viernes, 17 de octubre de 2014

"TERESA DE JESÚS", UNA SERIE IMPRESCINDIBLE Y DE RABIOSA ACTUALIDAD

Cuando me enteré de que Concha Velasco sufría cáncer, reflexioné como siempre reflexiono acerca de la endeblez de nuestras vidas, pendiendo de un hilo que ni siquiera puedes controlar. También pensé en su figura escénica, una actriz polivalente con un físico imponente que casi no nota el paso del tiempo. Una gran profesional que abarca a numerosas generaciones que han podido apreciar su buen hacer, sin que en ese transcurrir del tiempo su protagonismo haya menguado ni un ápice.

Pues sí, polivalente, lo mismo la veías cantando, en una comedia, en alguna serie de televisión, en alguna película dramática e inevitablemente metida en algún sarao mediático de esos que la telebasura maximiza hasta la saciedad, cuando realmente cualquier famoso tiene derecho a tener sus desavenencias familiares como cada hijo de vecino sin que a nadie tenga que importarle, de hecho, a mí no me importa.

Y estando siempre Concha Velasco en la cresta de la ola de cada generación, si hay algún papel dramático que la encumbró definitivamente como una inmortal bestia de la escena, fue el que protagonizó en esta serie «Teresa de Jesús». Muchos le habrán reprochado sus ideales de izquierda, apoyó al PSOE en alguna campaña electoral, y tal vez no le perdonen esto, y quizá se piensen que por el mero hecho de pensar como le dé la gana, eso le va a impedir meterse en los papeles con la máxima dedicación.

Además, el recordatorio de esta serie, sin haberlo buscado, coincide con el V Centenario del nacimiento de la santa, que aunque será el próximo 2015, en realidad, los actos conmemorativos ya se han iniciado oficialmente. No estaría de más que Televisión Española repusiera esta serie por su contenido histórico, y como modo también de ensalzar la gran figura de una mujer, probablemente la primera mujer famosa en este país; y es que como leí hace no mucho al vicario general de la Orden del Carmelo Descalzo y responsable de la Fundación V Centenario, el cual señalaba que si Santa Teresa de Jesús viviera hoy sería una defensora de la mujer, yo doy fe de que eso sería auténticamente así.

Sin duda, Concha en ese papel en el que encarna a Teresa de Jesús está soberbia, este es un calificativo, pero habría muchos más. Supo sacarle el jugo a un personaje que no era fácil y se habrá quedado en la retina de los televidentes españoles la figura de la religiosa castellana vinculada al rostro duro de Concha.

La caracterización no sólo es excelsa, sino que la batería gestual que derrocha esta actriz se impone sobre el resto del equipo actoral, y mira que este es bueno. Cuando digo que se mete de lleno es algo tan patente como que, ante todo, la serie es profundamente fisonómica, la directora Josefina Molina, quiere contar una historia, pero a buen seguro que también quería dar un máster acelerado de expresiones y vivencias a través de los rostros de sus personajes. Tanta importancia tienen las escenas generales como los primeros planos, todo ello con un cuidado equilibrio.

La serie tiene un metraje adecuado, con ocho episodios de unos cincuenta minutos de duración; en la misma se narra la vida de esta santa, desde que prácticamente coge los hábitos de monja y rebasada por experiencias naturales y una gran vida interior, desemboca en una profunda relación con Dios.

No se excede Josefina Morales en las escenas en las que se dan esas situaciones sobrenaturales, pero cuando las hay la carga emocional y de tensión a la propia vez es muy relevante, es palpable, sin estridencias.

Y es que efectivamente, goza de importancia crucial en la serie la figura de Teresa de Jesús, que es una vida no sólo de lucha interior sino de fortaleza exterior. Es una mujer de armas tomar, como la llamaríamos hoy, capaz de enfrentarse a todo el que se inmiscuyera en los asuntos de su congregación; y eso en el final de la Edad Media era algo inaudito. No sólo tuvo que enfrentarse a la Inquisición, sino a otras religiosas, al pueblo y al poder económico. Por aquel entonces, la Iglesia tenía mucho poder y el pertenecer a un convento era una forma de vida y no necesariamente tenían que tener unas virtudes especiales sus integrantes, ni vocación; Santa Teresa es capaz de atisbar, como si fuera una adelantada a su tiempo, las incongruencias que acaecían en esos lugares de recogimiento, reflexión y oración, lo que la condujo a la radical renovación de su orden.

Es impactante, y es uno de los puntos más críticos de uno de los episodios, cómo se enfrenta con la princesa de Éboli, persuadida a sí misma de que sus suculentas contribuciones a la orden, le permitían disponer de una especie de patente de corso para hacer y deshacer a su antojo.

Esa raza que desprende Teresa a través de Concha Velasco se compensa con la dulzura con que trata a sus hermanas, a la paciencia con la que tiene que luchar contra la maledicencia de la gente, a la admiración que siente por sus directores espirituales...

Sin tal garra no se entiende cómo pudo crear en una época donde las condiciones era tan precarias una estructura espiritual y una infraestructura conventual tan impresionante.

De hecho, buena parte de la serie es un recorrido por los conventos que fundó, trascendiendo que participaba en primera persona en los planos, revisaba obras, perfilaba presupuestos y, por supuesto, sacaba dinero hasta debajo de las piedras en pos de sus fines. Unas escenas en exteriores muy bien cuidadas y pulcras, máxime con la dificultad que supone el salto de varios siglos que provoca no pocos quebraderos de cabeza al localizar lugares que no estén modernizados.

La serie, por cierto, se inicia a partir de los diecisiete años aproximadamente de una joven Teresa que literalmente está muerta, se la administra la extremaunción, y se le hacen pruebas «fidedignas» de su muerte, a partir de su obvia recuperación (¿resurrección?). Ese fue un punto de inflexión para su vida llena de gracia y su estrecha relación con Dios.

En este recorrido de ocho capítulos nos acercaremos a la que fue nombrada como primera Doctora de la Iglesia Católica, y que cobra un especial protagonismo ahora, no sólo para homenajear a una Concha Velasco que hace el mejor trabajo de su carrera sin temor a equivocarme, así como por la actualidad de las celebraciones que se llevan a cabo ahora mismo del personaje histórico al que representa.

sábado, 11 de octubre de 2014

LA PROFESIÓN MÉDICA, UNA DE LAS MÁS DIFÍCILES DEL MUNDO

La profesión de médico (en este texto me refiero genéricamente al masculino englobando a hombres y mujeres, pero por economía del lenguaje sólo utilizaré este género) es de las más complicadas que me imagino, pasan del cielo al infierno en un segundo. Son agasajados por su éxitos igual que vilipendiados por sus fracasos. Un médico, el que más o el que menos, ha cometido errores en su vida, y los errores, ya se sabe, en esta profesión, a veces tienen funestas consecuencias.

Yo me dedico profesionalmente a manejar papeles, y en mi profesión se escucha con cierta habitualidad un dicho que afirma que «el papel es muy sufrido», como sinónimo de que con una equivocación las consecuencias son asumibles, no muere nadie, aunque por el camino un error en la tramitación de un expediente suponga una merma económica para tu entidad. Sin embargo, en este país nos hemos acostumbrados a malas gestiones administrativas, y no pasa nada si hemos tirado el dinero de todos a la basura, porque a tal o cual político se le ocurrió hacer tres museos en un pueblo de dos mil habitantes, un aeropuerto en el que no aterriza ni una paloma, o un centro cultural mastodóntico en medio de la nada que hoy se cae a trozos.

Es cierto que los fallos de un profesional de la medicina pueden generar la muerte de un paciente, mientras que los errores en la administración suponen sólo, aunque no es poco, perjuicios económicos. Igual que si haces bien tu trabajo en la administración no pasa nada porque es tu trabajo, pero si un cirujano hace bien su trabajo y opera bien, es aplaudido por todos.

En este país, como en otros, la muerte de una persona sigue siendo más grave que haber dilapidado millones de euros, no hay color. No obstante, desde el punto de vista económico, la vida de una persona tiene realmente un precio, lamentablemente no vale lo mismo la vida de un ciudadano español que la de un liberiano, mírese esto con la perspectiva occidental; si muere Miguel Boyer, o un pederasta abusa de una niña, esto tiene más repercusión mediática que las miles de personas que en apenas medio año han muerto en África Occidental; la separación geográfica y mental ejerce una fuerza insuperable, e incluso algo de racismo implícito en la sociedad, pues vemos a un negro tirado en un hospital y no nos conmociona, o vemos a varios negros tirados en la calle asesinados a sangre fría, pero ¡si fueran blancos!, otro gallo cantaría, porque verías allí mismo tu cara reflejada, tú podrías estar allí, lo cual sería intolerable.

Cuando señalo que la vida de una persona tiene un precio, no es una cuestión gratuita, en realidad, los economistas han calculado el precio de la vida de una persona hasta sus últimos días, partiendo de una concepción material, considerando al ser humano como un ente productivo. Si nuestros legisladores consideraran alguna vez el derroche económico, la dilapidación de un capital, las corruptelas, en comparación con la vida de una persona, y que esas personas, en definitiva, habrían matado por equivalencia a otras muchas personas a lo largo de su vida, pues no nos encontraríamos con las ilógicas e injustas situaciones que se dan en nuestra sociedad, es decir, que alguien hurta una tarjeta de crédito y que por necesidad va a comprar a un hipermercado, pero está en la cárcel, y, sin embargo, nuestros políticos corruptos o derrochadores se pasean tan tranquilamente por nuestras ciudades. Piénsese en una reducción al absurdo, cuántas vidas se podrían haber salvado en Sierra Leona con el dinero que se apropió indebidamente el ínclito Bárcenas, dicho lo de la apropiación indebida con evidente sorna.

Por eso y por otras muchas razones en nuestra España de comienzos del siglo XXI están triunfando opciones políticas como Podemos, cuyo mayor éxito es precisamente el de poner en boca de un carismático líder con una oratoria inmaculada lo que cada hijo de vecino ve y pregona cada día con tan solo encender la tele y beber las noticias. Este Pablito Iglesias dice lo que muchos quieren escuchar.

Para los pobres y sufridos médicos estas disquisiciones no existen, están bien pagados, es cierto (no en todos los casos), pero su bienestar siempre pende de un hilo y lo saben. Hace unos años hablé con un conocido mío que ya tenía una cierta trayectoria como médico aunque aún era joven, y coincidíamos en que la medicina es la ciencia de los indicios, y que cuando un paciente llega a una consulta, un profesional se vale de lo que percibe en apenas segundos y de su experiencia, para realizar un diagnóstico. En un grandísimo porcentaje, cercano al 100 %, en las consultas de atención primaria, los médicos ofrecen un diagnóstico acertado y como su especialidad es la medicina general, tienen un amplísimo conocimiento de las enfermedades comunes, y el buen sistema público español, mejorable pero bueno, ofrece la salida rauda de que cuando se necesita una atención más especializada, por la peculiaridad de la enfermedad o su rareza o porque el asunto le ofrece dudas razonables, los médicos derivan a sus pacientes hacia otros núcleos de atención más perfilada y estos a otros, y así sucesivamente como si se tratara de una cadena.

Dicho esto, no es gratuito, y reitero el título de este articulillo, que la profesión médica no es fácil, pues en algunos casos se tienen que enfrentar, incluso al más alto nivel con una serie de síntomas que no cuadran con ninguna enfermedad conocida, y es que el cuerpo humano, estudiado prácticamente desde los albores de la humanidad, sigue siendo hoy día un universo inabarcable y preñado de misterios. Se me viene a la memoria aquella exitosa serie estadounidense «Doctor House», en la que en cada episodio un cualificado equipo médico debatía acerca de la atípica enfermedad (basada en hechos reales, según tengo entendido) que aquejaba a sus pacientes. Del mismo modo, hay que citar los cientos de enfermedades raras que están huérfanas de investigación por la escasa rentabilidad para instituciones y farmacéuticas, y que suelen ser una pesadilla para los equipos médicos que han de acudir a bibliografía, bases de datos (gracias a Dios Internet y los ordenadores hoy día ayudan mucho), comunicaciones corporativas..., para buscar soluciones, a veces parciales, para sus pacientes.

Y la profesión médica no es fácil porque estoy absolutamente convencido de que una buena parte de las enfermedades que padece la gente tienen un importante componente psíquico, y es que cuando alguien sufre una larga enfermedad, ha convivido con ella durante mucho tiempo; esa dolencia deja una mella profunda en el cerebro, uno sufre físicamente pero también su espíritu se deteriora; y los médicos tienen que enfrentarse a pacientes que son, antes que nada, personas con una salud mental debilitada. De la asertividad e inteligencia emocional de nuestros profesionales depende que el paciente salga curado en primera instancia, y me explico, los médicos saben que los primeros segundos son clave para el diagnóstico y resultado final, una sonrisa o una palabra amable hacen tanto o más que expedir una receta. Si has calado en el enfermo de primeras, te puedes dar por convencido de que el efecto de lo dictado en la receta será mayor.

El problema es que no todos los médicos son asertivos, se equivocan en esto aunque no es censurable, y les pasa lo que nos pasa a los que trabajamos de cara al público y, por ende, a la administración en general, que nos cuesta a veces ponernos en el lugar de la otra persona y que hemos de aguantar estoicamente preguntas, algunas absurdas, a las que has respondido muchas veces; para los que quieran adentrarse en esta enfermedad profesional, busquen en Internet el síndrome del quemado o «burnout».

Otras veces, también lo he vivido, a algunos médicos, los menos, aunque estén cansados y hastiados, les falta humanidad y respeto, porque hay gente, familias enteras, que se encuentran en situaciones críticas, auténticos dramas personales y familiares, y que desean cuando menos, que se les trate con dignidad y se encuentran con un tipo hosco, sin cercanía...

Pues eso, que en la profesión médica como en cualquiera otra, hay gente muy simpática y gente muy antipática, y en ese espacio una amplísima gama de colores. Igual que, como en cada profesión, hay magníficos profesionales y menos buenos, y quiero pensar honestamente que médicos malos de los malos, realmente no existen, no tendrían cabida en el sistema y serían fáciles de detectar. Y francamente hay médicos antipáticos que son muy buenos y tienen una prensa regular, y médicos simpatiquísimos y muy buenos profesionales que son jaleados por el personal.

El problema es que a esos médicos poco simpáticos pero con buena praxis, cualquier error por mínimo que sea desencadena una oleada de críticas, y viene al pelo esa tradicional aseveración que dice «una vez maté a un gato y me llamaron matagatos», que es vecina de «cría fama y échate a dormir», y las malas noticias suelen correr más rápido que las buenas, basta con poner los telediarios, alentadas generalmente por personas tóxicas que ya califican mal al que tienen enfrente tan sólo porque no les sonríe o no les mira a la cara.

Tenemos, además, toda una serie de pacientes, tóxicos a más no poder, pero tóxicos en cualquier faceta de sus vidas que se creen investidos de la verdad más absoluta y que califican mal a tal o cual médico porque no les dice lo que quieren oír, porque no le dan el medicamento o el tratamiento que ellos saben que necesitan, porque se creen más listos y capaces que los médicos. Son individuos tóxicos que pululan por las consultas hasta que dan con la tecla de aquel profesional más asertivo que les cambia el tratamiento y medio les convence de que eso es lo idóneo y que lo de atrás no era tan adecuado.

Como también tenemos esos enfermos profesionales, contra los que tienen que lidiar nuestros facultativos, que se dedican como forma de vida a procesionar por consultas, son rémoras del sistema, coleccionistas de enfermedades que no pueden pasar ni una semana sin ver una bata blanca, sin acudir a la farmacia a por el maná, y que como es imaginable cuentan en sus domicilios con una sucursal de cualquier multinacional farmacéutica. Esas personas que tienen todas las enfermedades habidas y por haber, que se jactan de estar siempre enfermos (enfermos de la vida, que no se quieren ni a sí mismos) y cuyo único tema de conversación es su batería de enfermedades y se mosquean si nadie les hace caso o si sale un competidor que dice tener una enfermedad más severa de la suya.

Por otro lado, la fama va por barrios, no siempre es generalizada, cada uno cuenta la película según le ha ido. Con los odontólogos, sin ser necesariamente médicos pero sí del ramo de la salud, ocurre lo mismo, si tú has ido y te han tratado bien lo recomendarás a otros, pero siempre habrá alguien al que no le ha ido bien con ese profesional y es posible que hable pestes del mismo.

Curiosamente pasa algo similar con los ginecólogos, el círculo de afectos trasciende el ámbito privado y se suele hablar generalizadamente de los buenos ginecólogos y los malos ginecólogos, al menos en el ámbito geográfico en el que yo me muevo (Linares y comarca). Además observo una curiosidad y es que en el gremio de la ginecología, por ser una especialidad tan delicada y crítica para las mujeres, la voz corre más que una piedra lanzada desde un acantilado, y esa fama es difícil de revertir; por otro lado, y no sé si esto ocurre en el resto de España, paradójicamente las mujeres prefieren a profesionales de la ginecología jóvenes antes que mayores o lindando con la jubilación, cuando por experiencia estos últimos debieran estar mucho más cualificados.

Sí hay un detalle que observo en la sanidad en general y, en cierto modo, es una pequeña crítica hacia esta profesión médica, a la que admiro y respeto, y es que tal vez por ese hecho que comenté al principio de que tienen en su mano y en sus decisiones la vida de las personas, que salvan vidas, eso les hace tener, a algunos no a todos, un cierto aire de exclusividad, de superioridad si se quiere que, de algún modo, se refleja en la indumentaria que utilizan. ¿Es necesario llevar una bata blanca para ejercer de médico? Probablemente la labor de un médico en un importante porcentaje de las situaciones no difiere en su parte mecánica de lo que hace un trabajador administrativo, está sentado delante de un ordenador y muchas veces no requiere auscultar a su paciente, ni se van a manchar jamás, pero hay que llevar el signo identificador para que los demás sepan que eres médico, y que no eres enfermero, auxiliar o celador, que cada uno lleva su color para que sepamos su nivel. Muchos médicos, sinceramente, necesitan que el mundo los reconozca, es como si tuvieran una imperiosa búsqueda de la eterna gratitud, quizá porque salvan vidas y sea su profesión, ello les da un orgullo extra, un halo especial, eso es loable, pero a veces algunos son inaccesibles y ciertamente engreídos.

Refería más arriba que la profesión médica estaba bien pagada, aunque es claro que esto no es tan tajante. Tenemos lamentablemente un sistema económico global y una organización de la salud en nuestro país que no ha regulado la exclusividad de nuestros profesionales, con lo que tenemos a médicos que trabajan por la mañana en la sanidad pública y por la tarde en su consulta privada. Hasta ahí todo bien, el sistema lo permite y no hay nada que reprochar. Sí que es reprochable el que haya pequeñas corruptelas que todos conocemos, yo lo he vivido en mis carnes, y es que el médico aproveche las facilidades del sistema público para su beneficio privado, como es el hecho de que te adelanten citas para hacerte pruebas médicas (caras) o para recetarte medicamentos, todo ello de cara al seguimiento en sus consultas privadas; esto es sinceramente inaceptable, pero todos colaboramos en esta corruptela porque nos interesa. A determinados médicos les falta honradez.

En el sistema de salud español no gana uno más por ser mejor, es oportunidad, es suerte y es la vida. Seguramente los profesionales peor pagados en relación con su esfuerzo y responsabilidad son los médicos rurales, dedicados en cuerpo y alma a sus pacientes, recorriendo aldeas a través de carreteras de mala muerte. Son el paradigma de la honradez y el sacrificio en la profesión médica, sólo cabe en ellos la confluencia de su sabiduría médica y la psicología, ellos saben más que nadie que vale más una palmada en el hombro que un medicamento.

Por cierto, he hablado de los errores médicos y he sido tremendamente benévolo e indulgente, y que conste que he vivido en mis carnes, en mi propia familia, una negligencia médica mayúscula que nos arrebató de nuestras vidas a una niña de cinco años, era mi sobrina. Fue un error médico evidente, pero también fue un error del sistema. Lo peor de todo es que el médico para salvar su culo se desdijo y se sigue desdiciendo de lo que aquel día terrible ocurrió, y otros lo respaldaron; y lo peor también es que el sistema echó y sigue echando balones fuera, unido ello a un deleznable corporativismo que pretende salvar la cabeza de compañeros y el conjunto del sistema, por aquello de que mañana puede ocurrirme a mí. A todo esto, han pasado varios años y la familia sigue buscando justicia para que haya una satisfacción moral, ya que el Servicio Andaluz de Salud no ha hecho más que defenderse en vez de aceptar la realidad, por el momento se van ganando los juicios, dato inequívoco de que lo que ocurrió fue un cúmulo de errores y negligencias.

Y para terminar una pequeña crítica a esos médicos que se pliegan a la política o directamente forman parte de las estructuras dedocráticas de la administración legalmente amparadas (puestos de libre designación). Debieran más mirar a los criterios médicos por encima de acariciar el lomo de su líder, porque no se explica que se tomen decisiones organizativas atendiendo a la proyección en las urnas, más que a las necesidades sanitarias de la población.

Justo estas últimas semanas lo he podido comprobar por mí mismo, me he tenido que gastar una pasta gansa en una endodoncia porque esto no lo abarca el sistema público de salud, y no puedo tener una boca bonita (me faltan algunas piezas) porque arreglársela y tenerla como los famosos sólo está al alcance de estos. Pero mis problemas de boca son necesarios, he sufrido un dolor de muelas insufrible, sufro halitosis por la deficiente salud de mis «piños» y lo más que hace el sistema es extraerme y no sé con qué rapidez porque ni me lo planteo. A todo esto, me han puesto unas plantillas ortopédicas porque tengo un pequeño espolón calcáneo y cuál fue mi sorpresa cuando el ortopedista me señaló que eso era gratuito. Me parece muy bien esto, aunque yo hubiera preferido que me costearan lo de la boca porque lo veía más necesario, yo no podía ni comer ni vivir, pero sí podía andar.

Suele ser objeto de acaloradas tertulias Andalucía que desde hace bastantes años está subvencionado el cambio de sexo, que me parece muy bien, pero lo de la boca, pues también. Y es que esto no puede ser, que atenciones de este tipo estén cubiertas por el sistema público sanitario y otras no, parecen salidas de mentes de personas con más mala idea que Mourinho después de tres noches en vela y sin haber desayunado.

En definitiva, reitero que la profesión médica es muy compleja y, por supuesto, y a todo esto, no exenta de peligro, y si no que se lo pregunten a esos facultativos que se se han contagiado de la enfermedad de los pacientes a los que han tratado, ¿les suena? Por eso, y pese a los fallos y negligencias existentes y algún que otro cabrón suelto que hay por ahí, respeto muchísimo esta profesión.

viernes, 3 de octubre de 2014

EL KAYAK POLO, UN DEPORTE QUE PIDE SITIO PARA EL FUTURO

Casi de puntillas ha pasado esta noticia por nuestros medios de comunicación y, por ende, ha calado escasamente en el gran público, pero para los que somos aficionados a los deportes minoritarios, no ha caído en saco roto: La selección española masculina de kayak polo ha conseguido la medalla de bronce en los Mundiales que se celebraron la semana pasada y que culminaron el domingo 28 de septiembre en Thury-Harcourt (Francia), hito histórico para nuestro país en competencias de este carácter hasta la fecha.

A esto hay que unir que también participaron en el Mundial nuestra selección femenina absoluta que ocupó la décima posición, y nuestros chavales sub 21 que lograron una meritoria quinta plaza; no hubo participación en la categoría femenina sub 21.

Para los que siguen de forma habitual este blog, tal vez recordarán que refería muy de pasada este deporte con ocasión de una entrada relativa a una competición global denominada Juegos Mundiales. Estos Juegos se celebran cada cuatro años y son la antesala, y esto no es gratuito, de los Juegos Olímpicos. Amparados precisamente por el Comité Olímpico Internacional, en esta cita se agrupan toda una serie de deportes de minorías, que aspiran a ser olímpicos, y ahí ejercitan sus opciones y sus deseos, se dan a conocer, se ofrecen al mundo y muestran la salud de ese deporte y su expansión en los cinco continentes.

Por cierto, que como hito histórico que ha sido para España la consecución de esa medalla de bronce mundialista, lo es también por el hecho de que en nuestras participaciones en esos Juegos Mundiales jamás se había conseguido medalla.

Por otro lado, a pesar de que la historia de los Juegos Mundiales es relativamente reciente, pues se iniciaron en 1981 con una periodicidad de cuatro años, el kayak polo sólo ha estado presente en las últimas tres citas, en Duisburgo (Alemania) 2005, en Kaohsiung (Taiwan) 2009 y en Cali (Colombia) 2013. Y es que aunque la práctica de este deporte, por la propia dinámica de las disciplinas que agrupa, puede haberse desarrollado casi desde que una piragua y una pelota existieron y, de hecho, ya hay antecedentes de que en Gran Bretaña se realizaban competiciones en el siglo XIX; lo cierto es que es un deporte relativamente moderno, oficialmente con apenas un cuarto de siglo de vida, ya que fue a partir de 1990 cuando comienza a extenderse su popularidad, se elabora un reglamento unificado y a los pocos años se organizan las primeras competiciones internacionales.

El kayak polo conjuga el piragüismo, obviamente, y el waterpolo, pero aparejado a ello también un poco de balonmano y hasta de baloncesto. Hay que decir que la potencia que se imprime al lanzamiento de la pelota tiene que ser, desde el punto de vista físico, mayor que en el waterpolo dado que hay más cuerpo fuera del nivel del agua y una mayor superficie sólida de apoyo, por cierto que la pelota con la que se juega es la de waterpolo. Algo de baloncesto tiene, aunque es relativo, básicamente porque la portería, de menores dimensiones que en el waterpolo, está apoyada a dos metros de altura del agua y sus medidas son similares a las de un tablero del baloncesto. En todo caso, el lanzamiento que se realiza suele ser fuerte y lo más cercano posible, aunque a veces se intenta lanzar cuando la portería no está defendida desde lejos y ese lanzamiento colocado y de puntería si tendría algo de baloncesto.

En todo caso, presenciando un partido de kayak polo podemos descubrir la dinámica de este deporte, es un juego rápido y vistoso, con un importante derroche físico (de ahí su duración: dos tiempos de diez minutos cada uno), en el que las estrategias de defensa y ataque se suceden, los unos intentando proteger su portería y poner cuantas más piraguas y palas de pantalla en la trayectoria de los lanzamientos rivales; los atacantes por su parte, intentando romper esos baluartes, introduciéndose en la defensa en posiciones óptimas para realizar un lanzamiento lo más cercano posible, aunque a veces se suceden otros movimientos que pretenden facilitar a un compañero que viene en trayectoria recta hacia la portería para que lance sin oposición. Realmente es mucho más difícil explicarlo que verlo.

Lo verdaderamente identificativo de este deporte es que el balón se lanza con la mano aunque también puede hacerse con la pala, esto último no es normal. Lo lógico es que la pala sirva para acercar el balón, detenerlo, acomodárselo, recogerlo del aire..., y por supuesto para parar los lanzamientos que van a portería. No existe como tal la figura del portero, sino que un jugador de los cinco que componen el equipo en el agua ocupa la posición más cercana y mantiene casi constantemente su pala en vertical para intentar detener los lanzamientos. En los partidos de máximo nivel, los jugadores tienen auténtica pericia en el manejo de la pala, y es como una extensión de sus manos y sus brazos.

A la vista de que los equipos son de cinco jugadores y de la gran movilidad y esfuerzo físico que tienen que derrochar en este deporte, hay otros tres jugadores reservas que se cambian con cierta celeridad para ir dando respiro a sus compañeros.

No podemos decir que sea un deporte de masas, porque efectivamente por el momento es minoritario, al menos en España, pero sí que es muy espectacular y a poco que los que se aficionen cuenten con el equipo, no muy caro por otra parte, y exista algún apoyo de los medios de comunicación, tal como alguna retransmisión, es posible que pueda alcanzar un cierto grado de popularidad.

En España sólo se practica a nivel aficionado, personas que, en primer lugar, son o han debido competir en piragua y que han visto una interesante y lúdica alternativa para hacer deporte y competir de una forma diferente, de manera colectiva y en espacios limitados. En otros países tales como Alemania, Francia, Holanda o Gran Bretaña este deporte tiene gran predicamento y, en algunos casos, hay un cierto profesionalismo.

En nuestro país hay varios puntos en la geografía patria donde se practica, existiendo una competición nacional que para evitar un gran desembolso económico se desarrolla mediante el formato de concentraciones.

Resulta muy ilustrativo ver algunos partidos que, como he referido antes, son de apenas veinte minutos, y podremos comprobar su vistosidad. Del mismo modo, un visionado de esta disciplina deportiva nos permitirá igualmente descubrir en qué puntos del planeta se practica, pues no sólo se concentra su práctica en Europa, sino en otros lugares más exóticos y, de paso, podremos comprobar los distintos escenarios donde se practica: piscinas, lagos, embalses..., cualquier sitio donde existan aguas tranquilas para delimitar un espacio de juego de 35 metros de largo por 23 de ancho.

Por último, hay que señalar que en España hemos adoptado el nombre de kayak polo para este deporte, pero en otros países se denomina canoe polo o simplemente canupolo. Así que para aquel que quiera adentrarse en este nuevo y pujante deporte no tiene más que pinchar en la Red y disfrutar con algún partidito.

Si este deporte va a seguir creciendo para poder aspirar alguna vez a ser olímpico es una incógnita, desde luego, no lo será a corto plazo, pero quién sabe lo que nos depara el futuro y si tal vez este deporte desbanca a otros que actualmente consideramos históricos y tradicionales.

viernes, 26 de septiembre de 2014

EUSTAQUIO MORCILLÓN Y BABALÍ, UNA PEQUEÑA EVASIÓN PARA LA INFANCIA DE LA POSGUERRA

Sigo cubriendo etapas u objetivos, y voy plasmando mis particulares éxitos en este blog; sí porque en este espacio tan ilimitado como es Internet, en el que tiene presencia esta página, gratuita al hacerla y al recibirla, sin entrar en el gasto de conexiones, voy logrando encontrar algo que experimenté en el pasado, alguna película, serie de televisión, personaje..., tampoco es que consiga hallar todo, pero quizá con el tiempo.

Pues sí, sin la existencia de Internet a lo mejor estaría más tranquilo pero menos estimulado, y lo cierto es que aunque cuando comenzó a despuntar el uso generalizado de esta gran Red, ya se decía que por una parte, lo que no está en Internet no existe y, por otra, que si no lo has encontrado es que no has buscado bien, realmente estos dos asertos no son ciertos del todo, es verdad que en Internet está casi todo, pero aun así, no todo es gratis, hay contenidos que hay que pagar y, por tanto, no garantiza el acceso global; aparte de ello, hay que decir que multitud de contenidos inéditos se hallan, por ejemplo, en las miles de bibliotecas que hay en el mundo y que, entre otros motivos, por una razón logística, es inabordable su escaneado.

Bueno, pues sin enrollarme más mi último éxito llevaba en mi mente como propósito desde hace un tiempo, a ver, las premisas eran la de un tebeo muy antiguo en el que una especie de explorador de raza blanca estaba en África y se dedicaba a cazar fieras salvajes, ayudado por un colaborador de raza negra, y este último se refería al primero como «amito mosilón». Lo cierto es que en mis primeros intentos fracasé estrepitosamente porque, en realidad, mi memoria me decía que lo que el negrito decía era «amito motilón», es decir, que variaba en una letra, una letra de diferencia que me impedía completar mi objetivo. Fui a la tremenda y ya directamente colocaba en el buscador de turno, definitivamente yo casi siempre busco en Google, el argumento del tebeo, y ya di con la tecla.

Efectivamente, se trataba de Eustaquio Morcillón y Babalí, aquella historieta me traía buenísimos recuerdos, porque mis padres en un sábado de compras en Úbeda me habían comprado un tebeo con bastantes páginas dedicadas a estos personajes, en una lectura que la rememoro como enormemente grata.

La historieta nacida de la mano del dibujante menorquín Marino Benejam (siempre firmaba como Benejam y así era conocido), hay que encuadrarla en el momento histórico en que se creó, en torno a 1946, y en ese escenario de posguerra, probablemente había que desactivar todo lo vivido o lo que se vivía en España, tratando asuntos banales, nada polémicos ni politizados (ya estaba la censura ahí para cortar) o que transportaran al lector a otros mundos que lo hicieran imaginar por un momento que leyendo aquello podían pensar que su vida no era tan mala. Algo más de veinte años estuvo esta historieta funcionando de la mano de la revista TBO, coincidiendo con los años de esplendor de esta y de las historietas en general, que fueron decayendo con el tiempo, y que hoy sólo sobreviven contra el viento y la marea de los muchos recursos de que disponen nuestros niños y jóvenes.

Quien haya podido acercarse a las páginas de estos personajes tal vez quiera buscarle las vueltas a Eustaquio Morcillón como el blanco que oprime al negro, o que el negrito es el pobre, salvaje y sin educación, y el blanco el listo, poderoso y civilizado. Como he dicho antes, debemos analizar esto con la concepción de una época pretérita y muy diferente a la actual, aunque apenas haya pasado poco más de medio siglo. En la figura de Eustaquio, cuyo apellido es congruente con su oronda figura, no hay más que una posición de superioridad que es la que dicta la edad. Así, el señor Morcillón se comporta con Babalí como un ascendiente, un padre o un tío que vela por su hijo y que riñe cuando tiene que hacerlo pero también lo protege; hay evidentes muestras de cariño paterno, y filial también, en sus viñetas. Por cierto, Morcillón se define como un valiente, aunque se mete en líos, y Babalí es el cobarde que saca no pocas veces la valentía de donde no la tiene para ayudar a desentrañar esos enredos en los que se mete su amigo.

Tal vez llame más la atención el fundamento principal de sus aventuras, el hecho de que esta pareja se dedique a cazar a animales salvajes para mandarlos a zoológicos de Europa, a veces las trampas no resultan y las peripecias por las que transitan les conducen a matar a esos animales para defenderse, para proporcionarse alimento o para simplemente conseguir un prestigioso trofeo. La muerte y el sacrificio están presentes, y eso hoy no estaría bien visto, aunque evidentemente todo fuera una ficción.

Por cierto que la historieta estaba hecha al alimón entre Benejam que dibujaba y Joaquim Buigas (el que fuera director y alma mater de TBO durante muchos años) que hacía los guiones. Desde esta perspectiva hay que señalar que es una historieta en la que se da mucha importancia al texto, al diálogo, que ocupa una buena parte de los espacios de las viñetas y, en este sentido, hay opiniones que coinciden en señalar que esta dinámica hacía que el dibujo se supeditara al texto y le hacía perder vistosidad o entrar en demasiados detalles, con lo que se desperdiciaba el talento de Benejam por el valor textual de las historias. Y hablar de coartar la pluma de Benejam, uno de los dibujantes de cabecera de TBO (es el autor de «La familia Ulises»), por aquello de que el fin justifica los medios, no era cuestión gratuita.

Del mismo modo, también correspondía a su ingenio, seguramente también con la colaboración de su inseparable Buigas, el hecho de que nuestro explorador Eustaquio Morcillón se valiera de infinidad de ingenios y trampas ad hoc para sus propósitos, un poco estrafalarios, que tenían su aquel y que, pensándolo fríamente, no dudo que alguna pudiera funcionar de verdad.

Esa serie de ingenios tenían relación exacta con uno de las secciones con más predicamento de la revista TBO, como era «Los grandes inventos de TBO», al parecer había más de un perito mecánico en la redacción de TBO que también contribuía a la causa, lo que sí que es cierto es que aquellos prototipos hacían sonreír a mucha gente, y es uno de los recuerdos más entrañables que tengo de aquella revista, que pese a que no sea concretamente de mi época, conseguí muchos ejemplares de niño, los cuales devoré con ansia.

Aquel TBO, los Benejam, Buigas y otros muchos ya no están entre nosotros, con escaso reconocimiento póstumo, fagocitados bien es cierto por sus propios personajes, pero que tendrán, para todos, el grato honor de haber elevado el ánimo de niños y no tan niños a lo largo de varias décadas.

viernes, 19 de septiembre de 2014

WAYNE GRATZ, EL PIANO QUE ENAMORA

Cuán inexplorado está el mundo de la música New Age y que limitadísima relevancia tienen muchos de sus actores, que hacen unas composiciones magistrales y que no son mediáticos, viven de la música pero no les da para ser ricos. Si hubiera un algoritmo que permitiera otorgar una puntuación por la calidad de la música en función de muchos parámetros, a buen seguro que la New Age estaría muy arriba, y nos llevaríamos grandes sorpresas con músicos populares y canciones calificadas como grandes éxitos, cuya calidad sería, y es, ínfima.

En ese acotado alcance de la New Age, uno se fija en determinados detalles para saber si al artista de turno le va bien el negocio, si vive holgadamente o si por el contrario, es una profesión como otra más que sólo le da para ir al día. Entonces miro a Wikipedia y observo si existe, compruebo las páginas web que hay en español, y si no hay entrada en Wikipedia y las web españolas son escasas, mal asunto.

Pues hoy tengo un claro ejemplo de un compositor que no está en Wikipedia, que tiene unas breves alusiones en mínimas webs escritas en español, y tampoco demasiadas en inglés, se trata de Wayne Gratz.

Como siempre podremos encontrarlo en muchas páginas de música, de venta de música, que realmente no sé el impacto que tendrán con este tipo de compositores. Quiero imaginar que son un gran cajón de sastre, donde por norma meten lo comercial y lo no comercial, porque no cuesta nada rellenar. Dicho esto, no seré yo quien critique la existencia de estas páginas, pues si están ahí es porque venden música, aunque bien es verdad que con la multitud de espacios de descarga gratuita, aun conculcando la legalidad, la gente sigue bajándose discos la mayoría y comprando los menos.

Es cierto, no lo voy a negar, yo formo parte de esa mayoría que transgrede, aunque intento compensar esa especie de poco honrosa aprehensión, con alguna que otra mención en este humilde blog, algo que puede contribuir mínimamente a que se conozca un poco más a su autor, lo que puede reportarle un átomo de ventas y contratos. Desde luego que esto último es sumamente pretencioso por mi parte porque doy menos que lo que recibo, y seguramente si Wayne Gratz accediera alguna vez a este blog a lo mejor opinaría que todo esto está muy bien, pero que con esto él no llena el carro. En todo caso, yo me quedo más tranquilo con estas reseñas musicales de vez en cuando, con objeto de elevar el nivel de conocimiento de la New Age y de sus artífices, porque a buen seguro, aunque sea como una gota en el mar, prefiero seguir haciéndolo porque algo deja. Emulando al célebre Dalí, viene al pelo aquella frase suya que decía «Lo importante es que hablen de ti, aunque sea bien», pues eso.

Pero por qué pararse hoy en Wayne Gratz, pues porque su música emociona y hechiza a la vez, desde la simplicidad de un piano, es capaz de hacernos soñar, de imaginar escenarios deseados, su música enamora y es para enamorados, es para escucharla en compañía, o para escucharla solo pensando en esa otra persona.

Nacido en Carolina del norte (EE.UU.) en 1954, apenas con seis años ya sabía tocar el piano, prosiguiendo con su formación durante su juventud, a la vez que aprendió a tocar la guitarra. Ese bagaje con el piano le permitió llevar los teclados en varios grupos juveniles.

Hasta 2002 Gratz hizo varios álbumes a través de diversos sellos musicales, uno de ellos Narada una de las empresas más especializadas en New Age, pero nuestro protagonista necesitaba más, no quería estar amarrado a unas condiciones mercantiles en las que se veía obligado a componer donde y cuando le decían. Aunque en esos años previos realiza composiciones fantásticas, a partir de ese año él comienza a producir y grabar sus propios trabajos hasta la fecha.

Su música trasciende a su nombre, la hemos podido escuchar en Juegos Olímpicos, en anuncios de radios y televisión, en documentales, en museos; a buen seguro que la recordamos pero jamás sabríamos qué compositor había detrás.

La música de este pianista ha ido siempre alternando, dentro de un tenor muy suave y casi conservador, desde el piano como único instrumento, a la incorporación muy tenue de teclados y voces, que no distorsionan al absoluto protagonista de su música, que es obviamente el piano.

El propio Gratz reconoce en su web que su música es tranquila, sin pretensiones, no pretende mover masas, simplemente inspirar, llevarte por ejemplo a un océano sin mojarse ni recibir arena entre los pies. Aunque podamos avistar una carrera bastante prolífica (una veintena de discos), nunca ha primado en su estrategia la cantidad sobre la calidad.

Lo curioso en la actividad musical de este músico es que su estela pública es muy limitada, tanto que es accesible al común de los mortales, ya que curiosamente Gratz encontró un placer único en la realización de conciertos privados. Al parecer todo surgió de una casualidad, un amigo lo invitó a cenar a su casa y también para que, de paso, amenizara la velada con su talento. Le resultó una gratísima experiencia y puesto en contacto con la compañía «Conciertos en su hogar» (www.concertsinyourhome.com), a través de esta, se pueden contratar sus servicios, en un nuevo concepto de la difusión musical que nos permiten hoy las nuevas tecnologías de la comunicación.

De hecho, Wayne nos ofrece ser el concertista de una boda, el amenizador de una convención o un congreso, o el hombre espectáculo para una fiesta privada, adaptándose eso sí a lo que el público le solicite, siempre dentro del género tenue de su música, lo que incluye peticiones musicales de canciones que él mismo puede interpretar con su estilo propio. Eso sí, el instrumento musical lo ponemos nosotros, tiene que ser un piano de cola medianamente afinado. En fin, un capricho que seguro más de uno se puede permitir... en Estados Unidos.

La música de Gratz es un poema hecho susurro en los oídos, es una forma de planear suavemente por los pensamientos propios y ajenos, para ser esperado y tener esperanza a la vez, para soñar despierto con lo imposible, para poder definitivamente leer entre líneas.

Si me tuviera que inclinar por una recomendación concreta de un tema de Gratz yo propondría este fantástico «A silent wind» dentro de su disco «Four steps to the ocean», un verdadero canto al amor.

viernes, 12 de septiembre de 2014

EL USO POLÍTICO DE LAS LENGUAS Y ALGUNAS CURIOSIDADES SOBRE LAS MISMAS

Desde luego qué apasionante es la historia de las diferentes lenguas del mundo, sus evoluciones, sus cambios, su ámbito geográfico... El aprender idiomas, aparte del mío materno, será una espinita que siempre tendré clavada, pero me va a faltar tiempo, me faltarían varias vidas para aprender unos cuantos idiomas.

Es curioso que cuando comenzamos a abordar las vicisitudes de un idioma, tarde o temprano nos encontramos con el poder, con la política, esa que quiere imponer sus designios por razones que para nada miran las necesidades de su población.

Desde que tenemos datos documentados de la historia del mundo, aunque seguramente desde siempre, los gobernantes fueron sabedores de que no había herramienta más fuerte para sojuzgar a los pueblos, para colonizar otras tierras, que la marca del idioma, más allá incluso que la sangre (no era un capricho que a las tropas en los conflictos bélicos se las invitara a cometer desmanes y violaciones para implantar su raza). Por poner un ejemplo gráfico, la colonización de América tenía un potente componente cultural en tanto en cuanto los miembros de la Iglesia que acudían a «domesticar» a los indígenas, no sólo lo hacían para enseñarles el camino hacia Dios, sino para dejar la huella indeleble del español.

Los políticos saben que la inmersión lingüística es un procedimiento fácil, relativamente barato y, sobre todo, muy rápido, para veladamente atraer súbditos hacia sus ideas, es un modo de adoctrinamiento. Y digo que es un procedimiento rapidísimo porque yo he visto muy de cerca cómo mi hijo al que adopté hace apenas dos años, borró de su disco duro mental los dos idiomas que hablaba en su país de origen (me hubiera gustado que los siguiera hablando pero era logísticamente imposible) y adoptó el castellano con tremenda rapidez; algo de lo que me siento artífice, pues hoy día habla con una muy buena dicción, no es perfecta todavía, y tiene un vocabulario que no se diferencia en nada con un niño de su edad. Remedando al rey Juan Carlos, desde luego es algo que me llena de orgullo y...

Esa inmersión a gran escala tiene una estrategia evidente, cortar los vasos comunicantes por donde fluye el idioma y generar un nuevo árbol vigoroso con la savia nueva del idioma que queremos insuflar a la población. Hay también muchos ejemplos, pero uno cercano es el de Filipinas. A finales del siglo XIX la mayoría de los nativos de aquella que fue nuestra colonia dominaban el español, llegaron los estadounidenses en aquel «desastre del 98», y no sólo nos quitaron nuestros valores estratégicos, nuestro impulso económico, sino de un zarpazo, nuestro influjo cultural y, con mayor celeridad aún, nuestras raíces idiomáticas, y hoy todo el mundo habla inglés en Filipinas. En algo más de un siglo el español ha desaparecido de Filipinas, ahora se aprende de nuevas en los colegios, pero como se aprende en cualquier lugar del mundo, no porque esté en la calle. Sí quedaron y quedan una minoría de familias filipinas (unos dicen que unas 2.000 personas, algunos piensan que pueden llegar a las 10.000) que por tradición siguen hablando el español de sus antepasados, que es el español que hablamos hoy en día, pero curiosamente con un acento mexicano, pues los administradores de esta colonia procedían de allí, y ese influjo estaba presente en todo: administración, escuelas, sanidad, iglesia..., es decir, donde importaba.

El análisis muy somero de cualquier idioma nos deja peculiares detalles, singularidades donde, en muchos casos, se detecta la mano del poder, a veces sibilina, pero que denota que detrás ha habido una estrategia clara y concienzuda.

Kemal Atatürk, el que fue primer presidente de la república de Turquía, recordado y aclamado en su país por ser un importante estratega militar, auténtico prohombre y artífice de su modernidad, también sabía de las estrategias lingüísticas y de un plumazo, en los años 20 del siglo pasado, el idioma turco que se escribía con caracteres árabes, pasó a adoptar el alfabeto latino, como una medida para occidentalizar su país. Y a fe que lo consiguió, porque el efecto deseado era el que sus habitantes pudieran acercarse más a Europa que no a Asia, gracias a las similitudes y facilidad que por lectura y escritura pudieran encontrar en la mayoría de idiomas europeos.

Precisamente hoy en día la minúscula Chipre es un escenario de esos donde los ecos de una historia pasada aún están presentes, un país tan pequeño que está separado con una frontera que amén de ser política, también lo es social, los del norte hablan turco, los del sur griego, y son enemigos irreconciliables por el momento, aparte de que no pueden hablar entre sí sin traductor.

Se me viene a la memoria ahora el evidente ejemplo que nosotros tenemos en nuestro país con Gibraltar, los llanitos hablan inglés, y la mayoría hablan español con un rajado acento gaditano. Ese reducto es también una reliquia histórica de hace más de tres siglos, y en esos tres siglos los británicos han procurado que el español coexista con el inglés, pero lo que es más importante, que este último jamás se pierda.

Pero sigamos con las historias curiosas de los idiomas, por si no lo saben en Serbia y Croacia, y en otros países (micropaíses) de la antigua Yugoslavia, se habla el serbocroata, aunque unos lo llaman serbio y otros croata, ¿pueden entenderse entre sí?, perfectamente, ahora bien, un serbio no podrá leer un libro croata, y viceversa, porque los serbios tienen el alfabeto cirílico y los croatas el latino.

El caso radicalmente opuesto ocurre en China donde el idioma normalizado es el mandarín, que ya está extendido por todas las escuelas del país y es el que utilizan los medios de comunicación, pero como base hay que decir que el chino tiene una gran multitud de variantes y que muchos no se entienden entre sí. Sin embargo, el idioma mandarín es ante todo un sistema de símbolos que permite que un chino del norte y otro del sur puedan leer un periódico y entenderlo, aunque no puedan entenderse en una conversación. Por cierto, la fonética del chino es poco inteligible para un español y, sin embargo, no ocurre así con el japonés que fonéticamente es relativamente fácil de pronunciar para un hispanoparlante.

De algún modo, es lo que ocurre con el árabe, también con diversas especificidades geográficas, un árabe occidental, de Marruecos por ejemplo, no se entiende con un árabe del otro extremo islámico, por ejemplo de Omán. El árabe normalizado o moderno es un intento de cohesionar todas esas variedades dialectales, el cual se utiliza en muchas escuelas islámicas y en los medios de comunicación oficiales.

Me da mucha pena cuando escucho o leo la noticia de que ha muerto la última persona que hablaba tal o cual idioma. Este es un hecho irrefrenable, con este mundo global, se calcula (dato UNESCO) que en cien años habrán desaparecido entre el 90 y el 95 % de las lenguas del mundo.

Cuando hablo de globalización en relación con una lengua, me fijo en la realidad de pequeños países que saben que su idioma no se habla más allá de sus reducidas fronteras. En Luxemburgo se habla el luxemburgués, pero nadie habla ese idioma exclusivamente, porque en cuanto cualquiera de sus ciudadanos mira apenas al horizonte ya está viendo otro país. Esa apertura tiene que ver mucho con razones socio-económicas, si uno pretende trabajar fuera necesitará un idioma potente aparte del materno.

Creo que lo he comentado alguna vez en este blog, en España tenemos una muy mala política educativa en cuanto a la enseñanza de los idiomas se refiere, lo de los colegios bilingües es sólo un cartel, te tiras media vida aprendiendo un idioma, en mi caso el inglés, y te cuesta mantener una conversación sobre cualquier asunto cotidiano, porque en nuestra vida diaria todos hablamos español, la tele es en español y nuestro entorno también. Y todo esto se basa en que tenemos una lengua fuerte, pero nuestras nuevas generaciones ya se están dando cuenta que sólo con este idioma no es suficiente.

También lo he referido en otra ocasión en este blog que en mi breve estancia en África, en Etiopía, pude comprobar que aun siendo un país más extenso que España y con más habitantes, todo el mundo tiene asumido que hay que tener otra lengua (el inglés) es un pasaporte para el futuro: más oportunidades laborales, mejor posicionamiento en cuanto al contacto con extranjeros, es un salvoconducto para el emigrante y supone acceso al conocimiento.

No obstante, continuemos con las curiosidades de los idiomas, tal vez nos hayamos preguntado en alguna ocasión si en una selección suiza de cualquier deporte sus integrantes se entienden. Hay que considerar que en ese pequeño país coexisten tres idiomas importantes en Europa, como son el francés, italiano y alemán. Lo cierto es que su sistema educativo superó ese reto desde hace muchísimas décadas, se da mucha importancia a la impartición de las lenguas nacionales en todas las regiones lingüísticas del país, lo que hace que casi todos los suizos conozcan al menos otro idioma oficial. En este sentido, la comunicación entre los suizos de diferentes regiones lingüísticas no supone, por lo tanto, un problema en el día a día.

¿Y en Bélgica? Se habla el flamenco en la zona norte (65 % de la población), el francés en el sur (35 %) y en las zonas fronterizas con Alemania hablan el germano; básicamente el flamenco y el francés son los dos idiomas vehiculares. En Bruselas se reparte casi por igual la población francófona y flamencófona. ¿Se entienden en la selección de fútbol? Probablemente sí, pues todos están acostumbrados a relacionarse y a viajar por el país. No obstante, Bélgica es un país más convulso que lo que aparentemente nos puede parecer, los del norte y los del sur tienen siempre sus rifirrafes de poder, el idioma no es un elemento cohesor, y eso no se ha impulsado debidamente en las escuelas, donde la enseñanza del otro idioma del país según la parte en que uno viva es endeble (sospecho que como en España con el idioma extranjero). Se calcula que el 48 % de los flamencos habla francés y sólo el 15 % de los valones (los francófonos) habla flamenco; de hecho hay una anécdota que ocurrió hace unos pocos años, en 2007 concretamente, cuando a la miss Bélgica, una rubia procedente de la zona francófona, la abuchearon en la gala final, porque no supo responder a las preguntas que le hacían en flamenco. Por cierto, que por buscar algún elemento unificador en este escenario tan rarillo, se dice que sus signos identitarios son Bruselas, que sí es bilingüe, la Casa Real y... la cerveza, ahí es nada.

¿Se entienden un portugués y un brasileño? Se entienden sin ningún problema, no obstante, hay que decir que por el número de hablantes, Brasil ocupa la proa de las evoluciones de este idioma, con la incorporación de vocabulario (se calcula que un 0,5 % del vocabulario coloquial de un brasileño se diferencia del de su hermano portugués), pronunciación peculiar, giros, etc. Esta diferencia, para que nos hagamos una idea, es más acentuada que la que podemos encontrar entre el español hablado en Valladolid y el hablado en Buenos Aires. Eso sí, la diferencia del brasileño y el portugués para un español es más rotunda que para ellos, tengo un amigo que estuvo en Uruguay hace unos años y estuvo unos días en Brasil, y me comentó que no se enteraba de nada, que parecía que hablaban polaco.

Se dice que los argentinos son italianos que hablan español, un español y un argentino nos vamos a entender siempre, y observo con un poco de disgusto que en algunos supermercados (DIA) ponen en los productos los ingredientes en español, en otros idiomas y también en argentino (¿?). Del mismo modo, he visto y me parece una exageración en algunos programas argentinos de televisión que subtitulen lo que dicen sus protagonistas, entiendo que lo hagan cuando el sonido no es bueno, pero no por norma con todas las personas.

Por cierto que para los que critican al dialecto andaluz, el hecho de hablar andaluz no implica que la persona que lo habla sea más inculta, y de eso se abusa muchas veces en la televisión y en la radio, que suelen utilizar el habla andaluza cuando tienen que identificar a una persona de clase baja o con escasa educación. Una cosa es hablar comiéndose las terminaciones, seseando o ceceando (según qué zonas) y otra muy diferente que un andaluz con una educación media no sepa discriminar la fonética de la escritura.

Es más, la ligereza al hablar del andaluz, las licencias que nos tomamos, provocan que nuestra variedad idiomática sea pegadiza y que las fronteras se sigan prolongado cada vez más. El andaluz es prácticamente igual que el extremeño y que el murciano, en muchas zonas de Castilla-La Mancha también se comen las terminaciones y se aspira la «s» final; el español hablado en Madrid tiende ya a tener muchas aportaciones del andaluz y la parte sur de Alicante habla prácticamente murciano.

Por cierto que para los que confieren al dialecto andaluz de forma despectiva, hay que decir que en América se sesea porque los primeros pobladores de la nueva América procedían en un importante porcentaje de Andalucía y también de Extremadura; y tiene su lógica pues los tradicionales puertos de embarque hacia la tierras recién descubiertas estaban en el sur de nuestro país y, por ende, buena parte de las tripulaciones de las naves.

A este respecto hay que decir que el español de América es enormemente rico y cada país le da su tono, su melodía, que reconocemos sobre todo en los grandes países, aunque los pequeños también tienen sus variantes. Es decir, que es fácil reconocer el español de Argentina (con la influencia sonora del italiano), el español de México y el español de Cuba; pero si escucháramos durante un tiempo a otros hispanoamericanos sabríamos reconocer y diferenciar a un chileno, costarricense o guatemalteco.

Las lenguas son organismos vivos, ¿alguien lo duda?, en el pueblo donde vivo, Bailén en la provincia de Jaén, hay una importante implantación del seseo, es un seseo seco, no cantarín, de tipo cordobés. Lo curioso es que en una misma familia te encuentras a hermanos que sesean y otros que no, o el padre sí y la madre no y viceversa (mi mujer no sesea y dos de sus hermanos sí). ¿Por qué en algún momento de sus vidas esas personas que seseaban o tenían el influjo del seseo dejaron de hacerlo o no adquirieron ese fenómeno lingüístico? No hay seguramente una causa, aunque la más importante tal vez sea el círculo de relaciones que uno entabló desde pequeño (compañeros de clase, de juegos, otros familiares, maestros), así como el influjo de la televisión. Lamentablemente el seseo se perderá en Bailén o quedará minimizado con el tiempo, no será pronto desde luego, los jóvenes cada vez sesean menos que sus padres, y a su vez esos tendrán otros hijos que terminarán de perder la referencia del seseo.

Voy a ir terminando para no cansar mucho con el argumento principal con el que comencé, la lengua como herramienta política, hablemos de Cataluña y el País Vasco.

En el País Vasco no todo el mundo habla euskera, ni por extensión en ese teórico territorio que los independentistas llaman Euskal Herria. Las ikastolas se han configurado como la base de la educación en ese idioma, muy apoyada desde Ajuria Enea, y en mi opinión más allá del componente pedagógico. El escenario en el País Vasco no es sencillo, la mayoría de la población tiene al castellano como lengua materna y, salvo en dichas ikastolas, adonde asisten niños de familias que tienen el euskera como primera lengua, el bilingüismo es complicado, primero porque salvo en zonas rurales el español sigue siendo la lengua común y en segundo lugar, porque el euskera y el castellano no tienen ninguna raíz común y es difícil pasar mentalmente de una lengua a otra, tal y como hacen de forma automática los gallegos o los catalanes.

La complejidad en la enseñanza del euskera es tal para alguien que no lo ha mamado desde chico que, salvo esas personas que tienen la fortuna de ser completamente bilingües y que dominan ambas lenguas de igual forma, el aprendizaje desde cero es un camino largo y, para mucha gente, tortuoso (me consta porque lo he hablado con algún vasco). Para poder acceder a determinados puestos de trabajo públicos en la comunidad autónoma vasca están reglamentados una serie de perfiles lingüísticos, cuatro en concreto, desde el básico al avanzado, que definen las competencias básicas que debe manejar cada empleado público en función de ese perfil.

Los partidos integristas que hay en el País Vasco siguen denostando a aquellos que no saben euskera y/o no tienen los ochos apellidos vascos. De hecho, ha surgido una muy reciente polémica con el nombramiento de Pablo Berástegui como director del Patronato San Sebastián 2016 (capital europea de la cultura), pues este navarro no habla euskera y rápidamente los de Sortu y Bildu han pedido su destitución.

El escenario en Cataluña es bien diferente, las similitudes entre el castellano y el catalán son tales que cualquier español no nacido en Cataluña podría aprenderlo y hablarlo con bastante corrección con la estancia allí durante un tiempo y un pequeño esfuerzo. El bilingüismo es, pues, una realidad tangible. Igual que las ikastolas son los puntos de apoyo de la educación en el País Vasco en una región donde todos hablan castellano como lengua principal, en Cataluña se ha estado buscando políticamente desequilibrar la balanza hacia el catalán por todos los medios, con la liquidación del castellano de las escuelas, en los medios de comunicación, con leyes que obligan a los comercios a rotular en catalán, con parte de la sociedad que impregnada por sus gobernantes denosta a los que no somos catalanes ni lo hablamos...

Y cuando hablo de esa balanza me baso en fuentes de reconocida solvencia. A pesar de toda la propaganda existente con el «hecho diferenciador catalán» o como se le quiera llamar, en 2010 la Fundació Audiències de la Cultura i la Comunicació (FUNDACC) en colaboración con el Institut d'Estudis Catalans (IEC), realizó un estudio en el que determinó que el catalán era la lengua materna del 39,4% de la población catalana, mientras que el castellano lo era para el 55,1% de los catalanes, y el 5,2% restante tenía como idioma materno otra lengua distinta a las otras dos ya mencionadas. A buen seguro que la Generalitat recibió estos datos con preocupación y habrá seguido trabajando para voltear esta estadística.

Lo comenté hace no mucho en este blog, no estoy en contra de la independencia de Cataluña, tampoco a favor, tengo ideas encontradas, ni sí ni no, sino todo lo contrario; pero con lo que no estoy de acuerdo es con esa estrategia propagandística y adoctrinadora impulsada por CiU, basada en muchos enteros en el valor de la lengua catalana (algo que es muy honesto), pero que sirve de resorte para fundamentar el independentismo, y este independentismo tiene partes de fundamentalismo, de segregación y de xenofobia. Y sinceramente no sé si les compensa a Mas y los suyos hacer este camino en el desierto.

Y ahora sí, ya acabo, y lo voy a hacer con otra curiosidad simpática de los idiomas en este caso del alemán que suele tener palabras compuestas largas, que son frases completas con sus preposiciones y todo; pues aquí está un ejemplo, no sé si será la más larga pero tiene bemoles, se trata de fussbodenschleifmaschinenverleih (foto de arriba), algo verdaderamente impronunciable para un español y que significa alquiler de máquinas pulidoras de suelo, que si nos ponemos a comparar casi nos salen más letras a nosotros que a ellos.

viernes, 5 de septiembre de 2014

LA HISTORIA DE JULIUS YEGO, PORQUE LOS NEGROS TAMBIÉN LANZAN

Estuve este pasado fin de semana nada más y nada menos que en una despedida de soltero, da desde luego para escribir un libro, y con el calor de las copillas allí estuvimos hablando de todo un poco y, por supuesto, solucionando el mundo.

A las tantas de la tarde o de la noche, que ya no me acuerdo por lógicas razones, no tuvimos otra ocurrencia más sana que hablar de atletismo, en concreto, de las evoluciones de mi hijo en el atletismo infantil. Para los que no me conocen, he de decir que mi hijo es negro, y hablamos por extensión del término «negro», cuando en realidad, mi hijo y yo coincidimos en que el color más exacto es el marrón, color chocolate con mayor concreción, pero como digo, por uso habitual y sin entenderlo necesariamente despectivo lo daremos por válido.

El objeto de nuestra tertulia era el de valorar y admirar en sus justos términos la idoneidad de la raza negra para la práctica del atletismo y casi, por ende, para la mayoría de los deportes. Pero nos centramos en concreto en su superioridad en el atletismo, muy especialmente en las disciplinas de carrera. Si tomáramos las quince mejores marcas en fondo y medio fondo, sin atender a la restricción de tres atletas por país en un Mundial o en unos Juegos Olímpicos, sería muy complicada la participación de algún corredor no negro.

Ese predominio, coincidíamos, no puede ser fruto de la casualidad, ni siquiera el hecho de que los países punteros estén situados a cientos de metros sobre el nivel del mar, y su aclimatación los hace superiores al resto cuando hay que competir donde las condiciones de demanda de oxígeno en sangre cambian de forma notable.

Y repasamos, carreras de velocidad, medio fondo, fondo, marathón, saltos, combinadas y ¿lanzamientos? Ahí nos paramos, mis compañeros de tertulia argumentaban que los negros comenzaban a fallar en aquellas pruebas donde el peso de la técnica era mayor que el factor físico y antropométrico. Sin embargo, en un conversación más que constructiva yo les argumenté que había buenos lanzadores negros con los cuatro artefactos y les puse el ejemplo de Julius Yego, un keniano que casi de forma autodidacta se había hecho un hueco entre los mejores jabalinistas del mundo, curiosamente aprendiendo con vídeos colgados en Internet.

Ciertamente si analizamos con algo de detenimiento, podemos comprobar que hay lanzadores negros en disco, peso, martillo (los menos) y jabalina, e igualmente lanzadoras. El caso más evidente tal vez sea el de los/as atletas cubanos/as; son buenos en todo y tienen unas marcas magníficas, y el atletismo cubano, como otros muchos deportes en ese país se nutre de la raza negra, considerando ¡ojo! que dos tercios de su población es blanca, y estamos hablando de un país que tiene una cuarta parte de habitantes que España, o sea, que sólo puede tirar teóricamente de unos tres o cuatro millones de negros y mulatos, aunque muchos menos por razones de edad.

Igualmente ha habido y hay muy buenos lanzadores de peso estadounidenses que son de color, y como la técnica rotatoria puede ser transferible al disco, también son buenos con este artefacto.

Pues sin entrar demasiado en detalle no es habitual ver a lanzadores de jabalina de raza negra en competiciones masculinas. Es verdaderamente una prueba muy técnica donde es común que haya en finales de los grandes campeonatos muchos atletas de Europa del Este e igualmente de países escandinavos, donde existe una enorme tradición por esta disciplina.

Casi como si hubiera surgido de la nada, al menos para el gran público, entre el que me encuentro, en 2012 pudimos presenciar cómo se colaba en la final de jabalina de los Juegos Olímpicos de Londres el referido Julius Yego, ocuparía la última posición de esa final (12º) con una marca de 77,15 m. (aunque para lograr acceder a esa final lo haría sobrepasando los 81 m.), pero ya supuso una nota diferente, casi exótica en una prueba dominada históricamente por los blancos. Curiosamente, no fue el único lanzador de color en la final, siendo además el oro con 84,58 m. para el atleta de Trinidad y Tobago Keshorn Walcott que aprovechó con suerte su gran momento de forma y la flaqueza de los favoritos.

La confirmación de que este peculiar jabalinista no estaba ahí por casualidad vino con el Mundial de 2013 en Moscú, donde esta vez no sólo se clasificó para la final, sino que en uno de sus lanzamientos se fue a los 85,40 m. superando su tope personal hasta ese momento. Hasta la última ronda de lanzamiento estuvo tocando metal, pero un postrero esfuerzo del ruso Dimitri Tarabin le privó del bronce. Y sí, con ese lanzamiento hubiera podido ser campeón olímpico un año antes, pero esta vez los lanzadores europeos estuvieron más acertados.

Con ese cuarto puesto Yego comenzó a acaparar páginas de periódicos, reportajes en Internet, y quizá también alguna reseña en las televisiones. La cuestión fundamental era obvia, ¿qué hacía un keniano lanzando cuando en su país todo el mundo corría?

Y la historia de este jabalinista es muy simpática, comenzó practicando bien joven con jabalinas de madera casi construidas por él mismo, porque en Kenia pocas jabalinas homologadas existían y viendo que progresaba comenzó a perfeccionar su técnica. Pero cómo progresar en un país donde todo es correr, los medios son escasos y entrenadores de lanzamiento no había, pues ni corto ni perezoso nuestro protagonista se puso a ver vídeos de los mejores. Hay varios vídeos en Internet en los que él mismo narra cómo aprendió la técnica viendo lanzar, entre otros, a uno de los mejores jabalinistas de la historia, el noruego Andreas Thorkildsen, el cual tiene la triple corona, campeón olímpico, mundial y continental. En uno de los vídeos Yego comenta cómo observó que Thorkildsen realizaba el latigazo sacando la jabalina desde la altura de sus ojos. Del mismo modo, también vio vídeos en Internet para aprender las técnicas de entrenamiento, en este caso, qué tipo de rutinas de musculación debía seguir en un gimnasio, que a buen seguro tuvo que improvisar también.

La trascendencia mediática de Julius Yego ha sido tal en su país que todos le conocen como Mr. Youtube Man, por obvias razones; popularidad que ha arrastrado a muchos confines de este planeta donde su historia no ha pasado desapercibida.

La lectura primera de esta pintoresca historia es la de la capacidad de superación y compromiso de un deportista, que puede vencer a las adversidades y convertirse en un atleta de élite a base de esfuerzo y de rebasar cualquier obstáculo.

La segunda lectura tiene que ver con la conversación que mantuve con mis amigos y que me motivó a escribir esta entradilla, y es el hecho de que los atletas negros en general lo pueden hacer muy bien en cualquier disciplina incluso en aquellas donde influye más la técnica. Este es, además, un caso palmario, un tío con pocos recursos e instalaciones es capaz de llegar a lo más alto, teniendo un físico envidiable y con un apoyo técnico muy precario (vídeos de Internet).

Dicho esto, para los que quieran aprender lo que sea, Internet es la fuente de sabiduría más grande que el ser humano haya creado jamás; tienes al alcance de un clic, toda la información que desees, la mejor, y sus límites aún no los hemos asumido.

Y ya por extensión lo voy a decir, considero que los negros están más capacitados que cualquier otra raza en todos los deportes, la única diferencia es la disponibilidad y acceso a esa técnica. Se dice que no hay muchos nadadores negros, tal vez la potencia muscular los limite, aunque los corredores etíopes son muy estilizados y nada musculosos. Lo cierto es que en condiciones normales un deportista negro compitiendo en cualquier disciplina es más musculoso que un compañero suyo con el que entrena todos los días, basta con mirar el brazo de un negro que lanza un tiro libre y un blanco del mismo equipo, algo que podemos comprobar estos días con ocasión del Mundial de baloncesto en nuestro país.

Por cierto que en España el récord nacional de jabalina en categoría masculina es muy barato (78,78 m. de Julián Sotelo y data de 1992), probablemente el más barato tanto en categoría femenina como masculina de cualquier disciplina atlética de carácter olímpico, y no hay visos de que se bata a corto plazo. Basta con echar un vistazo a las convocatorias de la selección española en los últimos diez años y la alternancia de nombres en la consecución de los campeonatos de España, no hay un claro dominador. Varios atletas consiguen superar los 70 metros, pero no ha habido ninguno recientemente que por sensaciones y proyección pueda superar el tope y rebasar los 80 metros que es una distancia ya de una cierta relevancia.

Los kenianos tienen un sistema de proyección de sus atletas de élite muy interesante, y es que los hacen funcionarios del cuerpo de policía, Yego ya lo es, con lo que pueden entrenar al nivel que requieren y tienen asegurado su futuro posterior; y qué mejor que contar en la policía con gente que puede correr detrás de un delincuente como nadie.

A todo esto, Julius Yego ya no vuela solo, ya ha estado entrenando en Finlandia, casi la cuna de la jabalina moderna (hay más de cincuenta finlandeses que tienen mejor marca que nuestro récord de España), y ahí ha seguido perfeccionando su técnica. Así que esperemos que en futuras citas lo veamos en lo más alto y, además, rompiendo moldes y estereotipos, es joven, tiene 25 años, y no tiene límites.