martes, 1 de noviembre de 2011

"EL TIEMPO ENTRE COSTURAS", DE MARÍA DUEÑAS

Confieso que no soy muy aficionado a los best seller, o por lo menos no los de actualidad, prefiero que transcurra un tiempo, años diría yo, hasta que se pase la fiebre que provoca su éxito. Ni siquiera suelo mirar en los estantes de las librerías para ver qué se cuece en el mercado literario. Y dicho esto, a veces me regalan alguna obra recentísima o me la prestan, como ha ocurrido en esta ocasión.

Fue mi amiga y compañera de trabajo Eva Ruiz la que me pasó este libro hace un par de meses y justo ese tiempo es el que me ha dedicado leerlo, sacando ratos de aquí y de allá, como siempre.

Como es normal no tenía ni idea de que, efectivamente, se trataba de un best seller, y de que más gente de la que yo me podía imaginar lo estaba leyendo a la par que yo, en concreto, mi hermana (con la que coincido mucho en gustos literarios) y una cuñada mía; aparte ya corroboré que era un libro que se estaba vendiendo muy bien, cuando lo vi un día de casualidad en un lugar privilegiado de la sección de la literatura de un gran centro comercial.

El hecho de que este o cualquier libro pueda ser de los más vendidos no me condiciona; creo tener mi propio criterio y decidir por mí mismo si me gusta o no lo que leo, con independencia de la crítica y el volumen de ventas.

Y así, de primeras, he de señalar que no me ha decepcionado este libro, que se trata de la ópera prima de esta profesora universitaria manchega a la sazón Licenciada en Filología inglesa. Este debut en el género narrativo ha sido quizás una de las mayores gracias o cualidades de esta novela, con un estilo propio, fresco y hasta cierto punto innovador, te das cuenta de que no has leído nada parecido y que con un lenguaje sencillo y una trama seductora se puede hacer un magnífico guiso.

Se aprecia que es un trabajo meditado, no hecho a la ligera, se ve que María Dueñas ha ido cocinando a fuego muy lento esta novela para que cumpliera primero con sus expectativas y luego que gustara al gran público. Estoy convencido de que se trata de una mujer muy metódica. Esto tiene su explicación, porque siendo como es una novela de corte histórico y que alude a la España de la década los 30 y 40 del siglo pasado, especialmente centrada en la Guerra Civil y el Protectorado español en Marruecos, así como el período de posguerra en nuestro país, ha hecho un impresionante ejercicio de documentación bibliográfica en la que ven la luz personajes reales con otros ficticios, proponiéndonos la autora cómo pudieron desarrollarse los acontecimientos y las vivencias de determinados actores auténticos y de carne y hueso que tuvieron una notable influencia en el devenir de nuestro país en aquellos convulsos años.

Es una novela cómoda de leer, cercana a todos los públicos, pero también muy femenina, y no en un sentido sexista, sino porque es un genuino homenaje a las mujeres de aquella época tan dura, esforzadas ante todo para sacar su familia y sus vidas adelante por encima de las adversidades. Es femenina pero también es una novela madura y para maduros, a buen seguro que los lectores que vivieron en aquellos años, aunque fuera desde la niñez habrán sentido añoranza y tal vez se hayan emocionado al rememorar un período de nuestra historia que fue cruento y complicado, y del que todavía tenemos heridas abiertas.

Y, ante todo, tiene una trama que engancha, eso creo que ha reforzado su popularidad; siempre ocurre algo, la autora no se embarca en elucubraciones ni en marear la perdiz sobre pensamientos abstractos de sus personajes. Es una obra que avanza cronológicamente con energía y en el que se destila, además, el proceso de madurez que va operándose en la protagonista de la obra, Sira Quiroga.

De hecho, hubiera pensado que este trabajo encierra una línea argumental que podía ser perfectamente puesta en escena a través de una película. Y precisamente quien me prestó el libro me comentó que ya había una adaptación; y así es porque creo que en verano comenzó la grabación de una serie para televisión, producida por Antena 3 y que llegará a la pequeña pantalla en 2012. Si la serie está bien hecha quizás evite tener que suprimir muchos pasajes como ocurre en las adaptaciones cinematográficas de novelas, por cuestiones de tiempo. En definitiva, habrá que estar atentos el próximo año.

Un solo detalle me dejó fuera de juego, se trata del epílogo, en el que María Dueñas narra lo que ocurrió después con los personajes, refleja lo que ocurrió en realidad con los personajes históricos y en los que son de ficción nos presenta algunas alternativas, casi para que el lector las imagine y decida. Yo ya sé que leo una novela y que hay un trecho hasta la realidad, pero no quiero que me lo digan, es cuando veo una película o una serie de televisión, ya sé que es una ficción, pero entonces ¿qué gracia tendría?, ¿o es que no nos apasiona Matrix y ahí hay que echar un poco de imaginación?

No hay comentarios: