domingo, 9 de junio de 2019

EL HOCKEY SOBRE HIELO EN ESPAÑA CRECE (X)

Finalizada ya la temporada en el hockey sobre hielo nacional e internacional es el momento realizar mi habitual repaso anual de un deporte que me apasiona y que me convierte en un poco friqui, viniendo de una persona, muy amante del deporte eso sí, pero que habita en medio de un mar de olivos, donde la experiencia más cercana al hielo la tengo cuando abro el congelador.

El fin de la temporada lo marca el Campeonato Mundial absoluto masculino que apenas terminó hace unas semanas en Eslovaquia; ha estado muy movido en esta ocasión, además Teledeporte está apostando por el hockey internacional (curiosamente no sabe nada del nacional) y nos ha permitido ver partidos de la fase final, este año la resolución del torneo ha sido relativamente sorpresiva pues el oro le correspondió a Finlandia, y es que pese a ser una nación con una inmensa tradición en este deporte, esta era solo la tercera vez que subía a lo más alto del podio en su historia. A la par, sorprenden las escasas prestaciones de Estados Unidos, que fueron cuartos, y claro, se empeñan en no llevar a los mejores porque coincide con la mitad de la temporada de la NHL (Liga profesional de Estados Unidos y la más importante del mundo) y los equipos profesionales son reacios a prestar sus jugadores, pero es que tampoco se plantean interrumpir la temporada tres semanas, como se hace con otros mundiales y otros deportes, como por ejemplo el balonmano.

Muy agradable noticia fue en esta edición que la selección de Gran Bretaña, que llevaba veinte años sin estar en la máxima categoría, la salvara en detrimento de Francia. También es muy meritoria la participación de los italianos que también mantenían la máxima categoría.

En cuanto a la participación de las selecciones españolas en sus respectivas categorías, este año se presentaba muy interesante, tras los cuatro ascensos de cinco posibles de la temporada anterior. Particularmente complicados se presentaban los torneos de los combinados sub 20 y sub 18 masculinos, porque habían accedido a categorías que estaban y están por encima del nivel competitivo de nuestro país, y ahora veremos qué resultados han obtenido. Salvo el año pasado que fue excepcional, el resumen de las temporadas anteriores fue un aprobado raspando cuando no el suspenso, no obstante, este año podemos concluir con un notable, que refleja cierta progresión de nuestra base.

La Superliga española 2018/19 ha contado con los cinco habituales de las últimas temporadas, es decir, Jaca, Txuri Urdin, FC Barcelona, Puigcerdà y Majadahonda. Con una liga tan corta, basta con que un equipo se refuerce en serio, o al contrario, que cualquiera reduzca su presupuesto y fichajes, para que las clasificaciones den un vuelco. En este sentido, los donostiarras del Txuri Urdin volvían a ganar la liga, y ya van tres años seguidos. El Puigcerdà fue subcampeón y eso que la temporada anterior fue horrenda para ellos. El FC Barcelona está creciendo y CH Jaca ha tenido una notable desaceleración, precisamente por la reducción de su presupuesto.

Ya llevamos dos años sin liga de 2ª división, que se ha sustituido por una Liga junior y el campeón sí fue Jaca que se impuso al Txuri Urdin.

En la Copa del Rey ya se apreció el potencial que está cogiendo el FC Barcelona, y lo vamos a ver y ratificar en las próximas temporadas, imponiéndose en la final que se disputó en Jaca a Puigcerdà por un inapelable 5 a 1.

Es deseable que estas ligas sigan creciendo en número de clubes, pero por ahora la densidad la vemos en categorías inferiores, las cuales cuentan con una nómina de clubes más amplia: Sub 17 con nueve equipos, venció FC Barcelona a Jaca; sub 14 con diez equipos, también venció FC Barcelona. Más abajo ya hay festivales (concentraciones) donde ya se juntan más de diez equipos, incluido el conjunto del C.H. Granada.

En cuanto a las competiciones europeas de clubes, esta campaña nuestro representante volvió a ser Txuri Urdin que acudió a Riga (Letonia) y perdió sus tres partidos, ante los anfitriones letones, ante el representante ucraniano HC Donbass y finalmente ante los islandeses del Skautafelag Akureyrar, contra el que sucumbió por la mínima. Estoy convencido de que este año próximo gozarán de mejores prestaciones, un poco al hilo de la progresión de su base y su estructura tanto de club como presupuestaria.

Por lo que respecta a las competiciones de selecciones nacionales masculinas en las diversas categorías, la absoluta venía de un ascenso el año pasado (que yo presencié en Granada en directo con mi hijo, algo memorable, porque era un sueño cumplido) de una categoría inferior, y aterrizaba en la que por nivel le corresponde. El objetivo siempre lo he dicho es estar en esta División IIA constantemente, bajar es un pecado y subir una opción para seguir creciendo. Con esa idea acudía nuestro combinado a la cita de Belgrado, y empezábamos de manera inmejorable cosechando una victoria previsible contra China por 5 a 3 y después superando a una Bélgica que en otros torneos nos dio para el pelo, en esta ocasión, nos imponíamos por 4 a 2. Esto hacía despertar las esperanzas de un inopinado ascenso, pero en la tercera jornada perdíamos sorprendentemente contra Australia por un claro 4 a 0, y eso tal vez minó la moral de los nuestros que después perdían ante Croacia y Serbia por 4-3 y 3-2, ambos en el tiempo añadido. De todas maneras se percibe que este equipo va en alza y albergo esperanzas de que en el próximo lustro pillemos algún ascenso, con las generaciones que vienen por detrás. Se acabó este torneo en cuarta posición manteniendo el objetivo previsto aunque con cierto regustillo agridulce.

La próxima temporada el Mundial de la categoría se disputará en Croacia, y jugaremos contra los anfitriones más China, Australia, Holanda que es el descendido de la categoría superior e Israel que es el ascendido de la categoría inferior.

Sin duda, la mejor noticia de la temporada la protagonizaron los sub 20 que tenían un duro examen en la División IIA disputada en Estonia, sí, una que teóricamente no nos corresponde, porque hay rivales de enjundia y cuyas selecciones senior, algunas juegan el Mundial absoluto. El objetivo era aprender; a este respecto, ganar un partido en tiempo ordinario, amén de ser algo complicado, casi garantizaba la categoría, y esto fue absolutamente increíble, porque nuestros chavales lo lograron. Se empezaba perdiendo 2-1 ante Estonia (los bálticos serían a la postre los ganadores del torneo), el equipo de casa y esto ya era significativo de que nuestros chavales iban a dar guerra. Después se perdía también por la mínima ante Rumanía, 3 a 2. Y en el tercer partido llegó la buena nueva, los nuestros se imponía a Corea del Sur por 3 a 2 en los sesenta minutos, con lo que el objetivo prácticamente estaba hecho de mantener la categoría, bastaba con que los surcoreanos perdieran el resto de sus compromisos y así fue. Los nuestros completaban una fantástica actuación cayendo derrotados ante Lituania por 4 a 0 y Gran Bretaña por 7 a 2, la Gran Bretaña que en senior ha disputado y mantenido la categoría en la máxima división absoluta. Aunque parezca una paradoja cuatro partidos perdidos, dos por la mínima, y uno ganado, es un éxito mayúsculo.

La próxima campaña disputaremos el Mundial, que volverá a ser complicado, más aun porque la generación que sigue está un punto por debajo, se celebrará en Lituania, junto a los locales estarán rumanos, británicos, los descendidos japoneses y los ascendidos serbios; y veo alguna posibilidad, sobre todo en el cara a cara con Serbia, de que podamos mantener la división un año más.

Menos brillante fue la participación de los sub 18 en la División IIA, también por encima de nuestras fuerzas, y en una categoría donde las plantillas se renuevan y es el primer compromiso internacional serio a estas edades. El Mundial era en Lituania y perdíamos 10 a 0 ante Corea del Sur, 5-1 contra Estonia, 4-1 frente a Lituania, 5 a 4 aunque en tiempo añadido contra Rumanía, y finalmente se cerraba la pérdida de categoría sufriendo ante la potente escuadra polaca por 13 a 0.

El año que viene volvemos a la categoría que nos corresponde en el Mundial que tendrá lugar en China, y tendremos como rivales a los anfitriones, ojo que los asiáticos está invirtiendo mucho en hockey y elevan su nivel año tras año, Holanda, Croacia, Australia y Bulgaria que es el equipo ascendido de la categoría inmediatamente inferior. El objetivo primordial será mantener la categoría, lo que más o menos puede estar a nuestro alcance y volver a besar un ascenso sería un deseable anhelo al que hay que concurrir cuantas más temporadas mejor para pulsar el barómetro de nuestro crecimiento.

Pasando a visionar lo acontecido con el hockey hielo femenino, hay que decir que la liga tiene ocho equipos, entre ellas las Granada Grizzlies, y eso está muy bien, porque vamos a ir viendo la progresión de nuestras selecciones, al tiempo. La hegemonía sigue siendo de las madrileñas del Majadahonda (salvo algunas incursiones años atrás del ASME Barcelona) que se imponían en la serie final a Txuri Urdin. Las majariegas también se impondrían en la Copa del Rey superando a las vitorianas del CD Sumendi.

La selección absoluta llevaba muchos años intentando el ascenso a la categoría IIA y el año pasado se consiguió y todo parecía indicar que no sería complicado mantener esta división, y yo creo que en los próximos años pueden optar a más. En este debut en el torneo que se disputaba en Gran Bretaña comenzábamos ganando por 4 a 3 a Eslovenia, después cosechábamos otro triunfo frente a México por 2 a 0, se fallaría con cierta sorpresa ante Corea del Norte, para perder contra Gran Bretaña por 4 a 1 y ganando el choque final a Australia por 3 a 2. Las españolas fueron las únicas que derrotaron a las eslovenas que fueron las ganadoras finales y que subieron de categoría, haciéndonos con una trabajada medalla de bronce, fantástico para haber inaugurado una categoría inédita.

Ya el próximo año con la experiencia de este, debemos seguir creciendo y atención que el Mundial se jugará en España en lugar aún por determinar, ojalá sea Granada porque garantizo que estaré. En dicha cita nos veremos las caras con británicas, norcoreanas, mexicanas, las descendidas letonas y las ascendidas taiwanesas. El equipo de Letonia será claramente el rival a batir, pero el resto de selecciones han de ser accesibles para las nuestras.

Las sub 18 estaban en su tercera cita mundialista y el torneo se disputó en Jaca. Hubo siete equipos, por lo que se hicieron dos grupos. En el nuestro a nuestras jóvenes les faltó suerte perdiendo 1 a 0 ante Corea del Sur (que finalmente ascenderían) y por 4 a 3 en tiempo añadido ante Taiwan, luego se vencería por 3 a 0 a México, y en el partido para dirimir el quinto puesto se daría buena cuenta de Turquía por 7 a 0.

El próximo Mundial se disputará en México, con selecciones aún por definir aunque no distarán mucho de las citadas anteriormente, y esperemos que las nuestras vayan recogiendo los frutos de la buena labor que se está haciendo en la base nacional.

En resumen, una temporada bastante buena donde ha habido un descenso previsible, mantenimientos de categorías y especialmente el de la sub 20 masculina que codeándose con selecciones mucho mejores dio el do de pecho y mantuvo el tipo y la división, algo que casi es histórico.

No hay comentarios: