sábado, 2 de marzo de 2013

GOMAESPUMA, HUMOR INTELIGENTE APTO PARA TODOS LOS PÚBLICOS

Gomaespuma, una de las parejas de humor radiofónico más grandes de España.Rondaba el año 1987 y gracias a Dios ya me había deshabituado de la tele y pese a mi juventud ya sentía bastante predilección por la radio. Era una época donde me podía saber de memoria todo el dial de FM y como yo otros muchos compañeros de pandilla; de tal guisa que cuando aparecía alguna emisora nueva, piratilla o no, rápidamente se corría la voz y la crítica constructiva o despiadada al instante.

Pues yo estaba por entonces viviendo en Granada y una noche cualquiera a eso de las ocho y media de la tarde de una jornada invernal, cuando puse la radio para tratar de familiarizarme con las programaciones de las emisoras más conocidas, esas sí es verdad que no me las sabía de memoria, descubrí que un par de chalados parecían estar haciendo el tonto con una historia absurda. Pensé que me había equivocado en el dial y que donde debía estar la cadena de ámbito nacional Antena 3 de Radio, se había colado una algo más rural.

Lo cierto es que a medida que iba escuchando me di cuenta de que era una especie de cuentecillo y seguí, y no tenía mala pinta, y ya le fui cogiendo el tono, y estaba claro que eran dos tipos haciendo humor, pero además de una forma que yo consideré en ese momento muy novedosa.

Y al día siguiente repetí, sí era en Antena 3, y era programación de ámbito nacional, con lo que a esa hora muchos españoles podían estar oyendo a la vez eso. Y ya supe que se llamaban Gomaespuma, y a partir de ahí nació para mí una relación de amor platónico y respeto hacia una de las parejas de cómicos más grandes que ha dado este país, y que por aquello de que han estado la mayor parte de sus vidas profesionales vinculados al medio radiofónico tal vez no sean tan conocidos por el gran público como cualquier otro humorista que pulula por la pequeña pantalla, la mayoría de ellos con mucho menor mérito que este dúo de magníficos.

Parece ser que ya se habituaron a hacer sus cabriolas en la Facultad de Periodismo de la Complutense de Madrid aunque empezaron siendo cuatro haciendo un programa humorístico llamado El Flexo y que emitía de madrugada Radio Madrid de la Cadena Ser, primero se caería un miembro y luego otro, y sobre 1985 ya empezaron a funcionar como Gomaespuma y en Antena 3, tal como los conocí y como han llegado con diversas vicisitudes hasta este presente en el que escribo y publico esta entradilla.

No podemos decir que así surgió el dúo internacionalmente conocido Gomaespuma, puesto que allende nuestras fronteras son poco conocidos estos dos buenos humoristas por separado, pero sensacionales y únicos en su conjunto que son Juan Luis Cano y Guillermo Fésser.

Sin duda que esa querencia hacia este dúo me ha hecho bastante conocedor de su trayectoria y de su original forma de hacer humor. En sus inicios, cuando yo los hallé, eran absolutamente desternillantes, sus historias entre el absurdo y lo rocambolesco, eran toda una bocanada de aire fresco. Nacieron sabedores de que hacían un humor inteligente, no apto para todos los gustos, ni necesariamente dirigido a inteligentes, de hecho, yo lo escuchaba y no me tengo como tal; ellos mismos estrujaron la veta casi inacabable de sus ocurrencias. Era de ese absurdo que lo era tal, pero que narrado y sustentado por ellos suponía imaginarte a sus personajes haciendo lo que decían que hacían y tú pensabas que eso se te podría haber ocurrido a ti, pero no era así, sólo ellos concebían esas historias inigualables.

Y es que explicar el humor de Gomaespuma es algo tan difícil para el que no los ha escuchado como fácil para los que lo conocen, porque más que hablar de sus características los aficionados a esta pareja comentamos sus mejores historias, sus gag más sonados y cómo no el repaso a sus personajes habituales, con esa peculiar forma de dar sentido a la prolongación de un nombre y su apellido: Felipe Lotas, Gustavo de Básica, Armando Adistancia, Carmelo Cotón, Aitor Tilla, Borja Mondeyor, Chema Pamundi, Carmen Opausia, Francisco Lorín Colorado; o aquellos otros que se repetían con sus estereotipadas personalidades en muchos episodios, tales como Gordopilo el empollón, Peláez el gitanito, o el Padre Palomino, cura del barrio y profesional de la eterna homilía impostada.

Con el tiempo se fueron haciendo su sitio radiofónico, en M-80 y después en Onda Cero, en espacios de mayor duración donde hacían ya un programa de entretenimiento en el que no sólo cabía su comicidad sino también entrevistas siempre aderezadas con su varita del humor; en lo que venía siendo una reinvención de este recurso habitual en estos programas. También surgieron en ese punto las particulares interpretaciones de nombres conocidos como Arantxa Sánchez Paquito, Rodrigo Rato más conocido por el señor Momentito, el juez Garza Garzón el juez de la emigración, Javier Arenas manos calientes, Felipe Glez (por Felipe González)…

Cuando hablo de sitio radiofónico afirmo que son de esos humoristas prototípicos de este medio que es la radio, pues en sus incursiones en la televisión no han tenido éxito. Yo creo que como muchos apasionados de Gomaespuma soñamos alguna vez con ver sus aventuras y ocurrencias plasmadas en la televisión, pero cuando vimos esos muñecos de felpa tan infantiles, creo que fue en Telecinco, que reproducían los diálogos de sus programas, se nos quedó un sabor muy raro; aquello no funcionó, quizá no estuvo bien planteado, aunque a la larga me alegro de que la caja tonta no interfiriera en el mito de esta pareja y en su forma de hacer humor sin grandes ataduras.

No obstante, si han tenido sus colaboraciones en el cine, especialmente Guillermo Fesser, autor de algún que otro libro, como el de “Cuando Dios aprieta, ahoga pero bien (memorias de una asistenta)”, que efectivamente narra las aventuras pero sobre todo las desventuras de la señora que ayudaba en las tareas de casa de su familia, Cándida Villar, una paisana de Martos que pese a los palos que le ha dado la vida siempre ha tenido una filosofía positiva y ha gozado de la celebridad que le proporcionó Gomaespuma (la sacaban haciendo sus particulares críticas cinematográficas). Igualmente de ese libro Guillermo dirigió una película en la que Cándida entre otras anécdotas y graciosas vicisitudes termina recalando en los Estados Unidos para seguir siendo asistenta, pero con más porte si cabe.

Guillermo, aparte, ha colaborado con su hermano Javier en algunos títulos cinematográficos donde se refleja inequívocamente la marca Gomaespuma, así en la genial y surrealista comedia “El milagro de P. Tinto”, o la no menos absurda “La gran aventura de Mortadelo y Filemón”, también dirigida por Javier Fesser.

En fin, Juan Luis Cano y Guillermo Fesser, o al revés, que tanto monta…, puesto que aunque son geniales de forma individual, en conjunto era como se han sacado siempre el mayor partido. Juan Luis es el que creo que tiene el gracejo natural, es muy llano, le gusta mucho el flamenco y se lanzaba habitualmente en sus programas por bulerías o por algún palo de este arte. Guillermo tal vez sea el discurridor de la pareja, sus golpes improvisados (muchos son los que salen de Gomaespuma) rozan la genialidad por inesperados; habla inglés a la perfección y creo que vive períodos de tiempo en Estados Unidos. A Juan Luis Cano lo vi una de las pocas veces que yo viajo en avión en el aeropuerto de Barajas, me dio corte decirle algo, aunque es de esas personas a las que uno le gustaría saludar porque lo tienes como un icono en la sombra, pero no soy de esos tipos, no quise abordarlo cuando se estaba tranquilamente fumando un pitillo con su mujer.

Y bueno, este es el dúo Gomaespuma o como ellos cariñosamente se referían a sí mismos, el dúo Corchopán, que tantas sonrisas han conseguido sacarme, que han sido pioneros de un nuevo humor en este país, además sin caer en la chabacanería, por tanto, apto para todos los públicos, y que ahora desde su retirada, entiendo que provisional, de los micrófonos, actúan haciendo una gran labor solidaria a través de su Fundación Gomaespuma, el complemento ideal de una trayectoria profesional impecable. 

No hay comentarios: