domingo, 6 de mayo de 2012

EL HOCKEY SOBRE HIELO EN ESPAÑA CRECE (III)

Ya me voy acostumbrando año tras año, y esto tiene visos de ser una norma, de dedicar una entradilla en cada temporada al apasionante deporte del hockey sobre hielo y su implantación y desarrollo en España. ¿Por qué? Pues porque yo lo valgo, o simplemente porque es un deporte que me encanta, pese a que ni sepa patinar ni me haya metido en una pista de hielo en mi vida; pero es un deporte que, como pocos en este país, con pocos medios y practicantes, está logrando buenos resultados y vamos al alza.

Para nuestras selecciones masculinas (senior, sub 20 y sub 18), el titular podría ser perfectamente “Estonia frenó el ímpetu de España”. Ello ocurrió en la categoría absoluta y sub 18, porque España llegó a la última jornada en cada Campeonato del Mundo con posibilidades de ascenso si conseguía ganar en el tiempo reglamentario en ambos torneos (si se gana en los 60 minutos que dura un partido se consiguen tres puntos, y si se gana en la prórroga dos para el ganador y uno para el perdedor), pero los estonios nos han tomado la medida esta temporada y nos superaron por poco, pero nos superaron.

Vayamos por partes, para empezar he de decir que este año la Federación Internacional de Hockey sobre Hielo, la IIHF, ha procedido a modificar, con acierto, la sistemática de competiciones y divisiones existentes que podrían hacer algo confuso el funcionamiento de los ascensos y descensos. Así es, ocurre en tantos y tantos deportes donde no existe una nomenclatura única ni mucho menos clara, donde se tiende a hablar de División de Honor, Top Division, Liga ACB, Liga LEB, Liga ASOBAL, y luego toda una serie de divisiones, que si 1ª A, 2ª B, Liga de Plata, División de Honor B..., me pregunto por qué no se hace todo más claro, o sea, 1ª División, 2ª División, 3ª División y así sucesivamente, o es que parece que no es políticamente correcto decir que un equipo está en 8ª División, no, es más bonito decir Regional Preferente.

Pues bien, aunque no ha hecho un gran arreglo del modelo que yo digo, la IIHF ha dado cierta racionalidad a sus diferentes divisiones. Hasta el pasado año teníamos la Top Division e inmediatamente en el escalafón inferior la División I, con el grupo A y el grupo B, ambos eran iguales, es decir, el ganador de cada grupo ascendía a la Top Division, y el farolillo rojo en cada grupo descendía a la División II; y esta División a su vez tenía dos grupos del mismo nivel. Pero este año la racionalidad estriba en que cada división y cada grupo se establecen por ranking, de tal modo, que tras la Top División, donde hay dieciséis equipos, viene la División I, Grupo A con seis selecciones (que es la auténtica 2ª División) con dos ascensos y un descenso, después está la División I Grupo B (3ª División), y luego División II, Grupo A, donde esta España, por tanto, en la 4ª División, y así sucesivamente. De tal modo, que ya hay un claro escalafón entre divisiones y que uno asciende o desciende a una división que tiene un nivel ligeramente superior o inferior.

Dicho esto, España ha estado este año en categoría senior masculina en la División II, Grupo A, y en la misma División en categoría sub 20. Estando un escalón por debajo en sub 18, pues estamos en División II, Grupo B (quinta categoría). Y en mujeres, la pasada temporada fue la de su debut internacional y este año hemos repetido, en la última categoría, la División II, Grupo B.

En categoría senior masculina, las noticias que llegan los últimos años son buenas, porque hay un notable crecimiento de nuestro deporte y de su selección. En el Mundial de la División II, Grupo A que se celebraba este año en Islandia, acudíamos al último día con todas las opciones de ser medalla de oro, y lo que es más importante de consumar el ascenso a la categoría superior. En los días previos habíamos dejado por el camino a Croacia, Serbia, Nueva Zelanda y a la anfitriona Islandia, pero en el partido decisivo sucumbíamos ante Estonia (una nación con notable influencia de un país con mucha tradición en este deporte como Finlandia) por 5 – 3; aunque cabe destacar que en ese partido y el resto de citas de este torneo, los jugadores españoles más jóvenes, apenas con veinte años asumieron un papel de liderazgo que augura un futuro prometedor para nuestra selección absoluta.

Quizás el mayor hito de nuestras selecciones es mantener a la selección sub 20 en la División II, Grupo A, porque aunque es la cuarta categoría, al igual que en senior, aquí la Top Division tiene sólo diez equipos, es bastante más delgada que en la categoría absoluta y, por tanto, la categoría en la que estamos con estos jóvenes, representa a los equipos teóricamente situados entre los puestos 23ª al 28ª (en senior estaríamos situados del 29º al 34º). Y aquí se nota que los rivales son de mucha más enjundia y que el objetivo fundamental de nuestro conjunto era mantener la categoría, algo que consiguió casi de inicio, pues en la jornada inicial se superaba a Holanda (país con mucha mayor historia en el hockey que el nuestro), por un más que contundente 5 – 0; y en la siguiente jornada se superaba Corea del Sur por 4 – 3 (valga el dato de que la selección absoluta de Corea del Sur militará el año que viene en la segunda categoría del hockey sobre hielo). Así que el objetivo se había cumplido y sólo quedaba seguir aprendiendo ante rivales mucho más fuertes, se perdía dignamente con la anfitriona Ucrania por 4 - 0, ante Lituania por 8 – 4 y ante Hungría por 7 – 1.

En categoría sub 18 estamos un escalón por debajo que estas dos categorías anteriores (aunque en realidad la categoría División II, Grupo B, es casi como la que estamos en senior, porque aquí ocurre igual que en sub 20, la Top División es más ligera y en esta estamos en los puestos 29º a 34º), y aquí sí teníamos claras opciones de ascenso, comenzamos muy bien y nos fuimos desinflando, aunque si vencíamos en el último partido en el tiempo reglamentario conseguíamos la medalla de oro y la ansiada promoción. Batíamos a China, Serbia y Australia, para perder contra Islandia, y después en el último encuentro ante Estonia por 5 – 2, aunque buena parte del choque fuimos por delante.

En categoría femenina donde la promoción de este deporte no se extiende en nuestro orbe de la misma manera que en hombres, hay por tanto menos países que concurren en senior. Así que estamos en la última categoría, la División II, Grupo B, y por ranking sería el grupo en el que se sitúan las selecciones de la 27ª a la 32ª plaza. En esta segunda participación internacional nos pasó como la anterior temporada del debut, caímos por muy poco ante Polonia, y el resto lo pasamos con nota sobresaliente. En esta oportunidad la cita era en Corea del Sur, y el partido inicial fue justo ante las polacas, con las que perdíamos por 4 – 3, aquí también fuimos por delante en el marcador durante largo tiempo en esta contienda. Así que las posibilidades de ascenso se esfumaron, salvo que Polonia fallara mucho y no falló. A continuación destrozábamos a Sudáfrica, a Corea del Sur en su propia casa, a Bélgica y a Islandia. Les preveo un gran futuro a nuestras féminas y estoy convencido de que el año que viene, a la tercera va la vencida, darán un estirón y se subirán a la categoría superior.

Por cierto, que aunque la información sobre categorías o divisiones pueda resultar un poco liosa, he de decir que dando un repaso a la página web de la Federación Internacional, la www.iihf.com, a uno se le aclaran bastante las ideas. Es una página sencillamente perfecta, con información clara (está en inglés), muy intuitiva, viene la información histórica en el apartado de Campeonatos (Championships), y lo que es más relevante, en cualquier torneo oficial de cualquier categoría hay transmisiones on line de los partidos, sólo de datos. Pero puedes saber en cualquier momento cómo van los partidos de nuestras selecciones, y así lo he hecho este año.

Por lo demás, haciendo un repaso por lo que ha dado de sí la temporada en nuestro país, la manija la ha tomado como ocurrió la temporada pasada el CH Jaca, llevándose el doblete, Liga y Copa. Sigue habiendo seis equipos en la Senior Top 6, y me da la impresión de que el nivel año tras año se va superando, y lo que es más importante, la distancia entre escuadras se va reduciendo. La grata sorpresa de este año es que el club vitoriano del Escor BAKH (reformulación del antiguo CH Gastéiz), vuelve por sus fueros y está reverdeciendo viejos laureles, y le auguro una importante ascensión en las próximas temporadas.

La división inmediatamente inferior y única, la 1ª División/sub 20, ha tenido la particularidad de incluir a equipos de categorías inferiores y eso da más juego y obviamente más partidos. Así, ha tenido cinco competidores, CH Boadilla que se ha impuesto con relativa comodidad, CH Majadahonda B, Milenio Logroño, CH Valdemoro y CH Granada.

Y bueno, ojalá que este movimiento de promoción del hockey sobre hielo en España, lento pero seguro, permita que la Top 6 se incremente, por la mayor calidad de los equipos de abajo. Por el momento, aparte de las canteras de los diversos equipos del extrarradio de Madrid, Jaca, Puigcerdá, Barcelona, Vitoria, San Sebastián, hay que unir al conjunto navarro del Artic Huarte que ya empieza a hacer sus pinitos.

Mis vecinos granadinos siguen haciendo encaje de bolillos para entrenar, lo hace en línea (sin hielo), creo que entrenan alguna vez en Benalmádena (una pista de hielo permanente pero sin las medidas homologadas para jugar partidos oficiales), y los partidos como local los juegan en Majadahonda.

El conjunto granadino he deducido que se compone de estudiantes y otras personas que viven en Granada y que tienen experiencia en este deporte, hay un par de chicas y varios apellidos de ascendencia escandinava y del Este de Europa. Por el momento, como digo, deberán seguir haciendo estos periplos semanales hasta tanto la pista o pistas de hielo para la Universiada 2015 no estén disponibles. Y por lo que he podido leer va para largo, porque este proyecto deportivo llega en el peor momento por la crisis económica de las instituciones, y hasta he llegado a ver alguna propuesta de que este deporte se traslade a Benalmádena (¿aun cuando no cumple con las dimensiones?). En fin, faltan tres años para este evento y hay poco movimiento, en realidad ninguno.

Tal vez la noticia más relevante en el aspecto individual para nuestro deporte es que el joven portero de la selección española, el aragonés Ander Alcaine, fichó para esta temporada por el conjunto francés que milita en su Superliga (Ligue Magnus), Les Diables Rouges de Briançon. Ha tenido el gran honor de ser nombrado Jugador Revelación de esta competición, y con su equipo ha logrado esta temporada el título de Copa.

Para terminar con un guiño al recuerdo, es bien sabido que el coste de construcción y de mantenimiento de una pista de hielo es muy elevado para un país con un clima tan benigno como el nuestro, de hecho, muchas pistas de hielo en España, yo diría que la mayoría sólo se abren temporalmente, de octubre hasta mayo; pero hubo más pistas en España en el pasado, la de Bilbao situada en el Casco Viejo, tuvo un club que con diversas denominaciones llegó a ser el dominador de las competiciones nacionales en la década de los 70. Tal pista de hielo no se pudo mantener por sus costes y se cerró y con ello este señero club y todo su trabajo y experiencia, a mediados de los 80.

Y precisamente buscando datos acerca de este club, me sorprendí al ver que la Final de la Copa del Rey de 1976, se había celebrado ¡en Sevilla! Claro, yo no tenía conocimiento de que en la capital hispalense hubiera pista de hielo alguna, así que me puse a indagar y no me fue difícil dar con la solución a tal enigma. Corría el año 1976 cuando se creó en Sevilla (Ctra. de Utrera dirección Montequinto) el centro comercial y de ocio Hielotrón. Una fastuosa y vanguardista obra del arquitecto vallisoletano José Miguel de Prada Poole, experto en construcciones neumáticas, que en su novedoso diseño no muy costoso, su estructura de cúpulas se formaba al inflarse todo un entramado de lonas. Tardó en levantarse tres semanas y aunque en los años que funcionó, 1976 a 1978, fue todo un éxito en Sevilla y generaba un ingresos más que sustanciosos, poco tardó en desinflarse el proyecto y la estructura, y los que pudieron hicieron su agosto, cual típico pelotazo. Entre que a finales de febrero de 1978 un vendaval se llevaba parte de la estructura, el desinterés de los gestores del proyecto y, en parte, porque los desaprensivos camparon a sus anchas y fueron destrozando poco a poco las lonas; hoy en día apenas quedan vestigios de aquella infraestructura; en fin, al estilo de lo que se hace en este país, para que se vea que esto no es de ahora, sino de siempre, que gastamos el dinero (público) y que a los tres días no sirve para nada.

No hay comentarios: