domingo, 18 de abril de 2010

LA FILATELIA CADA VEZ INTERESA MENOS

Este pasado jueves tuve la grata oportunidad de asistir por primera vez en mi vida y espero que no la última, a la presentación institucional de dos sellos de Correos, que homenajean a su manera a nuestras bellas localidades de Úbeda y Baeza por ser Patrimonio de la Humanidad. Una experiencia nueva para mí y que se celebró en sendos actos protocolarios, por la mañana en Úbeda y por la tarde en Baeza. El cómo se sucedió esta jornada merece una reflexión en mi bitácora.

Puede ser que a la inmensa mayoría de los españoles la filatelia no les interese y que algunos nos vean como bichos raros, o como esos seres encorbatados, decimonónicos que tienen una afición decadente y añeja. Puedo aceptar todo esto, pero de ahí a que nos consideren como locos, tontos, improductivos estómagos agradecidos y nos falten, de algún modo, el respeto, eso no lo puedo tolerar.

Está claro que esto de la filatelia sigue en caída continua y las instituciones que deben propugnar su difusión no colaboran en ello. Correos, para empezar, nos saca dos sellos de Úbeda y Baeza con una calidad en su diseño que deja mucho que desear. Dicen que se trata de dos huecograbados, cuando en realidad son dos fotografías sin prácticamente ningún retoque ni filtro, montadas sin más en un formato de sello convencional; dos fotos peladas y mondadas, tomadas de algún archivo, quizá del propio Internet (lo que sería una barbaridad) y que representan en Úbeda al Patio de la Casa de las Dos Torres, y en Baeza la fachada del Palacio de Jabalquinto.

Tuvimos la idea mis amigos del Grupo Filatélico Virgen del Carmen de Jaén y yo, de visitar la Casa de las Dos Torres y lo cierto es que habrá decenas de sitios en Úbeda más dignos que ese Patio, al que por cierto, merecería que le pegaran una buena mano de pintura, porque había unos desconchones impresionantes, que por lo menos en el sello no se ven porque buscaron una foto en la que no apareciera esa parte.

Por lo que respecta al sello de Baeza, pues tampoco acierta Correos, porque la foto que ha tomado del Palacio de Jabalquinto está realizada de forma oblicua y es de antes de la reciente restauración, con lo que el sello no da la imagen exacta actual del singular edificio baezano, sede de la Universidad Internacional Antonio Machado.

Es decir, Correos cubre el expediente de hacer dos sellos con Úbeda y Baeza, con un par de fotos de aficionado y, poco más. Luego, además, en cada acto de presentación fueron muy exiguos en los obsequios para los asistentes, quizá el regalo de algún pliego de sellos hubiera sido más decente y no una pobre carpetilla con los sellos y un sobre, demasiado de andar por casa. Por si fuera poco, en cada acto protocolario cada uno personalmente se pudo poner su matasellos, en mi opinión hubiera sido más adecuado que hubiera habido un funcionario de Correos procediendo a matasellar de forma profesional o al gusto de los que estábamos allí, tanto los aficionados como los que pasaban por allí y no sabían de qué iba la película.

Por otro lado, la disposición de los ayuntamientos respectivos fue dispar. En Úbeda el Alcalde D. Marcelino Sánchez, actuó al estilo “Juan Palomo”, sólo ante el peligro, sin ningún representante más de la Corporación, sin corbata, en una mesa presidencial, donde él era el único que iba sin tal atavío. Para rematarlo le sonó el móvil en dos ocasiones en una clara falta de respeto hacia los que estábamos allí. En definitiva, una muestra más de que a ese Alcalde le importaba un pimiento el sello y se quitó el muerto de encima en cuanto pudo. Ni siquiera tuvo un recuerdo para mi Grupo Filatélico, verdadero artífice de que se hayan concedido estos sellos para nuestra provincia. Y, por cierto, al Salón de Plenos del Ayuntamiento ubetense le hace falta que se acerque por allí un mecánico para reparar los asientos del público, un buen número de ellos medio rotos y que daban la sensación de que allí se había producido una batalla campal.

El acto de la tarde en Baeza fue algo más digno, partiendo de la base de que para los políticos esto de presentar un sello no es algo que los desviva, al menos el Alcalde baezano, D. Leocadio Marín procuró que estuviera allí su Corporación Local de forma mayoritaria ¿qué menos?, y llevando a cabo el acto en el interior del Palacio de Jabalquinto, por sintonía con lo que representaba el sello, eso estuvo bien. Llevaba, por supuesto, la protocolaria corbata, se acordó de mi Grupo Filatélico, y tuvo un discurso correcto.

Desde el punto de vista de las personas que representaban a Correos, lamenté la ausencia del Director de la FNMT, el porcunero D. Sixto Heredia, un tipo campechano y que seguro que por ser de la tierra hubiera sacado un discurso del corazón que nos hubiera llegado a todos. En su defecto, al parecer por enfermedad, estuvo el Director de Filatelia de Correos, D. José Luis Fernández Reyero, que leyó un discurso que a buen seguro se lo habían preparado, y que luego releyó por la tarde sin cambios salvo en el preámbulo el Director de Andalucía Oriental de Correos, D. Ricardo Ruiz Ortuño, que se animó en su preámbulo a contar sus vivencias en Baeza cuando era estudiante.

Por supuesto, a los que amamos la filatelia y entendemos que es un vehículo para la transmisión de la cultura y la divulgación de nuestro patrimonio, nos pareció toda esta puesta en escena, demasiado vana y algo irrespetuosa hacia los que hacemos el esfuerzo por mantener vivo este arte.

Lo mejor, como siempre, el que tuvimos una jornada entre amigos para charlar de una de nuestras pasiones, la filatelia, rodeados por el incomparable marco de nuestras dos ciudades monumentales, orgullo de nuestra provincia y que, como bien decía mi amigo Miguel Ángel Angosto, son dos parques temáticos del Renacimiento, y lo bueno… es que son de verdad.

No hay comentarios: