domingo, 17 de enero de 2010

“UN NIÑO AFORTUNADO”, DE THOMAS BUERGENTHAL

Es la Navidad tiempo para hacer muchas actividades, las lúdicas por supuesto, estas que terminan cansando al más pintado, porque te lo tienes que pasar bien por obligación, te tienes que reunir a comer con todo el mundo; y un año de estos hasta nos vamos a tener que juntar con el tendero, porque es buena gente, con ese que saludas todas las mañanas y saca el perro a pasear a tu misma hora, o con el cartero, qué se yo.

Como digo, han sido días donde ha habido margen para el tiempo libre y para enfrascarse en esas aficiones que durante el año y salvo vacaciones estivales, es complicado abordar a manos llenas. Rastreé por mi montaña de libros no leídos, demasiados ya, y me encontré con uno que me llamó la atención sobremanera cuando lo adquirí. Cuando comencé a leer las primeras páginas me arrastró de tal modo que, en apenas cuarenta y ocho horas, ya lo había devorado.

Se trata de “Un niño afortunado” de Thomas Buerghental, y narra la historia de un niño, él mismo, que vive una auténtica aventura vital entre el infierno de los campos de exterminio nazis. A diferencia de otros libros que hablan de este genocidio, esta es una historia real, vivida en primera persona y susceptible de plasmar en trama casi novelesca el horror y los avatares que tuvo que arrostrar este niño pasando por varios campos de concentración, separado de sus padres a la fuerza y salvándose de una muerte segura en más de una ocasión, de forma casi milagrosa.

Y es que este es uno de los terribles legados que nos dejó la 2ª Guerra Mundial y el la tremenda encrucijada a la que sometió al mundo la filosofía nazi. Gracias a los supervivientes de aquella barbarie, muchos de ellos han podido construir relatos novelescos, sin adornos ni alardes, sólo contando su historia, su verdad, y aún son capaces de sobrecogernos.

Este libro recuerda de forma casi instintiva a “El niño del pijama de rayas”, película y libro (yo sólo he visto la película). Pero a diferencia de este, que es ficción aunque bien podría haber ocurrido, “Un niño afortunado” es una autobiografía terrible, es un relato duro, cruel, dramático, pero finalmente lleno de vida y esperanza, porque cuando Thomas, Tommy en el libro, es liberado en Berlín con el fin de la Guerra, este comienza una nueva vida; la cual le llevará a saber qué ocurrió con su familia (su padre fue liquidado por los nazis y su madre se salva), el reencuentro emotivo con su madre (que siempre pensó que su hijo tenía la estrella de la suerte), el inicio de su educación con once años ya que la Guerra le había impedido aprender a leer y escribir, y finalmente cómo llega a ser una personalidad reconocida que, tras su paso por diversas universidades estadounidenses para estudiar Derecho, se queda definitivamente allí y se convierte en Juez de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, aún en activo, después de muchos prestigiosos cargos y siempre vinculado a la lucha por los Derechos Humanos.

Thomas Buerghental que se reencuentra con su madre en Alemania tras la Guerra, reflexiona acerca del fenómeno del nazismo y, en general, cualquier doctrina absoluta, la cual reduce la personalidad de sus actores y seguidores convirtiéndolos en ciegos y en rotundamente sumisos. Thomas nos plantea cómo personas normales de las que pasean entre nosotros, pueden bajo determinadas circunstancias romper con sus principios y someterse al sistema para advenir en seres despiadados, asesinos sin compasión, individuos agresivos...

El libro está excelentemente prologado por Miquel Roca Junyent, del que comparto su opinión de que debiera ser de obligada lectura para nuestros escolares, primero porque es un episodio histórico, no tan lejano en el tiempo, y que como se suele decir debemos conocer y no olvidar para no repetir los mismos errores; y en segundo lugar, porque tienen hoy nuestros jóvenes una vida demasiado fácil que no saben valorar, y este libro les ayudaría a darle sentido a su existencia en este mundo.

En definitiva, un libro recomendable, duro a tramos, pero con final afortunado y que no nos dejará indiferentes, una lucha por la supervivencia, un recorrido por los horrores de la Alemania nazi. Una verdad sin acentos, que sorprende que hoy, haya todavía algunos que siguen poniendo en duda.

No hay comentarios: