viernes, 5 de julio de 2013

LOS JUEGOS MUNDIALES Y CALI 2013, LA ANTESALA DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS

Los que me conocen saben de mi predilección por los deportes minoritarios, pero no aquellos que aun siendo conocidos y populares son poco practicados en nuestro país por cuestiones de tradición o clima, sino aquellos muy minoritarios, poco conocidos, nada populares y que en España practican unos pocos.

Hemos de considerar que en los Juegos Olímpicos tienen presencia esos deportes de masas, de éxito y prestigio, pero también hay, bien es cierto, deportes verdaderamente minoritarios. Cada cierto tiempo el Comité Olímpico Internacional se reúne para ver qué deportes salen del programa olímpico y cuáles se incorporan; analizan y escrutan las propuestas y según tengo entendido basan sus elecciones, entre otros factores, en que el deporte en cuestión esté implantado ampliamente en al menos tres continentes.

A veces ese requisito no se cumple, porque el pentatlón moderno, que es un deporte caro y con muy pocas licencias internacionales se mantiene ahí con calzador pues fue una invención del padre del olimpismo, el Barón de Coubertin, y esta disciplina abandera ese movimiento olímpico. Otro deporte minoritario, en mi opinión, es la gimnasia acrobática, la que se practica en cama elástica (ejercicios más circenses que otra cosa) que sigue en ese programa olímpico.

Por contra, deportes que sí que son populares en todos los continentes siguen sin entrar en los Juegos, uno muy conocido es el golf, que puede tener la etiqueta de elitista y daremos por sentado que eso pueda restarle fuerza; pero hay uno que no sé por qué no ha entrado ya y que sinceramente puede que sea el deporte más practicado del mundo, y cuando digo mundo me refiero a los cinco continentes, se trata del fútbol sala.

Y dicho esto, en mi afán de búsqueda del reconocimiento internacional de los deportes más minoritarios de entre los minoritarios y de los más raros, hace unos años me hice eco de la existencia de los Juegos Mundiales, una especie de antesala en cuanto a méritos de los diferentes deportes para que, en su momento, puedan ser postulados a ser auténticos deportes olímpicos. Esa antesala es verdaderamente cierta, aparte de otras magnitudes que pretenda valorar el COI, pues los Juegos Mundiales son organizados por la Asociación Internacional de los Juegos Mundiales (IWGA), bajo patrocinio del mismísimo Comité Olímpico Internacional, y en esta Asociación han tenido cabida y tienen, deportes que fueron olímpicos y otros que estuvieron en estos Juegos y ahora son olímpicos, por ejemplo, el taekwondo.

Comoquiera que estamos a muy poquitos días del inicio de los Juegos Mundiales de 2013 que tendrán lugar en Cali (Colombia), voy a hacer mi modesto homenaje a través de esta gran fiesta de los deportes menos populares, que también tienen su momento de gloria, como en las Olimpiadas, cada cuatro años.

En esta edición se llega a la novena edición, habiéndose celebrado su evento inaugural en 1981 en la ciudad estadounidense de Santa Clara. El denominador común de las ciudades que han albergado estos Juegos es que son grandes urbes pero que no llegan al carácter de macrociudades o ciudades simbólicas que sí se percibe en los Juegos Olímpicos casi como una norma no escrita; salvo en la segunda edición en 1985, cuando se celebraron en Londres (buena manera de aprender acerca de un gran evento deportivo para después trasladar su experiencia a uno más grande, como así ocurrió).

Por hacer un repaso, porque no son muchas ciudades, tras Londres 1985, vendrían Karlsruhe (Alemania) en 1989, La Haya (Holanda) en 1993, Lahti (Finlandia) en 1997, Akita (Japón) en 2001, Duisburgo (Alemania) en 2005, y los últimos celebrados que se sucedieron en Kaohsiung (Taiwán) en 2009. Los de 2017 serán en Wroclaw (Polonia).

En esta ocasión nuestros hermanos colombianos tendrán el orgullo de mostrar al mundo su crecimiento económico y su incipiente desarrollo deportivo (en los Juegos Olímpicos de Londres tuvieron la mejor actuación de su historia), en un evento que tendrá lugar en la populosa Cali y localidades de su periferia entre el 25 de julio y 4 de agosto.

Los Juegos Mundiales fundamentados en una gran fiesta de los deportes multidisciplinares, se configuran en dos variantes, por una parte, están los deportes de competición, donde se lucha por medallas, y en cada edición existen una serie de deportes de exhibición o invitados, donde no se compite por preseas, y que obviamente aspiran a ser deportes de derecho en los siguientes Juegos Mundiales.

La lista de deportes de competición es ciertamente larga, más si cabe que la nómina de los Juegos Olímpicos, pues se extiende a más de treinta. Sería un poco pesado nombrarlos todos e invito a la gente a que visite la página web oficial de estos Juegos y que los viva en la distancia, se trata de http://worldgames2013.com.co/. En cualquier caso, se dividen los deportes oficiales en una serie de grandes grupos, y cito algunos entre paréntesis en: deportes de bola (racquetball, squash, balonmano playa o kayak polo), deportes artísticos (gimnasia acrobática, gimnasia aeróbica), artes marciales (sumo, kárate), deportes de precisión (billar, bolos), deportes de fuerza (aquí está el típico juego en que dos equipos tiran de una cuerda y que fue olímpico en sus albores), deportes de vanguardia (orientación, salvamento, natación con aletas, hockey en línea). En cuanto a los deportes de invitación, este año concurren el softball (fue olímpico), el wushu, el maratón kayak, el patinaje de ruta y el duatlón.

Desde luego, aunque son unos Juegos en toda regla, son verdaderamente como unos Juegos Olímpicos en pequeñito, participan muchos menos atletas que en una Olimpíada y, además se otorgan muchísimas menos medallas. Tampoco hay atletas de todo el mundo y se puede decir que faltan más de un tercio de los países.

España, en principio, va a participar con ochenta y tres deportistas y sólo en unas pocas disciplinas (ni muchos ni pocos en relación con el resto de países participantes), pero ahí está lo bueno de estos Juegos de los deportes más rarillos, que podremos aprender y disfrutar, conociendo algunos deportes poco convencionales y siguiendo a deportistas anónimos de nuestro país que a buen seguro derrochan tiempo, talento e incluso dinero para obtener pocos réditos y menor reconocimiento público, más allá de la satisfacción personal.

El bagaje de España en estos Juegos Mundiales a lo largo de estos algo más de treinta años de historia es razonablemente bueno. En la clasificación general del medallero estamos en la posición 13ª, con 24 oros, 30 platas y 32 bronces. En comparación con esa misma clasificación pero referida a los Juegos Olímpicos, en esta estamos mucho más atrás, en concreto en la posición 30ª, aunque es evidente que la explosión de España vino tras los Juegos de Barcelona, y en un ranking que sólo contuviera las medallas de las últimas ocho Olimpiadas estaríamos mucho más arriba. En todo caso, podemos decir, que en ese universo “friki” que puede suponer estos deportes tan alternativos, nuestro país está bien situado.

Tal vez lo curioso del medallero histórico de los Juegos Mundiales es que no hay una superpotencia al frente, no, se trata de nuestros vecinos y hermanos italianos los que comandan la tabla con 120 oros (ya se sabe que en los ranking de medallas son los oros los que marcan la prelación). A Italia le siguen Estados Unidos, a una distancia de seis oros, y Alemania.

La pena de todo esto es que uno podrá seguir por Internet este evento y sus curiosas disciplinas, así como seguir las evoluciones de unos deportistas españoles inéditos, pero lamentablemente me temo que no vamos a ver nada en la tele. Figuran como titulares de los derechos de emisión televisiva para España, TVE2 y Marca TV. Imagino que la televisión pública utilizará estos Juegos para sacar algún pequeño reportaje en plan relajante en el formato siempre diferente de La 2 Noticias, que presenta la periodista y escritora Mara Torres. En cuanto a Marca TV, el pensar que estos van a retransmitir estos Juegos es más improbable que ver nevar en verano en Sevilla, porque Marca TV que se declara “la televisión del deporte”, es manifiestamente la televisión del fútbol y del chismorreo futbolístico, del resto de deportes nulo caso, así que no se para qué compran estos derechos por muy baratos que hayan sido si esta no es su guerra.

No hay comentarios: