domingo, 9 de julio de 2017

APOCALYPTICA, EL HEAVY COMO NUNCA LO IMAGINASTE, CON VIOLONCHELOS

Un músico heavy ¿nace o se hace? Probablemente por la propia dimensión de esta música, a un bebé tal vez le incomode, por muy bajita que suene. A esta música se llega por afición tras haber oído otras, incluso por consejo o afinidad, o quizá porque uno se identifica con el carácter de esta. Ah, antes de nada, y pese a mi empeño por la preservación de nuestra lengua, el adjetivo heavy me gusta más que rock duro o metal, creo que tiene connotaciones que los otros sinónimos no tienen.

Yo puedo decir que soy un buen aficionado a la música heavy, pero la bien elaborada, no aquella que simplemente genera ruido y esa es su seña de identidad, hacer ruido con letras que se quedan tapadas por los instrumentos sonando a la máxima potencia. Me gusta el heavy que tiene un proceso de composición concienzudo, con partitura o algo parecido, también aquella que aun naciendo de la inspiración tiene una base melódica sólida. Por no enrollarme mucho diría que el heavy comercial me gusta, me encanta, ya sé que tal vez no sea purista, ni siquiera un aficionado propiamente, porque los aficionados de verdad necesitan algo más que lo que se escucha en las radios generalistas.

Dicho esto, hay que desmentir categóricamente que la música culta sea solo la clásica, o que no pueda haber virtuosos de la música en cualquiera de sus géneros. Ni siquiera el movimiento heavy es ajeno a esto, esas clásicas baladas llenas de sensibilidad y que contrastan con su estética (pelos largos, chupas de cuero, mucho metal), denotan que hay una seria composición detrás, que el pentagrama se ha trabajado.

La música heavy reconozco que no es un fenómeno de masas y, a veces pienso que es como decía el anuncio, será «porque la ha probado poco». También es verdad que su estética a veces echa un poco para atrás a mucha gente, y que uno se identifique con la música sin usar una indumentaria concreta parece que no cuadra; igual que es erróneo admitir que los que se visten de heavys son por naturaleza macarras, agresivos o antisociales. Hay gente muy culta y «muy normal» entre sus adeptos, precisamente hay un cura (Vicente Esplugues) que por las tardes en RNE, una vez a la semana, dedica una sección que se denomina «La sotana metálica» y es perfectamente compatible su ministerio sacerdotal con su gusto musical, tal vez extremo.

Este grupo que hoy traigo a colación es de esos que no terminan de encajar, rompen varios mitos, y eso es magnífico. El cómo llegué a conocerlos es bastante fascinante, porque vinieron a mí hace unos años con ocasión de una sesión de meditación en medio de un ensayo para un grupo teatral en el que puntualmente he colaborado. Nuestro director Manolo López, buen amigo y al que tengo considerado maestro vocacional, algo que hoy parece que no se lleva, fue el que me sumergió en este grupo que era heavy, pero tenía algo de clásico; que era potente, pero a la vez relajante.

Y es que puestos a elucubrar en torno a la pregunta inicial, los miembros de Apocalyptica ¿eran o se hicieron heavys? Claro, que esa es otra, porque parece que esta música hay que asociarla a una foto prototípica: guitarra, bajo, batería, voces y quizás algún teclado; pero no, porque eso es lo primero que choca de este grupo finlandés, es heavy, pero su instrumento principal es el violonchelo, y para ser precisos cuatro, y ya está. Pero eso sí, la estética no la pierden sus pelijas, sus chupas, sus camisetas negras, y mucho metal.

Ya parece raro que un grupo heavy se componga con unos instrumentos tan clásicos, tanto que parecería a priori que la belleza que sugieren esos guitarrones verticales no puede albergar algo tan rompedor como la música heavy y, sin embargo, se mueve. Con lo cual, es evidente que hay una formación clásica y «homologada» en los componentes de Apocalyptica, y es que sus fundadores, cuatro amigos que cursaban sus estudios en la Academia de música clásica Sibelius de Helsinki (Eicca Toppinen, Antero Manninen, Paavo Lotjonen y Max Lilja), ya en 1992 hacían sus pinitos versionando temas del rock y del heavy de la más rabiosa actualidad pero con el singular sonido de sus chelos.

La idea fue cuajando y a la gente le gustó, de tal forma que de manera no profesional se tiraron unos tres años haciendo conciertos privados, hasta que a finales de 1995 una discográfica les propuso hacer un álbum, y así fue como nació Apocalyptica con su primer disco de 1996 titulado Plays Metallica by four Cellos, que como su nombre indica traía unas rompedoras versiones de la mítica banda metalera de Los Ángeles.

Y lo sorprendente para el que escuche por primera vez Apocalyptica, al menos sus primeros discos, es que cuatro chelos no suenan como cuatro chelos, sino que lejos de ser algo monótono, tiene una riqueza inexplicable, parece que hay violines, guitarras, órganos, incluso batería. Y es muy apreciable cómo se hacen los sonidos de tambor y bombo percutiendo las cuerdas del instrumento.

Para que se aprecie el nivel de estos músicos en el año 1999 Antero Manninen dejó el grupo, nada menos que para formar parte de la Orquesta Filarmónica de Helsinki, y lo reemplazó Perttu Kivilaakso, compañero también de la Academia Sibelius y al que habían dejado fuera del primer proyecto porque cuando se formó el grupo aún era menor de edad y no había terminado sus estudios.

Ya habían grabado su segundo disco (Inquisition Simphony) previamente, en mayo de 1998, y contenía adaptaciones de Metallica, Faith no more, Pantera y los brasileños Sepultura, y la novedad es que contaba con tres temas originales.

Esa fue la primera seña del cambio de rumbo de Apocalyptica que pulsó la gran aceptación de sus adeptos por los temas propios, y con su tercer trabajo y ya con el joven Kivilaakso en sus filas nació en el 2000 el exitoso disco Cult, un álbum genial, que fue la confirmación de esta banda, pues todos eran temas originales salvo dos versiones de Metallica y como novedad una adaptación del compositor clásico noruego Edvard Grieg, “Hall of the Mountain King”, una partitura muy conocida.

En ese disco hay una joya que es la que me enganchó a mí con este grupo al poco de que Manolo López me alumbrara el camino, se trata de «Hope». Un tema con una fuerza bestial, con una melodía que atrapa y con una increíble sonoridad. Desde que conocí el grupo tengo un disco compacto con los cuatro primeros álbumes en el coche y cuando quiero un subidón de adrenalina me pongo Hope. Invito a todo el que lea esto a que ponga en Internet este tema y se comprobará de lo que hablo.

Después de oír esa canción por primera vez y tras repetirla, aprecié que era muy buena, tenía algo especial, y a posteriori verifiqué que Apocalyptica había sacado en 2001 una edición especial de Cult con el tema Hope al que le habían agregado letra y estaba cantado por Matthias Sayer, vocalista de la banda alemana de heavy Farmer Boys. A mí sinceramente me gusta más el tema sinfónico, pero con letra tiene su aquel.

El cuarto álbum oficial fue Reflections, en 2003, y completó el cambio de rumbo de la banda, pues ya eran todos sus temas originales.

Para entonces el grupo ya tenía tal bagaje y popularidad que decidió oficializar lo que ya era una realidad en los estudios de grabación, que necesitaban la cobertura de algún instrumento más, pero sin pasarse; así fue como se incorporó al grupo al batería Mikko Siren en 2005, reemplazando de algún modo, a Max Lilja que por desavenencias con sus compañeros había dejado las filas un par de años antes.

Varios discos más se han grabado hasta hoy, y Apocalyptica es un grupo relativamente conocido en el panorama musical (ya, nunca se encontrará en Los 40), pero siguen teniendo la fuerza de unos tíos que están en su madurez, en su cénit creador, Kivilaakso nació en 1978, y que siguen obsequiándonos con su música y dando conciertos por todo el mundo. En España han estado varias veces y seguro que seguirán viniendo en el futuro, porque este grupo finés tiene cuerda para rato, nunca mejor dicho.

No hay comentarios: