sábado, 19 de diciembre de 2015

"¡QUEMAD BARCELONA!", DE GUILLEM MARTÍ

¡Qué apasionante es la historia y cuántos episodios que aún desconocemos nos tiene que deparar! Pues sí, porque hay tantos relatos de la historia que están pendientes de descubrir, que están dormidos en las hemerotecas o en los polvorientos archivos de múltiples instituciones, que cuando ven la luz, se dotan de un halo y una brillantez inclasificables.

Algo así le ocurrió a este escritor novel, Guillem Martí, que indagó en la historia del hermano de su bisabuelo, Miquel Serra i Pamiès, consejero de Obras Públicas de la Generalitat durante la Guerra Civil y destacado miembro del PSUC (Partido Socialista Unificado de Cataluña), el cual sacrificó sus ideales y casi su vida por salvar a Barcelona de la destrucción más absoluta.

La parte real de la historia nos dice que a Miquel se le asignó por parte del Komitern ruso, dado su cargo, la coordinación de las tareas para destruir las infraestructuras más importantes de la Ciudad Condal (fábricas, líneas de metro, vías de comunicación, conductos de agua potable y fuentes de energía, etc.), ante la inminente llegada de las tropas franquistas en el final de la Guerra Civil; una especie de estrategia de tierra quemada que pretendía devastar la ciudad, aun con la asumible inmolación de miles de vidas humanas, para que el previsible nuevo Estado de distinto signo tuviera que sufrir e invertir para rehacer una capital clave de nuestro país, y de paso también para evitar que Barcelona pudiera servir como centro logístico para la Alemania nazi en una Guerra Mundial que ya se presumía inminente.

Serra i Pamiès dilató, confundió y procrastinó hasta la saciedad para no cumplir taxativamente las órdenes de Moscú; eso le reportaría problemas posteriores y el acabar teniendo una vida en el exilio, en México, sin posibilidad de poder volver a España y sin el apoyo de la Unión Soviética, cerrado por ambos lados. Este acto de heroísmo y de sacrificio de su propio destino es el que ha sacado a la luz este joven escritor de su tío bisabuelo.

Con esa potente esencia de la historia que, curiosa y sorprendentemente, ya le sirvió a Guillem Martí para que fuera su trabajo de investigación de final de Bachillerato, y que suponía un monumental esfuerzo para un estudiante inexperto y todo un dechado de precocidad; sólo tenía su autor que esperar a que le llegara la madurez por edad y el apoyo de alguna firma editorial para construir una novela que parte del hecho principal y que entrelaza historias inventadas, pero muy bien traídas y que le dan una pátina de historia completa y recia, perfecta para una teleserie o para una película.

En la novela se va narrando la apasionante historia real del pariente de Guillem Martí, a la que se van a añadiendo episodios históricos, a modo casi de documental, que ocurrieron en los últimos días de la Guerra Civil en Barcelona y alrededores, así como un relato cronológico de los hitos más relevantes de esas jornadas postreras de una capital catalana que se preparaba para la llegada de las tropas franquistas; mientras quienes podían, hacían las maletas con lo más preciso y huían hacia Gerona y posteriormente a Francia. Pero aparte, para ofrecer un relato más novelesco, Martí, ha creado una serie de personajes en torno a Serra i Pamiès y a su mujer Teresa Puig que camina paralelamente a la historia real; es por supuesto, una historia inventada pero muy bien hilada, y tan bien construida que engalana mejor la esencia de lo que fue real.

Efectivamente porque este autor, nos personifica en Yuri Lazarev miembro del Komitern ruso en Barcelona, la presión a la que fue sometido Serra i Pamiès; también la existencia de Corbacho, un sargento madrileño del bando republicano que ha desertado y que conoce casualmente a la novia de Lazarev, Trini; esta es una cantante de cabaret, con la que nacerá una historia de amor precipitado, fugitivo y pasional, muy presente en la novela, que tendrá una importancia decisiva en el desenlace del libro. Y es que todos al final luchan contra el malo, Lazarev, intentando ayudar al bueno, Serra i Pamiès, a salvar su vida, la de su esposa y también a intentar y conseguir que la estrategia destructiva del comunismo ruso no llegue a buen puerto.

Con el anzuelo lanzado y tragado casi por completo por Lazarev, el ruso va atando cabos y no tardará en descubrir el engaño, a partir de ahí, la historia inventada es la que cobra más fuerza a medida que avanza el libro, y que casi le da el aspecto de novela negra. Muy interesante la trama y el desenlace, con un progresivo nivel de tensión y de necesidad de ver qué ocurre. En este sentido, es muy de agradecer que un escritor sin experiencia literaria haya sabido estructurar de una manera tan atractiva y ortodoxa toda la novela, hasta el punto de que cuando avanzas por sus páginas y te acercas al final más urgencia tienes de llegar a su desenlace, muy efectista.

Tal vez, por poner un mínimo reproche, los saltos que hace el autor hacia historias aisladas, de personas anónimas que participan en la Guerra, y que nada tienen que ver con la historia principal, yo diría que sobran en algunos casos, y entorpecen cuando la trama esencial está en su punto álgido.

Importante valor historiográfico tiene la presencia en la novela de personajes históricos que convivieron en esa época y en esas fechas críticas con Serra i Pamiès; igualmente este autor realiza un esfuerzo por imaginar diálogos y actuaciones de políticos y militares, en aquellas reuniones, conversaciones, llamadas de teléfono, que realmente ocurrieron y que están documentadas en las hemerotecas y que también nos acercan a esas personalidades clave en aquel convulso período de nuestra historia: Carrillo, Líster, Companys, Tarradellas, Comorera...

Desde luego el género narrativo está de enhorabuena con el soplo de aire fresco de Guillem Martí, y me temo que su perfil profesional, dedicado al mundo de la empresa, podría girar de rumbo; es más, sin duda, veo en la historia posterior de huida a Francia de Serra i Pamiès, juicio y prisión en Rusia, su posterior fuga a Japón y después a América (muy de película), y definitiva instalación en México, da para una nueva novela; considerando que a su mujer encinta, por otro lado, la dejó en Francia y que a ella le transmitieron que su marido había muerto; finalmente al término de seis años se reencontraron en México.

Un buen libro navideño, ¿por qué no?, y una literatura sana muy indicada para aquellos que les guste explorar en autores noveles y que de partida no debieran ser muy comerciales.

No hay comentarios: