tiene en Cambre (A Coruña) una fábrica de gaitas que lleva funcionando desde mediados del siglo XX, aunque su abuelo Xosé Manuel ya comenzó con un pequeño obradoiro en Pastoriza (Lugo) durante la Guerra Civil. Su padre y su tío también son gaiteros y constructores, así que de casta le viene al galgo, bastaba con alentar un poco a la niña para que siguiera la estela.

Y lo hizo de la mejor manera, porque desde joven le empezó a picar el gusanillo, prácticamente de haber mamado en casa el gusto por la gaita, donde tocarla era algo tan habitual como silbar, de hecho, tocaba desde los tres años, aprendió a tocar a la par que a hablar, con lo que podemos imaginar el virtuosismo con el que toca este bello instrumento.

Con 23 años saca su primer disco que tenía por título su propio nombre artístico, avalada por Rodrigo Romaní, del grupo Milladoiro, uno de los proyectos musicales de referencia en la música folk gallega, era un disco alegre y recopilatorio de muchos temas populares de la tradición gallega; digamos que en cada canción ella trataba de poner su sello.

No se ha prodigado excesivamente en la producción discográfica, apenas tiene cinco o seis discos, no obstante, ha tenido evolución, en cada uno de ellos ha tratado de hacer eco de esa música folk, haciéndola más escuchable y atractiva. En sus temas se dan cita las muñeiras, jotas, mazurcas, valses, pasodobles, marchas procesionales, y todo ello con el influjo gallego, pero también bretón y celta; temas en los que en alguna ocasión ella canta. En este sentido, es encomiable la labor cultural que desarrolla y no es noticia que también salga al extranjero, a esas zonas de Europa donde se respeta y ama más la música popular que en España. Por cierto, Susana no se ha prodigado más en esa faceta productiva, porque es ante todo una intérprete cuyo fuerte es el directo, yo diría que su gran pasión.

Su último disco (FA) de 2018 es el más serio proyecto de seguir dando una vuelta de tuerca a su popularidad para romper ese cerco de abrirse a lo más comercial; hay muchos temas interesantes, búsqueda de fusiones y rasgos discotequeros, veremos si en los próximos meses o años, a Susana realmente empezamos a verla donde se merece.

Y como digo Susana ha cerrado el círculo familiar, por el momento, y a buen seguro que ha cumplido el sueño de su padre de no sólo tocar una gaita Seivane, sino que su hija pueda dedicarse profesionalmente a la gaita y tal vez hacer posible lo que todos deseamos de nuestros hijos que nos superen. Gaitas Seivane que, a propósito, y esto me ha gustado mucho, están diseñadas para realizar en ellas un mantenimiento mínimo y que el adquirente se dedique a tocarla la mayor parte de su tiempo, que es de lo que se trata.

domingo, 5 de mayo de 2019

"UNA LAGARTIJA CON PIEL DE MUJER", DE LUCIO FULCI

Que nadie piense que el título de la película que hoy traigo a colación tiene un matiz machista, o sí, también es verdad que es una producción ciertamente veterana y el titulito se las trae, aunque no puede determinarse que intente denigrar a la mujer, o sí.

Mira que se ha hablado mucho acerca de títulos de películas que, una vez traducidos al español, son completamente desafortunados; pero no es el caso de esta, que es una traducción literal (Una lucertola con la pelle di donna), y como tal el título sí que puede ser desafortunado por aquel que lo parió, imagino que el director, que entiendo que quería impactar con dicho título, largo y polémico, para llamar la atención de inicio, y provocar al espectador.

Pero es que puestos a pensar, lo de la lagartija no es afortunado, no porque intente agraviar a la mujer, sino porque probablemente la alusión a esa mujer lagartija, más bien sería una lagarta, eso sería más exacto, con las connotaciones que presuponemos. He visto algunas variantes de la traducción, quizá para Iberoamérica, donde se tradujo lo de la lagartija por reptil, y ahí sí que me parecería más congruente.

Bueno, he empezado un poco por el final, o por el principio, y el caso es que ya llevaba tiempo teniendo ganas de hacer una reseña de esta película, porque tiene unos aspectos muy interesantes que la hicieron relevante en su época, se produjo en 1971, y que hoy no pasaría de ser calificada como de serie B y flojita; aunque con los años casi se ha convertido en una peli de culto.

Vayamos por partes, fue una coproducción italiana, francesa y española, pero ¿pudo proyectarse en las salas de cine españolas?, lo dudo, y es que estamos ante una película arriesgada para su tiempo, con desnudos, algo de sexo (muy velado, hoy sería nada, hace medio siglo mucho), guiños a las drogas, al desenfreno y a la psicodelia, infidelidades y lesbianismo.

Por si fuera poco, en un alarde de innovación, esnobismo o qué se yo, en la película se habla italiano, pero sus exteriores están grabados en Londres, con la apariencia total de que la película es británica, muy curioso ¿verdad?

Entiendo que con todas estas premisas ya valdría mínimamente con que tuviera un argumento medio qué, y eso es lo que tiene, un argumento que hoy haría aguas, pero que se salva con la imagen, con acción trepidante y..., esto sí que es machista, con mujeres espectaculares.

También tiene algo de arriesgada la propuesta de su director Lucio Fulci con la grabación y postproducción, y es que hace un alarde de variación constante del sistema de colocación de sus cámaras; es en cierta manera una locura que hoy no se entendería, pero en aquel momento sospecho que era una herramienta más para captar la atención del espectador, para seguir entreteniendo con ese condimento, por si la peli pierde momentáneamente intensidad, que hay episodios en que efectivamente ocurre. Esto es, hay escenas generales, primeros planos, cámaras que persiguen atropelladamente a los protagonistas..., en definitiva, un todo cien camarográfico.

La película se enmarca en un género que a finales de los 60 y principios de los 70 gozaba de cierta efervescencia en Europa, el thriller psicológico; en Italia se aficionaron bastante al género, y crearon una especie de subtipo denominado giallo, que no era más que una serie de películas de cierta tensión psicológica, de suspense controlado, con una escenografía y ambientación puramente latinas.

En un edificio lujoso de Londres muere una chica joven y espectacular, de una cuchillada en mitad del pecho, en realidad, es un abrecartas (¿vale decir muere de una abrecartada?); no obstante, una vecina suya vive atrapada en un sueño y ese sueño en el que ella mata a esa chica se convierte en una obsesión. Y ahí interviene la policía y se suceden tramas y subtramas, que no es que sean geniales, pero la película se va sosteniendo, sin ser brillante, al menos es entretenida.

El guion hace aguas, es evidente, pero aunque tiene muchas fugas, al menos está estructurado y tiene una presentación, un nudo y un desenlace perfectamente entendibles. Las interpretaciones son bastante convincentes y la fotografía muy bien lograda, y es que se percibe que había un presupuesto desahogado.

Como la película tiene muchos detallitos, se pueden revelar varias curiosidades; en los episodios en que la protagonista, la actriz brasileña Florinda Bolkan, tiene sus episodios catárticos, estos son traídos con unos efectos especiales muy interesantes y bastante bien conseguidos para la época. Por otro lado, Lucio Fulci hace un guiño evidente al cine de tensión del gran maestro Alfred Hitchcock y hay una escena es la que es fácil e inevitable recordar la película de «Los pájaros».

Pues nada, una película de culto hoy, movidita en su momento, y hoy tristemente olvidada, como tantas otras. Y lo siento, esto es machismo o micromachismo, pero la vecinita asesinada es la actriz sueca Anita Strindberg, espectacular se queda corto, es muy sorprendente, y me reservo hacer más comentarios.