sábado, 28 de julio de 2012

Y JOSÉ DURÁN SE COLÓ EN NUESTRAS SOBREMESAS PARA SER CAMPEÓN DEL MUNDO DE BOXEO

Reconozco que no soy un gran seguidor del boxeo, pero de vez en cuando me gusta ver alguna pelea por la tele, incluso si es antigua, en la que puedo degustar alguno de los muchos iconos que ha generado este deporte que, en muchos lugares de este mundo, es auténticamente de masas.

Y no debe sentarme muy mal ver boxeo cuando aun reconociendo la violencia intrínseca de este deporte, bien llevado puede ser una disciplina física como cualquier otra en la que no tiene por qué haber secuelas posteriores para el deportista, más allá de alguna cicatriz en la cara.

Se decía cuando se instauró la democracia que Franco propugnaba en la televisión las corridas de toros y el boxeo, y que el nuevo régimen político eliminó estos dos pilares para dejarlo descansar sobre uno solo: el fútbol. No le faltó razón a este aserto, pues el boxeo desapareció de la televisión pública durante mucho tiempo, y sólo con la aparición de las privadas muchos años después de la llegada de la democracia, pudimos recuperar el boxeo en la pequeña pantalla, si no recuerdo mal en Telecinco. Ahora habitualmente Marca TV (que no me gusta demasiado porque más que la televisión del deporte es la televisión del fútbol), tiene un espacio semanal donde retransmite algunas veladas en directo o rescata peleas de antaño.

Lo cierto es que llevaba tiempo queriendo escribir el artículo de esta semana, porque tenía en mi mente desde siempre, que cuando era pequeño asistí en la tele a una histórica pelea de la que sólo recordaba escasos detalles, pero me puse a indagar de una vez y ya di con la tecla.

Veamos, yo era un niño y se trataba de un púgil español que competía por ser Campeón del Mundo de su peso, no era en España, la pelea fue a mediodía porque era fuera de España, era un día laborable porque recuerdo que había llegado del cole (salíamos a las 12.30 h., era cuando todavía teníamos clases por la mañana y por la tarde), y lo más importante, nuestro púgil se apellidaba Durán.

Así que me fui al bulto con el apellido y no me fue difícil descubrir la historia del boxeador español José Durán, siempre llena de luces y sombras como cualquier deportista pero más si cabe en este complejo mundo del deporte del boxeo, donde del estrellato al abismo siempre hay una finísima línea que la separa el hecho de salir victorioso en un combate.

Durante mucho tiempo pensé que Durán no era español, mejor dicho que sí lo era, pero que era sudamericano nacionalizado español, sin embargo, es madrileño y afincado en Vallecas para más señas. Pero vayamos al grano, es evidente que me acordaba de esa pelea, porque la echaron en la tele, en la única cadena, en un horario inusual y a esa hora mi familia y millones de familias españolas estaban comiendo delante del televisor, y lo que es más importante porque José Durán se proclamó Campeón del Mundo del peso superwélter (eso lo he sabido después) y eso fue muy grande, especialmente en una época en la que los triunfos deportivos en nuestro país brillaban por su ausencia. Se comentó bastante este combate, incluso en mi cole, y recuerdo que se decía que la mujer de José Durán era de Linares, pero esto me suena a leyenda urbana, pues siempre he oído que las mujeres de muchos famosos son de Linares, y tengo en mente por lo menos a cinco.

Pues nada, ahora viene el resto de la historia gracias a lo que he podido averiguar, que no ha sido nada complicado bien es cierto. La pelea fue efectivamente un día normal y corriente, un martes para ser exactos, el 18 de mayo de 1976 y fue a las 13.00 horas, el escenario era la Nihon University de Tokio y Durán era el aspirante al cetro mundial que defendía el potente Koichi Wajima que era el favorito de todas las quinielas, pues su currículum así lo presagiaba. A decir verdad, José Durán llegó a esta pelea de rebote, pues había tenido combates previos donde no había salido victorioso y, por tanto, había otros boxeadores que tenían el derecho a pelear con Wajima pero al parecer no se atrevían, no obstante, la Asociación Mundial de Boxeo le dio la oportunidad de luchar y el propio japonés también, entiendo que porque el riesgo estaba calculado.

Como es lógico y si he llegado hasta aquí es por algo, al japonés y a todo el público nipón les salió el tiro por la culata. Digamos que la voz cantante la llevó Wajima, pero Durán utilizó una estrategia de desgaste e hizo gala de una excelente forma física, en cada asalto iba a más y sus golpes, más espaciados que los de su contrincante, iban poco a poco minando la moral y la integridad del japonés, dos veces mandó a la lona Durán a Wajima, en el sexto y en el decimotercer asalto (el combate estaba fijado en catorce rounds) y el asiático estaba ya pidiendo la hora en el último episodio, agachándose y tratando de escabullirse, Durán sólo tuvo que esperar el momento en que su rival abrió un poco la defensa y le asestó un derechazo que fue como un martillo en la cara de Wajima que estuvo viendo pajaritos durante un rato.

Lo interesante de la historia es que no ha sido difícil dar con ella en Internet, por declaraciones del propio Durán, sino porque la pelea está colgada en “youtube” y con la retransmisión que hizo TVE, es decir, con los comentarios en español de la época que me ha traído muy buenos recuerdos. Al parecer ni el mismo Durán tenía grabación de la pelea y había reclamado durante tiempo que alguien la subiera a la Red. No la he visto completa y si me he detenido en el último asalto, donde el español vence, los escasos seguidores españoles (cuerpo técnico y periodistas) suben al cuadrilátero y el propio Durán hace las primeras declaraciones. Por cierto que se ve al mítico y malogrado periodista Juan Manuel Gozalo de RNE con el micrófono. Es curioso pero un exultante Durán repite en dos ocasiones que viva España pero que en nuestro país no le apoyaban mucho, ¿de qué me suena? También estaba su mujer Luisa Ramos que hace unas breves declaraciones y no, no se notaba que el acento fuera andaluz, o sea, que no es de Linares.

Dato interesante el que refleja las declaraciones calientes e intensas de Durán al proclamarse Campeón, y es que antes en España realizar deporte más allá del fútbol era complejo y ser alguien en un deporte minoritario casi una temeridad. Por suerte, algo ha cambiado en el panorama deportivo patrio, ahora se siguen más otras disciplinas, aunque el rey indiscutible sea el fútbol.

A propósito, Durán llegó a ser Campeón algo maduro ya, con casi 31 años, tenía una larga trayectoria, habiendo sido, entre otros detalles, olímpico en México 1968. No tenía la pinta de ser un boxeador de estos con cara de lelo y que masculla palabras como si estuviera sonado; no parecía un cateto y decían de su aspecto que era el de un actor de cine, porque prácticamente no tenía señales en la cara. Una de las cosas que menos me gustan del boxeo es que todos los boxeadores son un poco fanfarrones y están más para allá que para acá y Durán no lo parecía, estaba casado, la mujer se expresaba bien, tenía tres hijos y daba la impresión de que tenía la cabeza bien amueblada.

Es evidente y no hace falta ser un erudito en la materia que Durán no se hizo rico ni con esta pelea ni con otras, particularmente la defensa posterior del título que perdería en Madrid, con esta última le dio para comprarse un piso. Ahora dirige un gimnasio en Vallecas y sigue entrenando a aficionados, por lo menos ha conseguido vivir dignamente, alguien que fue historia efímera del deporte de nuestro país.

Como curiosidad, de los datos que he podido recabar en estos días atrás, los aficionados y seguidores del boxeo coinciden en una apreciación que yo tenía, y es la gran escisión que hay de asociaciones y consejos en este deporte, lo que hace que haya varios campeones del mundo de la misma categoría; creo que esto no hace nada bien al boxeo.

Que este anónimo mito español perdiera pronto el título es algo que no me interesa, para mí fue un ídolo en su momento, los niños hablábamos de José Durán Pérez y queríamos parecernos a él, pero fue Campeón del Mundo en 1976 y no en nuestros días, entonces llenaría portadas de periódicos y espacios en los telediarios, ahora casi vive en el olvido del deporte y, por ende, del público en general que aquel martes de mayo de hace muchos años nos hizo vibrar en nuestras sillas mientras nos comíamos…, a ver, en mi casa los martes se comía lentejas, pues eso, degustando un buen plato lentejas.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha parecido muy interesante el artículo. Tendría 7 u 8 años cuando vi ese combate en la tele. Era el primo de mi padre, había sido ya campeón de Europa, y en casa todos manteníamos una expectación tensa ante lo que pudiera pasar. Sobretodo yo, que al día siguiente presumiría de primo ante mi profe y ante todos mis compañeros de clase. Lindos tiempos aquéllos. Saludos a José de parte de Jesús Pérez, hijo de Antonio, tu primo, que también te saluda.
Por cierto, en youtube sólo encuentro un combate, el de Matteolli, no el del japonés. Cómo me gustaría volver a verlo! ¿Cómo se accede a él?

Pedro Manuel Martos Jódar dijo...

Hola amigo, cuando preparé este artículo la pelea estaba en "youtube" acabo de repasar las entradas principales y ya no está. Te aseguro que el combate estaba completo y lo sustancial que era el sopapo que tu tío lejano le había dado a Wajima.
En cualquier caso, se queda para la memoria de los que éramos pequeñitos y hoy somos grandes, esa pelea tan fantástica.
Muchas gracias por tu aportación y si alguna vez saludas a José Durán coméntale que hay gente anónima como yo que se acuerda de aquel triunfo.

Jesús Pérez dijo...

Gracias Pedro Manuel, una pena no poder ver ese combate otra vez. Resulta extraño que lo hayan quitado ¿verdad?
Sólo le he saludado un par de veces. A lo mejor me paso por Vallecas a investigar dónde está su gimnasio. Le saludaré de tu parte.

Anónimo dijo...

José Legrá y José Durán han sido los mejores boxeadores de España ,tenian tecnica y le dierón al deporte español titulos mundiales y titulos europeos .

Anónimo dijo...

Tengo 54 años y tuve la suerte de ver la victoria de Durán sobré Wajima en directo.Estaba preparandome para ir al Instituto y escuche en la radio que Duran estaba disputando el campeonato del mundo.Me dio por poner la tele y...¡sorpresa!¡La pelea en directo!El combate ya estaba avanzado y Durán dominaba completamente hasta el KO definitivo.Si no me falla la memoria el combate lo repitieron por la noche.Para los que no lo vieron he de decir que Jose Durán era un grandisimo boxeador,muy técnico y de una pegada aceptable.No era un gran encajador y tuvo la mala suerte de enfrentarse a grandes pegadores en los campeonatos de Europa y del mundo (De Oliveira,Dagge,Castellini,Mattioli...) pero siempre vendió cara la derrota.Yo era fan suyo desde su victoria sobre el francés Kechichian.