sábado, 25 de mayo de 2013

EL HOCKEY SOBRE HIELO EN ESPAÑA CRECE (IV)

En mi particular idilio con el hockey sobre hielo en nuestro país, al que llevo siguiendo desde hace unos años, y trato de realizar mi particular reseña al final de cada temporada oficial, tanto de clubes como de selecciones; en esta ocasión empezaré hablando de hielo pero no de hockey exactamente, porque este año el titular de esta entrada podría haber sido “El deporte de hielo en España crece y el hockey retrocede un poco”. Sí porque este año ha sonado un nombre con letras mayúsculas en las disciplinas deportivas del hielo, concretamente el patinaje artístico individual a través del grandísimo Javier Fernández, que ha sido medalla de oro en el Campeonato de Europa y a las pocas semanas bronce en el Mundial, marcando un hito histórico en el deporte patrio, y yo me atrevería a decir sin temor a equivocarme que ha sido la mayor noticia deportiva del curso 2012/13 en nuestro país, ahí es nada.

No sólo el patinaje está creciendo exclusivamente con la aparición de Fernández, que entrena y está plenamente instalado en Canadá (en España sería imposible alcanzar el nivel), sino que también tenemos algunas parejas y competidores individuales haciendo sus pinitos con cierta calidad. Amén de esta disciplina, el curling está comenzando a tener un notable grupo de adeptos y clubes en nuestro país, y ya llevamos algún tiempo participando fuera de nuestras fronteras con selecciones españolas de varias categorías y con resultados cada vez más contrastados. En skeleton, Ander Mirambell no para de crecer, y ahora se están uniendo otros competidores nacionales, incluso una pareja asturiana que está centrándose en el bobsleigh. Del mismo modo, también tenemos deportistas en la especialidad de patinaje de velocidad en pista corta (short track) que comienzan a hacerse ver en el panorama internacional.

Y ahora vamos con la actualidad de lo que ha deparado el hockey sobre hielo en nuestro país esta temporada. El sabor que nos ha dejado esta campaña ha sido agridulce, y realmente más agrio que dulce. La Superliga española trajo la mejor noticia del año, a mi entender, con el triunfo por primera vez en su historia del conjunto vitoriano del Escor BAKH (Club Hielo Bipolo), en lo que es un proyecto renovado y un nuevo club en la capital alavesa, que ha traído este entorchado a su ciudad y que ha atraído a un selecto grupo de jugadores que este año ficharon por este club. Ha sido un refuerzo de plantilla notable, y a buen seguro que ha habido un proyecto económico fiable y un grupo de directivos con entusiasmo, en estos momentos de crisis ha sido suficiente para desbancar a las vacas sagradas de este deporte en nuestro país, que en los últimos años han sido CH Jaca y CH Puigcerdá, con el permiso del FC Barcelona. Por poner un claro ejemplo del compromiso y alcance de este club vasco hay que destacar el fichaje del portero de la selección Ander Alcaine que en la temporada precedente estuvo en la Liga Francesa y fue nombrado jugador revelación.

Y pensaba que esta noticia agradable de ruptura de un ciclo o de cambio de roles en el hockey hielo de nuestro país, podría haber tenido su impacto en nuestras selecciones pero me equivoqué. Efectivamente pensaba que la explosión de un nuevo proyecto propugnaría la elevación del nivel competitivo en una liga con sólo seis equipos de un cierto nivel desde hace ya varios años, pero está claro que los jugadores prácticamente son los mismos y el refuerzo del Escor BAKH ha sido en detrimento de sus otros competidores, porque sus fichajes han sido nacionales.

Por debajo, es decir, en la 2ª División española en la que se fomenta el desarrollo de clubes pujantes, ojalá fuera así, donde compiten fundamentalmente jugadores sub 20, el triunfo se lo ha llevado el CH Boadilla, de Madrid. A día de hoy, la Superliga está cerrada a equipos con un cierto nivel y presupuesto económico, pero entiendo que la Federación Española de Deportes de Hielo habrá valorado la posibilidad de incrementar ese cupo de acuerdo con los criterios económicos y deportivos antes citados. Desde luego el incremento de la Superliga implicaría más competición y, en buena lógica, elevación del nivel competitivo.

El CH Jaca, por cierto, le devolvió la moneda a los alaveses y se proclamaría campeón de la Copa del Rey, y es que parece que el cansancio pudo con el conjunto vitoriano después de una campaña más que brillante.

Lo que es verdad, es que no deja de ser una buena noticia, pero ya digo que no ha habido correlación, al menos no a corto plazo en los resultados de nuestras selecciones. Tres selecciones masculinas (la absoluta, una sub 20, otra sub 18), de las cuales dos han descendido de división; y una femenina (la absoluta), que en el Mundial celebrado en nuestro propio país no pudo conseguir el ansiado oro (se quedó a las puertas), es el resumen breve de lo acaecido en este curso.

Vayamos por partes, la peor noticia fue sin duda la pérdida de la categoría de la selección absoluta. Yo considero que estaba en una división adecuada a su nivel (la II A), e incluso un escalón más no sería descabellado; hay que considerar que hace tres campañas competimos en la División I contra selecciones que estaban y están en la antesala de la Top Division, lo que viene siendo el Campeonato del Mundo absoluto. A tenor de los resultados del pasado año (plata) y evidenciando que prácticamente se iba a luchar contra a las mismas selecciones, existían fundadas esperanzas de estar arriba. Pero todo resultó al revés, en el Campeonato celebrado en Croacia, se fue de más a menos, y se perdieron los cinco partidos, consecuencia: descenso de categoría.

Indagando un poco en la realidad de nuestra selección, parece ser que este año se quiso llevar un equipo muy remozado, con chavales jóvenes (23 años de media del equipo) que habían cuajado grandes actuaciones en Mundiales de categorías inferiores, pero faltó la debida experiencia. A esto hubo que unir varios jugadores lesionados que no fueron de la partida, y entre ellos el que es, sin duda, el estandarte y estrella de nuestro combinado nacional, el portero jacetano Ander Alcaine que se lesionó antes de concluir la temporada y eso lo notó nuestra zaga.

En definitiva, en tres años hemos bajado dos categorías, nos han superado de un tirón una decena de países. Por suerte tenemos Mundial cada año y el de 2014 ante rivales teóricamente inferiores a nosotros, se celebra en España, en Puigcerdá, por lo que estamos obligados al oro, cualquier resultado que no fuera ese sería sinceramente un fracaso.

Por cierto que a principios de temporada también tuvimos preolímpicos y España participó en un grupo claramente desigual y sin ninguna posibilidad de acceder a unos Juegos Olímpicos hoy por hoy con el nivel que tenemos. En este deporte no pasa como en el resto, aquí van los mejores sean del continente que sea, no hay repartos geográficos y, por tanto, no hay cupos para equipos inferiores. En el preolímpico que tuvimos que disputar en Kiev (Ucrania), caímos ante Ucrania y Polonia, y hubo victoria contra Estonia, selección que está una división por encima de la nuestra, con lo que sorprende aún más el fiasco de Croacia unos meses después; aunque los problemas de lesiones e imagino que trabajo y estudios (recordamos que estamos en un deporte en España completamente amateur), impidieron llevar al Mundial a una selección parecida a la del preolímpico.

En cuanto a las selecciones inferiores, empezaré por la sub 20, era la que mejor ranking tenía esta temporada, estaba en la División II A, como la absoluta, pero con la diferencia de que en la Top División de esta categoría hay seis equipos menos, por lo que en puridad, estaba un escalón por encima. Es fundamental para nuestro deporte que las selecciones inferiores puedan competir durante el máximo número de temporadas contra rivales superiores y de mayor tradición en el hockey. A propósito, la media de edad de nuestros seleccionados era de 18 años, interesante. Con esta selección hemos tenido generaciones muy buenas que han podido mantener la categoría, pero esta temporada en Rumanía no pudieron contra la propia selección rumana, Japón, Hungría, Lituania y Holanda, casi nada al aparato. Lo bueno es que, en ningún caso, se recibieron sonoras derrotas. También hay que destacar que para la próxima campaña también nos hemos traído, al igual que ha ocurrido con la absoluta, el Mundial de la categoría para nuestro país; imagino que la Federación Española se habrá dado cuenta de que resulta más barato y rentable organizar en casa antes que desplazar a un siempre numeroso equipo de hockey a otras latitudes. Pues eso, que en enero de 2014 podremos resarcirnos y tratar de volver a esta categoría superior que tan buena formación podrá ofrecer a nuestros jugadores, y recibiremos a las selecciones de Corea del Sur, Serbia, Islandia, Australia y China, en una de las catedrales del hockey sobre hielo de nuestro país, en el Palacio de Hielo de Jaca. A priori la selección surcoreana será el rival a batir.

Por lo que respecta a la selección sub 18, en la División II B, tuvo una magnífica actuación en Serbia, mantuvo la categoría con una brillante medalla de plata, siendo sólo superada por Holanda, pero batiendo a su vez a los anfitriones, Serbia, y también a Australia, Bélgica e Islandia. La media de edad de este combinado fue de 16 años, y eso hace presagiar que en los próximos años el relevo generacional está asegurado y el mantenimiento de la categoría o incluso el ascenso tanto en sub 18 como en sub 20 está garantizado.

Para concluir el repaso a nuestras selecciones, hay que hacerlo con la femenina absoluta, la más bisoña en escenarios internacionales, pues esta temporada era su tercer año de participación en competiciones oficiales. Comencemos por el preolímpico en el que participó por primera vez en su historia, tuvo lugar en Barcelona y, como era de esperar al igual que los hombres, era un trámite para adquirir experiencia, perdiendo ante Hungría y Dinamarca, pero consiguiendo un fabuloso éxito ante Croacia, con más historia que España en este deporte y que en la temporada anterior había estado un rango por encima del nuestro. Posteriormente vino el Mundial, también organizado en nuestro país, concretamente en Puigcerdá, y después de sendas medallas de plata en sucesivos mundiales, el objetivo era el oro y el ascenso de categoría. Se superó a la propia Croacia, Bélgica, Islandia y Sudáfrica, pero se perdió por 3-0 ante Corea del Sur, curiosamente una selección a la que en el Mundial de 2012 se había superado en su propia cancha por un inapelable 3-1, así que nos la devolvieron.

Precisamente escuché unas declaraciones de la líder del equipo español, la castellonense afincada en Madrid y que proviene como muchas jugadoras del hockey en línea, Ana Ucedo (nombrada mejor atacante del Mundial), que la clave estaba en la preparación conjunta; el equipo español sólo se había concentrado en los tres días previos a la cita mundialista, mientras que las surcoreanas venían de estar varias semanas juntas. Como siempre el vil dinero. A propósito que selección femenina tenemos para rato, con una media de edad en el combinado que se presentó a este último torneo de 21 años; con lo que tarde o temprano se consumará el ascenso de categoría después de tres subcampeonatos consecutivos.

Y como cada año, y hablando al hilo del dinero, siempre hago mención al proyecto de la Universiada de Granada 2015. Ha desaparecido por el momento el club de hockey de Granada, que ha estado alguna que otra temporada participando en la 2ª División, y la página web no señala las causas, pero me las imagino. Lo peor es que el soporte que pudiera tener este club con las futuras instalaciones en la capital de la Alhambra no va por buen camino. Desde luego, si la página web del club de hielo de Granada dice poco, la oficial de la Universiada dice menos, es plana, parece como si la estuviera haciendo algún estudiante y con desgana; se limita a poner noticias escasamente relevantes, y no se moja en lo sustancial, como por ejemplo qué obras se están haciendo. A decir verdad, el personal que se encargue de la web ninguna culpa tiene, porque los derroteros, como apuntaba, no van por buena senda.

Algunos meses atrás ya leí una noticia relacionada con la Universiada en la que se estaba planteando renunciar a este evento. Se tuvo la mala idea, tal vez, de optar por su organización en 2009, cuando todavía no se percibían los efectos terribles que iba a tener esta crisis económica y se concedió (no hubo otra candidatura, qué listos que somos). Yo soy defensor del deporte y me gustaría ver un palacio de hielo en Granada, pero el dinero no llega y esa renuncia podría costar una multa ante la Federación Internacional de Deporte Universitario de 4’5 millones de euros. Las últimas noticias que tengo, vía Alcalde de Granada, es que sí se va a hacer la Universiada, aunque se está intentando que algunas competiciones no se celebren o se celebren en otros puntos de España, me temo que el hockey sobre hielo y este teórico palacio o pabellón que sería una de las inversiones más costosas, será uno de los damnificados y se esfumará la posibilidad de que se instalara en Andalucía el germen de este deporte que tanto sigo y persigo.

Al final, es lo de siempre, diferencia de siglas políticas entre Granada y Andalucía, y a su vez España, todos hacen lo que suelen hacer los políticos de este país, primero sus intereses políticos y después las necesidades de los pueblos y sus gentes; que si te doy dinero, que si te lo quito, que si me das mucho para lo que no necesito y poco para lo que me hace falta. ¡Que se hubieran pensado antes lo de la Universiada! Ahora vamos a quedar como pardillos.

Y, bueno, esto es todo lo que tengo que decir en una de mis entradas más frikis de cada año, pues ya está bien que yo hablé cada año de hockey sobre hielo desde un pueblito de la provincia de Jaén, y esta sí que es provincia olvidada de las olvidadas, esta sí que es de las paupérrimas de nuestro país, que era para que nuestros políticos provinciales, autonómicos o nacionales que en teoría representan a esta provincia, se pusieran de acuerdo, fueran del signo que fueran para anteponer sus intereses partidistas y luchar por su tierra, que se nos hunde el barco, y lo único que hacen es enarbolar la bandera de su partido. En fin, no sé para qué me meto yo en estos berenjenales.

1 comentario:

Chema Espinosa dijo...

Gran blog Pedro. Lo iré siguiendo :)
Yo estoy empezando con el mío, a ver qué tal
http://www.chemaespinosa.com/