domingo, 16 de julio de 2017

PEQUEÑOS IMPUESTOS REVOLUCIONARIOS DE LITORAL

Será quizá porque trabajo en un ayuntamiento, que cuando viajo a la costa siento una sana envidia, municipios más pequeños que el mío pero que manejan presupuestos mucho más abultados. Y tiene su lógica explicación, tienen una población censada concreta pero cuenta con recursos vía impuestos locales de toda una población latente que pasa buena parte del año allí o va a pasar sus vacaciones, amén de los impuestos de establecimientos hosteleros, promociones de viviendas que se realizan... Por otra parte, tampoco es desdeñable el número de negocios que se nutren de su privilegiada situación para vivir holgadamente gracias al dinero que traemos los foráneos. Y a todo esto podríamos añadir un largo etcétera.

Almuñécar, ciudad que visitaba hace unos años con cierta frecuencia, es una localidad con una población censada en su núcleo principal (sin anejos) de algo más de 18.000 habitantes, que durante el verano puede incluso quintuplicar su población y a lo mejor me quedo corto, con lo que no solo su ayuntamiento gestiona para una población de 100.000 almas sino que está obligado a ofrecer unos adecuados servicios a todos esos ciudadanos. Pero cuando esa población se retira a sus cuarteles de invierno, los vecinos de verdad disfrutan de una ciudad dimensionada para mucha más gente pero donde ya se han quedado una serie de infraestructuras que una ciudad de similar población como la mía (Bailén) no aspira a tener en la vida. Parques urbanos, instalaciones deportivas, centros comerciales, mantenimiento viario..., son algunos de los premios que Almuñécar tiene y, por ende, prácticamente todas los municipios costeros.

Uno está encantado de visitar sus playas y disfrutar de su clima benigno y del ambiente distendido que se percibe cuando se está descansando. A mí particularmente se me ha metido en la cabeza desde muy chico, los inmensos beneficios del agua de mar con todos sus oligoelementos, y soy de los que va a la playa diariamente mañana y tarde, salvo fuerza mayor; es más, me exaspera un poco y hasta me río con moderación de esa gente que se compra un piso en la playa para no pisarla jamás, porque se encuentra más cómodo en la piscinita de la urbanización, o yendo al chiringuito que hay debajo de su bloque. Y es que para ese viaje no se necesitan tales alforjas, piscinas y bares tenemos en el interior, el elemento diferencial es el mar, también el clima, pero fundamentalmente el mar. Si no te gusta el mar y te compras un piso en la playa para verla de lejos estás haciendo un pan con unas tortas. Es, permítaseme el comentario machista y espero que simpático, como el que tiene una novia y no le toca el culo.

Si hay algo bueno que tiene España son sus playas, las riberas del mar como dice la Ley de Costas, es que son públicas, todas, absolutamente todas. Aunque algún hotel en nuestro país pueda hacer algún juego de palabras con los términos «privada» o «semiprivada», esto es radicalmente mentira. Tú puedes bañarte en cualquier playa de España, todas son públicas, no encontrarás una puerta de acceso que te impida entrar en ella, bien es cierto que por la orografía algunas serán más o menos accesibles, pero que conste que las playas son de todos, con lo que nos separamos de otros países elitistas y también de otros tercermundistas que sí que acotan sus playas para el disfrute de unos pocos.

Pues visto que las playas son de todos, me molesta bastante que los ayuntamientos costeros, si no tienen bastante con unos suculentos ingresos por todo lo comentado, y porque básicamente el turista de turno acude a esos municipios a hacer un dispendio y a realizar unos gastos extraordinarios que no hace durante el resto del año, pues también acometen ciertos abusos.

Si las playas son públicas, algunos ayuntamientos costeros han encontrado un auténtico maná con la regulación de los aparcamientos aledaños a esas playas. Es consabido que los seres humanos ocupamos poco espacio físico, lo que ocupa auténtico espacio es el vehículo que nos transporta, ese necesita como poco cincuenta veces más espacio que nosotros, hay que aparcarlo y dejar un sitio prudencial a su alrededor para abrir puertas y maletero y no darle al de al lado, y aparte un espacio también significativo para poder salir y entrar. En definitiva unos buenos metros cuadrados que, a veces, no son fáciles de encontrar.

Así que para solucionar este problema esos ayuntamientos listillos se inventan o no los aparcamientos pero ante todo crean la figura del aparcacoches, para tener ocupado a una serie de personal que no encuentra trabajo dentro de la oferta existente, ahora un poco más suelta tras la crisis.

Y el problema es que no existen más aparcamientos porque haya aparcacoches, existen prácticamente los mismos, es decir, que la regulación que ejercen no es más que la de señalar donde está el aparcamiento libre, algo que más o menos se ve, según la zona, desde el vehículo. Es más en zonas expresas de aparcamiento, no los existentes en las calles, se regularían y optimizarían de forma similar con o sin aparcacoches, porque prácticamente ninguno te dice que pegues más o menos el coche a otro para que quepan más. Como tú tienes que ir a la playa y por c... tienes que aparcar tienes que pagar esa especie de impuesto revolucionario sí o sí.

Hace unas semanas estuve en Mazagón, justo en mitad de todo el lío del incendio que casi llegó a Doñana, estábamos a finales de junio y entre la cierta tensión que se originó con el fuego y las fechas, la referida localidad onubense estaba bastante tranquila y con escasa ocupación; de tal manera que acudía con mi familia a la playa con el coche, no porque tuviéramos que andar mucha distancia sino por los bártulos que acarreábamos y aterrizábamos en un aparcamiento con capacidad para doscientos coches, en el que estaríamos en el mejor de los días unos veinte vehículos, y ahí estaba el aparcacoches impenitente persiguiéndote para endosarte la multa.

Y no es por el coste, que casi también, sino que la vigilancia no es tal ni regula nada y menos esos días, era y es una multa en toda regla por ser turista. Curiosamente en el recibillo que te proporcionaban y que ilustra esta entrada, aunque pone «Aportación voluntaria», estos personajes, muy cucos, ya han decidido por ti, y lo ponen a boli, que dicha aportación es de 1 euro… voluntario (aunque está claro que todo el mundo paga para evitar historias).

Por si eso no fuera suficiente resulta chocante, y es algo que no entiendo de los aparcamientos, es que si se denomina servicio de Vigilancia, sustantivo que se nombra dos veces en el referido recibo, qué sentido tiene que pongan: «No se responde de los objetos dejados en el interior, ni los desperfectos ocasionados al vehículo una vez retirado del aparcamiento». Es decir, que vigilar no se vigila, simplemente se indica el aparcamiento, o como en mis minivacaciones de hace unas semanas, solo cobran puesto que ya me dirán qué significar ordenar el aparcamiento de veinte coches en un espacio con capacidad para doscientos más.

Y puestos a seguir analizando la situación, los aparcacoches asumen que no se responsabilizan de desperfectos ocasionados al coche tras su retirada, con lo que se demuestra el truco de todo esto, es que, si acaso, se ayuda a aparcar, pero no se ayuda a desaparcar, que en días de follón estaría bastante interesante. Pero no, los gorrillas de turno se largan a media tarde, porque ya no tienen que ejercer la función principal, la de cobrar, y si te roban o te dan un «restre» te quejas al maestro armero.

Curiosamente, el pueblo de Mazagón tiene una amplia línea de costa y aparte mucha anchura de playa, con lo que para no darte una caminata tienes que intentar dejar el coche lo más cerca posible, y los aparcacoches regulan también otros aparcamientos que no son tales, son simplemente los que hay en la calle que va paralela a la playa, con lo que hay regulan todavía menos, solo indican aparcamiento y cobran, sobre todo cobran.

E insisto, la regulación se ejercería del mismo modo sin que ellos estuvieran, pero los intereses creados hace que estos ayuntamientos (el de Moguer y Palos de la Frontera) dispongan de un respiro con esas personas, que en verano no llamarán a sus puertas exigiendo trabajo.

Esto de los aparcamientos regulados es que nunca me ha gustado, la Junta de Andalucía también se aprovecha de ello cuando se trata de espacios protegidos, por ejemplo, las playas de Mónsul y Los Genoveses en Almería, porque tienes que entrar en el aro de pagar si quieres ir con el coche, y al final de todo, descubrimos que las playas son públicas, pero con estos pequeños malabarismos normativos son un poco semiprivadas o privadas.

Y como señalaba al principio, no es nada en contra de los señores que se buscan la vida con este negocio, los gorrillas o aparcacoches, los municipios de litoral deben procurar unos adecuados servicios a los que viajamos allí y dejamos nuestro dinero: limpieza de playas, duchas y lavapiés, salvavidas y, por supuesto, también el aparcamiento, y todo ello gratuito.

1 comentario:

Godofredo dijo...

Esto de los gorrillas y aparcacoches es, desde hace muchísimos años, un signo de Andalucía; al menos, yo no me lo he encontrado en el norte.

¿Sabes si ocurre en más autonomías?