sábado, 13 de octubre de 2012

MANNHEIM STEAMROLLER, NEW AGE CON AROMAS NAVIDEÑOS

No sé si es porque se acerca la Navidad, o que tengo más ganas que ningún otro año de que lleguen estas fechas tan entrañables, porque serán especiales para mí dada mi nueva paternidad. La Navidad es un período en el que antes utilizaba mucho el tiempo para dedicarme a mis aficiones preferidas y ahora estaré seguramente más limitado, pero no me importa.

Quizá cuando más música escucho es en Navidad, va conmigo a todas partes y, por supuesto, aprovecho para desempolvar mis archivos de música específicamente navideña, y eso le da un ambiente a mi casa muy especial.

Hoy he querido traer a modo de recomendación un nombre que tiene a la Navidad como su proveedor de sensaciones, por el hecho de ser un referente en melodías típicas de esta época, se trata de Mannheim Steamroller. En realidad es el apodo o nombre comercial del productor musical y compositor talentoso Chip Davis, todo un innovador que fusiona la música clásica con el pop de alta tecnología para crear arreglos intemporales de la música antigua y la nueva.

Parece que lo del nombrecito alemán (Chip es estadounidense) viene de una técnica musical que se adoptó en el siglo XVIII y tenía que ver con una especie de crescendo a lo largo de pasajes que tienen una línea melódica ascendente (esto me supera), aunque cuando se oyen sus discos se entiende más o menos. La Escuela de Mannheim fue la que popularizó esta técnica.

Antes de alcanzar la fama como Mannheim Steamroller, Chip Davis era muy conocido por la música country, aunque también hizo sus pinitos como con la música clásica ayudada por sintetizadores en colaboración con otros músicos.

Nacido en Sylvania, Ohio, como Louis Davis Jr., recibió el apodo de Chip, y así se quedó para siempre. Viniendo de una familia de músicos, Chip aprendió piano a los cuatro años de manos de de su abuela.

Unos años más tarde, Chip se sintió fascinado por la electrónica y quiso aprovechar esto para enriquecer su talento musical, pero siempre con mucha influencia clásica. Sus primeros proyectos trabajando con músicos contemporáneos le ayudaron a evolucionar hacia el estilo que hoy se le conoce. De hecho a finales de los sesenta del siglo pasado declaraba que era muy clásico y a partir de ahí se abrió su mente.

Fueron también muy populares sus melodías que acompañaban los anuncios televisivos para la compañía panadera Old Home Bread, a mediados de los 70 y que muchos estadounidenses recuerdan con añoranza, era música country y ahí fue cuando descubrió el filón que le hizo recorrer todo su país y, por supuesto, lucrarse crematísticamente.

Probablemente ese nuevo estado económico le permitió hacer lo que siempre deseó, el rock clásico del siglo XVIII como él lo denomina, ya que aparecían en sus composiciones instrumentos tan dispares como clavicordios, bajos eléctricos, sintetizadores y todo ello con ritmo de rock.

Y así surgió su disco, Fresh Aire, nada comparable con lo que se conocía hasta el momento de Chip, pues no cuadraba que un tipo especializado en música country se moviera ahora en unos registros completamente diferentes e inimaginables. No cuajó en las discográficas, fue algo así como poner a Messi a jugar de defensa, y lo que hizo Chip fue cambiarse el nombre para que no se le asociara con su pasado y pasó a denominarse Mannheim Steamroller.

Fresh Aire se convirtió en un éxito, vendiendo desde los EE.UU. a Japón y Alemania; y de ese disco surgieron cuatro entregas más dedicadas a cada una de las estaciones del año y la última un retrato musical del viaje mítico de Johannes Kepler a la Luna en 1609.

Cuando Chip anunció que su próximo proyecto iba a ser un álbum de Navidad, la reacción fue menos entusiasta para la industria discográfica. Pero coló y fue como infundir nueva vida a la música tradicional de Navidad. El disco Mannheim Steamroller Navidad (1984) vendió más de seis millones de copias, incluso algún tema se coló en las listas de éxitos de las cadenas de radio más populares de EE.UU. Después vino Fresh Aire Navidad (1988) que duplicó las ventas de su predecesor.

Así que Chip y Mannheim Steamroller pasaron a ser un referente muy cualificado de la música New Age, imprescindible por su música y por sus connotaciones navideñas, como él dice “hago mis discos de Navidad porque me encanta la música de Navidad”. Y yo la escucho y me recreo por lo mismo.

No hay comentarios: